Las claves de las dos reuniones que definirán el mercado petrolero para el resto del año

opep_27

Entre jueves y viernes se llevarán a cabo los encuentros de la OPEP y del G20, en los que se intentará llegar a un acuerdo global de reducción del suministro de crudo. La negociación con de EEUU será crucial.




Un acuerdo para un recorte de suministro de petróleo de escala mundial está lejos de estar garantizado, pese al optimismo que reina en los mercados y que ha llevado a un repunte del WTI de 29% en lo que va transcurrido del mes, que lo tiene en US$26,32 el barril. Lo cierto es que la respuesta coordinada, a la fuerte merma en la demanda de crudo que está generando el coronavirus, se decidirá en dos reuniones, la de la OPEP que parte este jueves y en la del G20 que tiene lugar al día siguiente.

Si en marzo fueron las desavenencias entre Rusia y Arabia Saudita, los productores más relevantes de la OPEP y aliados (OPEP+), las que detonaron una guerra de precios que derivó en una caída de 54,2% en marzo hasta marcar mínimos de 18 años, esta vez será otro actor el decisivo.

En esta oportunidad es Estados Unidos el que tiene la llave para el esperado pacto global. El mes pasado, la primera economía mundial produjo 13 millones de petróleo al día, superando a sauditas con 12 millones y rusos con 11 millones.

En ese marco, si bien Moscú se ha mostrado proclive a llegar a un pacto, que implicaría una reducción de suministro de crudo de 10 millones de barriles por día, trascendidos apuntan a que dará su visto bueno siempre y cuando Washington también se comprometa con una disminución de su oferta.

“Se está construyendo un stock importante y si bien hemos visto un buen ánimo en los mercados, la gente se irá dando cuenta que todavía hay una enorme cantidad de petróleo”, señaló hoy Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, quien agrega que “esa es la principal razón por la cual un acuerdo entre de la OPEP+ no será suficiente. Lo que necesitamos es una respuesta global y las señales políticas en esa dirección las podremos ver en la reunión del viernes del G20”.

En efecto, si bien Estados Unidos fue invitado a la reunión del jueves, junto a otros productores fuera del cartel, como Canadá y Noruega (OPEP++), hasta el momento ha mantenido su asistencia en suspenso, marco en el cual la reunión de ministros de Energía del G20, donde también están Rusia y Arabia Saudita, es crucial.

Con todas las fichas sobre la mesa, para Eurasia Group "el obstáculo más importante para un acuerdo de la OPEP++ sigue siendo la política de EEUU y la falta de claridad sobre las prioridades de (Donald) Trump”.

En las últimas declaraciones sobre el asunto, el mandatario estadounidense aseguró que la OPEC no les ha solicitado directamente por un recorte de suministro, aunque sí sugirió que ya se ve una disminución. “Creo que está sucediendo automáticamente, pero nadie me ha hecho esa pregunta todavía, así que veremos qué sucede”, dijo Trump el lunes por la tarde.

En ese contexto, en Eurasia Group recalcan que “una de las cuestiones claves es conciliar el rechazo de Trump a la OPEP con su deseo de estabilizar la industria petrolera de Estados Unidos" y que para ello “el foro del G20 podría proporcionar espacio para un acuerdo más flexible”.

Comenta