Las exportaciones alcanzan su mayor monto mensual en casi dos décadas por minería y mejores precios

Exportaciones.jpg

Los envíos subieron 19,2% en mayo, totalizando US$9.289 millones, según cifras del Banco Central. Como contrapartida, las importaciones muestran señales de fatiga: las internaciones bienes de consumo durable cayeron 5,5%, su primera baja desde octubre de 2020.


Luego de la desaceleración mostrada en abril, las exportaciones se aceleraron en mayo. De acuerdo al Banco Central, los envíos subieron 19% en comparación al mismo mes del año pasado, pero, además, en términos de montos llegaron a USS 9.289 millones, su mayor nivel mensual desde al menos 2003.

De acuerdo a las cifras entregadas, los envíos mineros también se aceleraron, subiendo sobre 9%, y alcanzando montos por US$5.400 millones, siendo también récord. Asimismo, los envíos agrícolas subieron 40% con montos por US$574 millones y las industriales subieron 35,5%, hasta US$3.218 millones

Martina Ogaz, economista de Euroamerica, sostiene que “la minería se mantiene como el mayor aportante a este crecimiento impulsado por un precio del cobre que se ha mantenido en niveles elevados”. Además, destaca las exportaciones industriales, que registran un aumento de 35,5% respecto al mismo mes del año pasado ante el aumento de las exportaciones de salmón, trucha y madera, mientras que en menor medida se encuentran las exportaciones agropecuarias y silvícolas.

Mientras que Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo, dice que “las exportaciones agropecuarias e industriales tuvieron un desempeño destacado, muy superior a lo observado los meses previos. Las soluciones parciales a los problemas logísticos han permitido un mejor desempeño, sobre todo en la zona asiática”.

Y el académico de la Universidad Gabriel Mistral, Erik Haindl, añade que el rendimiento que están teniendo las exportaciones se explica principalmente por precio. “Estamos exportando lo mismo, pero a un mayor precio en términos de cantidades estamos estableces incluso disminuyendo lentamente”.

Para este año, los expertos proyectan que las exportaciones crezcan a un menor nivel que en 2021 con una expansión en torno a 2%.

¿Y qué pasó con las importaciones?

Como contrapartida, las importaciones si bien crecieron en el quinto mes del año un 27,7%, totalizando montos por US$8.437 millones, la variación es mucho menor a lo mostrado en 2021. Los expertos anticipan que se seguirá desacelerando con mayor fuerza durante la segunda parte de año.

Un reflejo del boom que tuvo el consumo el año pasado fueron las altas tasas que exhibieron las importaciones de bienes de consumo durable, las que se duplicaron, con un alza de 96,8%, y totalizaron ingresos por US$ 11.050 millones. Esa tendencia es la que se ha ido desacelerando, hasta caer 5,5% en mayo, con montos de US$866 millones, la primera contracción desde octubre de 2020.

En el desglose de estas cifras, las importaciones de computadores cayeron 20,3%; las de televisores 48,3% y electrodomésticos 30,2%. Los automóviles bajaron su ritmo, al crecer 13,8%.

Los expertos han anticipado que las desaceleraciones de las importaciones se comenzarán a materializar con mayor fuerza hacia la segunda parte del año, en línea con la menor liquidez y el menor crecimiento que experimentará la economía durante esta segunda parte. Por esta razón, esperan caídas más profundas durante en las compras.

Haindl menciona que “la economía se viene frenando desde fines del año pasado. Está en una trayectoria de desaceleración. Lo lógico es que las importaciones se frenen y empiecen a caer hacia el segundo semestre”.

Tomás Flores, acota que “los retiros de las AFP y las ayudas del gobierno generaron una burbuja de consumo de familias concentrado en bienes durables, la cual se está desinflando rápidamente y varios de esos ítem cerrarán el año 2022 con caídas sustanciales, luego de los efímeros resultados del año pasado”.

Ogaz sostiene que “las importaciones han tendido a normalizarse luego de un 2021 en el que registraron crecimientos bastante importantes. En la actual medición de importaciones, siguen normalizándose las importaciones de bienes de consumo y bienes de capital, mientras que las importaciones de bienes intermedios se han visto afectadas por el aumento del precio de diversos commodities, principalmente energéticos, que han impulsado al alza esa categoría. Para este año, estimamos un crecimiento de 1,1% anual en las importaciones”.

No obstante, la economista agrega que “si bien se registra una baja en las importaciones de bienes de consumo durable, relacionadas principalmente a artículos tecnológicos, consideramos que aún existe bastante liquidez como para estimar un frenazo del consumo este año. Nuestra proyección es un crecimiento de 2,2% del consumo este año, donde la alta liquidez que mantienen las personas reflejadas principalmente en los montos de cuentas corrientes y vistas nos lleva a anticipar una lenta normalización del consumo”.

Carolina Molinare, Investigadora y economista del Observatorio del Contexto Económico (OCEC) UDP, subraya que “la caída de los bienes durables es explicada en parte por la disminución de liquidez que tienen las personas, aunque todavía representa un 4% del PIB en cuentas no remuneradas. Por lo tanto, es esperable esta desaceleración del consumo dado que, además, se están implementando políticas que incentiven el ahorro de las personas”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.