Las hermanas Luksic asumen roles en las empresas del grupo

Gabriela y Paola Luksic.

El directorio de Quiñenco es presidido por Andrónico Luksic e integrado por su hermano Jean Paul, su hijo Andrónico y su sobrino Nicolás, hijo del fallecido Guillermo Luksic. Sus hermanas Gabriela y Paola no participaban en los negocios, pero este año decidieron involucrarse de manera formal. Gabriela Luksic será asesora de Invexans Limited, una sociedad que prospecta negocios para el grupo desde Londres, y Paola Luksic hará lo mismo en Quiñenco. “Para mí este es un importante desafío, el de involucrarme más de cerca en los negocios del grupo”, dice a Pulso.




Por años, las dos hijas de Andrónico Luksic Abaroa han estado alejadas de los negocios de la familia. Sus tres hermanos hombres, Andrónico y Guillermo Luksic Craig y Jean Paul Luksic Fontbona, dirigieron por décadas los negocios familiares. Andrónico Luksic encabezaba el área financiera, con el Banco de Chile como activo principal; Guillermo, los negocios industriales agrupados en Quiñenco, y Jean Paul, el brazo minero que se desprende de Antofagasta PLC. La muerte de Guillermo Luksic, en 2013, obligó a reacomodar algunas posiciones. El primogénito asumió la presidencia de Quiñenco y Jean Paul se integró a ese directorio. Pero también se hicieron más presentes los integrantes de la tercera generación. Hoy Andrónico Luksic Lederer, hijo del presidente de Quiñenco, y Nicolás Luksic Puga, hijo de Guillermo, son directores de Quiñenco, el holding familiar radicado en Chile.

Pero ni Paola ni Gabriela Luksic Fontbona, las dos hijas de Andrónico Luksic Abaroa, fallecido en 2005, han participado activamente en el grupo. Aunque hasta mediados de los años noventa estuvieron en el directorio de Quiñenco -antes de la apertura a Bolsa de la empresa en Chile y Nueva York, en 1997-, nunca más volvieron.

Hasta este año, en que las dos decidieron dar un paso adelante en su incorporación a los negocios familiares y asumir roles secundarios, pero preparatorios de responsabilidades mayores.

Asesora de Quiñenco

María Paola, 58 años, se incorporó en febrero a las reuniones mensuales del directorio de Quiñenco, en calidad de asesora. La figura, explica una persona que trabaja en el grupo, es una manera de incorporarla a la discusión de los negocios principales del grupo y hacerla partícipe del rumbo de sus empresas familiares. Con ello, a futuro podría asumir una responsabilidad más formal, incluso en el directorio. Formalmente, desde Quiñenco confirmaron que la tercera de los cinco hermanos Luksic es asesora de la sociedad, “con especial foco en materias empresariales, de sustentabilidad, gestión social y responsabilidad social empresarial, ámbitos que conoce en profundidad y que ha desarrollado de manera exitosa a lo largo de su carrera, especialmente a la cabeza de la Fundación Luksic”. En el holding recuerdan además que representa a Quiñenco desde 2018 en la Mesa Número 1 de Compromiso País, una iniciativa público-privada dedicada al diagnóstico y la búsqueda de soluciones para las personas que residen en viviendas sin servicios sanitarios básicos.

“Para mí este es un importante desafío, el de involucrarme más de cerca en los negocios del grupo y sumar mi visión al directorio de Quiñenco, donde se aprecian y valoran todas las opiniones y miradas”, manifestó por escrito Paola Luksic a Pulso sobre su nuevo rol.

Paola Luksic estudió ingeniería forestal en la Universidad de Chile y desde hace más de 15 años preside la Fundación Andrónico Luksic A., que homenajea a su padre. Por lo mismo, ella ha sido muchas veces el rostro público de las donaciones de la familia y alguna vez se subió al escenario del Teatro Teletón acompañando a su madre y su hermana Gabriela a oficializar los aportes del clan a esa obra de beneficencia.

Además, participa también en otras organizaciones, como la Fundación Paz Ciudadana, Amcham Chile y el directorio del Teatro Municipal de Santiago, pero además cumple un rol más desconocido: lidera el consejo de la familia Luksic. Ese consejo reúne periódicamente a la viuda del patriarca, Iris Fontbona, y representantes de las cinco ramas: los cuatro hijos de Andrónico Luksic Abaroa y su nieto Nicolás Luksic Puga, también consejero de la Sofofa, por los cinco herederos de Guillermo. Ahí, según ella, se resuelven los grandes lineamientos del grupo.

“Como toda familia empresarial, las decisiones de administración más relevantes relativas a negocios comunes se adoptan en forma colectiva y, para ello, se reúnen cada vez que sea necesario”, explican desde Quiñenco.

La tercera de los cinco hermanos Luksic ha dicho que le hubiese gustado participar más en los negocios familiares y que su padre le hubiese exigido lo mismo que a sus tres hermanos hombres, “pero no fue así y estoy contenta con lo que hago”, dijo a mediados de abril a El Mercurio, cuando reclamaba que faltaban más mujeres en los directorios y anticipaba que habría novedades en Quiñenco. Dos semanas después se produjeron. La periodista Carolina García de la Huerta se incorporó a la mesa de Quiñenco, la que, además de los cuatro miembros directos de la familia, integran Hernán Büchi, Matko Koljatic y Pablo Granifo. A futuro podría ser la propia Paola Luksic la que se sume a la mesa de la matriz de los mayores negocios del grupo. El año pasado ingresó a un directorio de una empresa que no está ligada a los Luksic: en junio asumió como directora de Patio Comercial SpA, la sociedad operadora de centros comerciales que controla la familia Jalaf y donde ella y su familia son accionistas minoritarios.

Sobre su nuevo rol en Quiñenco, Luksic lo resume así: “El énfasis en sustentabilidad de la asesoría me permite, además, entregar especialmente mi experiencia en el mundo social, donde he conocido muy de cerca las carencias y necesidades de nuestro país. Siempre he creído que las empresas desde su propio rol son actores relevantes para aportar al progreso y a la construcción de un Chile más equitativo. En Quiñenco existe esa convicción, y para eso estamos trabajando”.

Quiñenco participa en el Banco de Chile; la cervecera CCU; la productora de cables Nexans, a través de Invexans; la distribuidora de combustibles Enex, que este año pretenden abrir a Bolsa; el grupo naviero Hapag-Lloyd, mediante CSAV; y la operadora portuaria SAAM. Antofagasta PLC es el brazo minero, que este año superó los US$ 25 mil millones de valorización bursátil.

Paola Luksic está casada con el empresario Óscar Lería, con quien ha criado cinco hijos. La familia de Lería fue la fundadora de Dos en Uno, donde él fue director poco antes de la venta de la compañía, en 1998, a Arcor. Lería creó en 2012 la empresa Osler junto a sus hijos, desarrollando proyectos inmobiliarios en Chile y el extranjero.

Asesora de Invexans

Aunque su nombre es Marie Gabrielle, es conocida como Gabriela. Es la menor de los cinco hermanos Luksic, tiene 55 años, vive en el extranjero y se está incorporando actualmente, ratifican en el grupo, como asesora de Invexans Limited, una sociedad basada en el Reino Unido y que está dedicada a la prospección y desarrollo de negocios internacionales de Quiñenco, con foco en Europa y Estados Unidos. Esa empresa tiene el 28,4% de Nexans, una de las mayores productoras de cables del mundo, y el 99,99% de Enex, la distribuidora de combustibles con presencia en Chile y Estados Unidos que el grupo pretende abrir este año en los mercados bursátiles internacionales.

Invexans Limited tiene, según la memoria 2020 de Quiñenco, un capital de US$ 1.108 millones y un directorio formado por cinco personas, tres de ellas mujeres que residen en Londres: Eugenia Schroeder, Lucía _Guarello -también directora ejecutiva de la firma- y Cristina Alcalde. A ellas, que dirigen la prospección de negocios desde Londres desde 2018, se suman el gerente general de Quiñenco, Francisco Pérez Mackenna, y el director legal del grupo, Rodrigo Hinzpeter.

Gabriela, Paola y Andrónico Luksic integran también el directorio de la fundación Luksic, a la que se han incorporada otras integrantes de la tercera generación del grupo. Hace un año, Paola Luksic mencionaba que su hija Camila Lería aportaba en el comité de comunicaciones y que al trabajo de la fundación se habían incorporado sus sobrinas Isabella, hija de Jean Paul, y Fernanda, hija de Andrónico.

En total, la tercera generación suma una veintena de primos que han ido incorporándose lentamente a los negocios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.