La silenciosa salida de capitales

Dólar

Asesores tributarios de altos patrimonios nacionales reconocen que desde el 18 de octubre las consultas para sacar recursos líquidos fuera del país han aumentado hasta diez veces. Además, cuentan que algunos empresarios decidieron cambiar de domicilio tributario. Todo, ante el temor del actual escenario de incertidumbre.




La incertidumbre que existe en Chile no solo se ha reflejado en el precio de los activos financieros y en la confianza generalizada. También se ha traspasado a las personas de alto patrimonio que han realizado múltiples consultas a asesores legales con el objetivo buscar alternativas para trasladar parte de sus inversiones y así diversificar su portafolio o derechamente cambiar su domicilio tributario.

"El número de reuniones y consultas de gente que está evaluando soluciones tributarias en el extranjero ha subido cinco veces desde el 18 de octubre", reconoce Juan Pablo Cabello, socio de Cabello Abogados Tributarios. Similar balance tiene Cristián Mena, socio de Mena Alessandri & Asociados, quien detalla que en su oficina "las gestiones para concretar inversiones fuera de Chile se han multiplicado por cinco o diez veces en este lapso", y confidencia que con el aumento de consultas ligadas a destinar inversiones fuera del país en las últimas semanas, en Mena Alessandri & Asociados decidieron apurar una línea de negocios nueva en la que estaban trabajando, llamada 360° MFO (Multi Family Office), que es un servicio externalizado que asesora a familias de alto patrimonio.

Magdalena Brzovic, socia de Brzovic & Cía. Abogados, constata que "ha habido un aumento en torno al 30% de clientes que tienen sus inversiones líquidas en Chile que quieren llevar parte de eso, si es que no todo, al extranjero".

La escalada del dólar desde los $712 el 18 de octubre a los $778,77 actuales -tuvo un peak de $828,74 el 28 de noviembre- no ha sido fortuita. Varios de los que están comprando dólares son inversionistas nacionales de alto patrimonio que buscan sacar una mayor parte de sus portafolios líquidos -muchos en fondos mutuos- del país a medida que aumenta el riesgo país.

Fantasmas del pasado

Los desasosiegos que están movilizando a una parte del empresariado a sacar su dinero líquido del país son varios.

"Los inversionistas están comprando dólares, porque más que evaluar la situación económica, están actuando. Lo anterior, pese a que el extranjero está metiendo flujos a Chile porque tienen una percepción más benigna que los inversionistas locales, que tienen una visión bastante más cruda de lo que viene. Piensan que en Chile había un Estado de derecho y ciertas reglas del juego que hoy no se están respetando", relata Mena.

El socio de 360° MFO resalta que la discusión sobre el cambio de Constitución es otro punto que está generando mucha incertidumbre, "por las reglas del Estado subsidiario, la legalidad de los tributos, indemnizaciones justas en caso de expropiaciones". También afirma que preocupa el proyecto de reforma tributaria, "que se veía mejor que el cambio que hizo el gobierno anterior, pero que quedó en cero. Incluso, clientes me indican que hay temor a que haya un 'corralito', como sucedió el 2001 en Argentina. El impuesto adicional al patrimonio de los 'superricos' también aumenta la inquietud".

Por inédito que parezca un 'corralito' teniendo en cuenta la estabilidad mostrada en todos los gobiernos desde la vuelta a la democracia, Magdalena Brzovic confirma que en su estudio hay clientes que "han pedido reorganizaciones de patrimonio, es decir, llevar sus inversiones al extranjero a través de nuevas sociedades que constituyan fuera del país. Hay mucho temor de que pueda haber un 'corralito', sobre todo de empresarios sobre 65 años".

Christian Aste, socio de Villarroel, Lecaros, Aste y Baraona Abogados, sostiene que "hay muchos empresarios que están consultando qué hacer si el país se va al desfiladero", y revela que "los clientes están sorprendidos por lo que está ocurriendo, por la destrucción anárquica sin que se haga nada y no se controle el orden. Esto se traduce en que muchos quieran salir corriendo del país, sobre todo los que vivieron la época de 1973".

Seguridad y freno de inversiones

Juan Pablo Cabello detalla que desde el 18 de octubre han tenido reuniones con clientes relativas a las distintas posibilidades de enfrentar situaciones de crisis. Devela que "las consultas van desde hacer una mayor diversificación de sus inversiones hacia el exterior, hasta cambiar de domicilios hacia otros países. En términos prácticos, lo que ha ocurrido es que algunos han ido tomando una acción razonable de invertir parte de su liquidez en el exterior".

Los abogados explican que las razones detrás de que algunas personas de alto patrimonio abran cuentas en el extranjero para invertir su dinero fuera de Chile no significa que paguen menos impuestos a nivel local. Lo que se buscaría es diversificar y tener parte de su patrimonio en jurisdicciones que consideren más seguras.

"Siguen tributando todo igual en Chile, pero al invertir en el extranjero a través de cuentas bancarias en el exterior, están protegiendo físicamente su patrimonio a través de otra custodia. Para hacer todo esto, se arman estructuras legales que son las titulares de las inversiones en el extranjero", resume Mena.

El principal destino de la liquidez chilena en estas semanas, coinciden los asesores consultados en este artículo, es EE.UU. El trámite de la inversión se hace a través de un broker dealer o corredora con representación en el extranjero y la custodia de las inversiones queda en Pershing, entidad perteneciente a The Bank of New York Mellon. En menor medida, algunos optan por abrir cuentas de forma directa en algún banco norteamericano. Otro destino atractivo para la diversificación de inversiones locales en los últimos días, pero en mucho menor medida que entidades de EE.UU., son los bancos suizos.

Una vez decidido invertir en el extranjero, la primera pregunta es cómo organizar esas inversiones y a través de qué vehículo hacerlo. "Puede ser a través de una sociedad chilena, una extranjera, una fundación o un trust, entre otras alternativas", ilustra el socio de 360° MFO, pero comenta que lo más común es hacerlo a través de una sociedad extranjera, no necesariamente armada en EE.UU., por el alto costo que tendría armar o mantener dicho vehículo. Indica que generalmente los chilenos optan por armar estas sociedades en Panamá o las Islas Vírgenes Británicas, porque el costo de constituirlas, mantenerlas y organizarlas en esas jurisdicciones es más bajo.

El monto de los flujos que se están sacando del país por inversionista varía. Es totalmente relativo. "Hay actores que están pidiendo mover entre $50 millones y $100 millones, hasta oficinas familiares que buscan mover decenas de millones de dólares", comenta un asesor tributario local.

Otro diagnóstico hecho por los asesores tributarios es el congelamiento de las inversiones, en línea con lo que detalló esta semana el Banco Central en su Informe de Política Monetaria, que redujo sus estimaciones para la inversión en Chile, medida como Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF), que tras expandirse un 2,5% en 2019 pasaría a desplomarse un 4% en 2020.

Cambiar de domicilio tributario

Si se conserva el domicilio en Chile y se abre cuenta en el exterior, el inversionista chileno seguirá pagando impuestos a nivel local cuando se retire plata o por su posición en inversiones pasivas que superen las 2.400 UF anuales. El peligro latente, explica Christian Aste, es que "si muchos inversionistas locales abren cuentas afuera y manteniendo su domicilio en nuestro país, puede que alguien promueva como cambio legal que se tribute por las rentas pasivas, independientemente del monto. En ese caso, muchos cambiarían de residencia, para no pagar en dos países".

Al igual que el destino de las inversiones líquidas de los altos patrimonios, los incipientes cambios de domicilio tributarios de estas últimas semanas tendrían el mismo destino principal: EE.UU. Aste constata que las consultas por cambios de domicilios tributarios "se han más que duplicado desde el 18 de octubre. Antes eran alrededor de seis mensuales, hoy son casi 15".

El perfil de quienes estudian cambiar de domicilio y de los que están haciendo estas gestiones es "gente de alrededor de 50 años, con un patrimonio muy formado, que aún están muy activos laboralmente y que pueden realizar sus actividades fuera de Chile. Incluso pueden venir a Chile a directorios por 10 días o casi 15 días al mes", describe Mena, quien señala que, además de EE.UU., países donde hay mayores opciones de sacar doble nacionalidad o de obtener su pasaporte para inversionistas chilenos son España e Italia y, en menor medida, Uruguay.

El ser residente fiscal en otro país no hace perder la residencia chilena. Para no pagar rentas generadas en el extranjero se tiene que perder el domicilio en Chile y eso pasa cuando se pierde presencia física en el país -vivir más de 180 días fuera de Chile- y que el centro de intereses vitales y generación de recursos esté en el extranjero. De esta manera, por ejemplo, los que dejan de residir en Chile no tienen que pagar el Impuesto al Global Complementario, sino que el Impuesto Adicional, que es del 35%.

Mena indica que hay procedimientos voluntarios para iniciar un cambio de domicilio tributario, como informar a SII a través de una solicitud general indicando la intención de retirarse del país y de querer pagar todos los impuestos en ese momento, aunque este trámite no es obligatorio. Es más común que el cambio de domicilio se dé de facto, es decir, vendiendo activos locales, retirar a los hijos de los colegios, pasar a tener un rol más pasivo en participaciones accionarias o cambiar el domicilio de votación hacia un consulado extranjero, por mencionar algunos ejemplos.

Cuando se empezaba a instalar en Chile la idea de asamblea constituyente y de modificar la actual Constitución en el gobierno anterior de Michelle Bachelet, sumado a la criticada reforma tributaria que se impulsó, el director de empresas Hernán Büchi tomó la decisión de irse de Chile, cambiando de residencia tributaria hacia Suiza.

"Tomé la decisión de centrar mis intereses fuera, principalmente porque cuando veo que las leyes se hacen difíciles de cumplir, porque las cambian o las reinterpretan, porque un día son una cosa y otro día son otra y no hay seguridad jurídica, me siento incómodo y me dan ganas de partir", dijo en esa oportunidad.

Si bien hoy en el gobierno de Piñera nadie ha manifestado públicamente que se va del país, es un hecho que varios inversionistas chilenos están analizando las opciones.

Comenta