Ley de Presupuesto 2023: aporte a Liceos Bicentenario disminuye un 32,9%

20 DE OCTUBRE DEL 2020. LICEO BICENTENARIO DE VIÑA DEL MAR. FOTO: DEDVI MISSENE

Según el proyecto presentado por el gobierno de Boric, los dos gastos asignados a estos establecimientos disminuyen un 27,9% y un 35,6%. Desde el Mineduc no lo consideran una disminución, "sino que es el presupuesto que estaba contemplado en el convenio para 2023". La excoordinadora del programa asegura que la actual administración no quiere dar continuidad al proyecto.


Un 32,98% disminuye el aporte a Liceos Bicentenario de Excelencia en el proyecto de Ley de Presupuesto 2023, presentado por el gobierno del Presidente Gabriel Boric. Así lo indica el cuadro comparativo analítico entre 2022 y 2023, publicado por la Dirección de Presupuestos, en el ítem asociado al Ministerio de Educación (Mineduc).

En específico, el aporte en el gasto a mejoramiento educativo, para el grupo de 320 establecimientos educacionales, disminuye en un 27,9%, esto es, $ 729.832.000 menos respecto de 2022 (cuando fueron asignados $ 2.613.504.000), alcanzando el próximo año $ 1.883.672.000.

Asimismo, los recursos entregados al ámbito de la infraestructura y mobiliario de estos liceos baja en un 35,6%, por lo que el próximo año recibirán bajo ese ítem $ 3.283304.000, $ 1.812.924.000 menos que en 2022, cuando recibieron $ 5.096.228.000.

No obstante, desde el Mineduc no lo consideran una disminución del presupuesto, sino que afirman que es el presupuesto que estaba contemplado en el convenio para 2023.

“La última convocatoria para concurso del Programa Liceos Bicentenario fue la del año 2020. Para el año 2023 se disponen en el proyecto de Ley de Presupuestos los recursos necesarios para cubrir las cuotas pendientes de pago de acuerdo a lo estipulado en ese convenio, tanto para proyectos de mejoramiento educativo (M$ 1.883.672), como para proyectos de mejoramiento de infraestructura y mobiliario (M$ 3.283.304), que se han retrasado producto de la pandemia”, señalan desde la cartera.

Y añaden: “En este sentido, en el Presupuesto 2023 estamos cumpliendo con el convenio. El pago de las cuotas pendientes estará sujeto a la rendición de gastos establecida en los convenios suscritos entre el Mineduc y los sostenedores”.

Según fuentes conocedoras del tema, la disminución en infraestructura es esperable, por cuanto no se invertirá en crear nuevos liceos. No obstante, preocupa la baja en fortalecimiento educativo, dada la importancia atribuida a fortalecer la gestión de estos colegios.

Camila Romero, excoordinadora nacional de Liceos Bicentenario entre 2020 y 2022, explica que ese último ítem (fortalecimiento educativo) refiere específicamente al plan que los colegios presentan para que el gobierno entregue recursos y puedan mejorar su establecimiento.

En general, Romero asegura que el presupuesto asignado para 2023 refiere únicamente “a algunas cuotas pendientes que quedan y por eso el presupuesto continúa, para esas cuotas pendientes que ya están definidas por convenio desde el gobierno anterior”.

Romero agrega que “no hay más recursos porque no hay una intención de hacer nuevos proyectos bicentenario, como decisión política de este nuevo gobierno (...) hoy día no hay gestión, no se continúa el proyecto. Lo que he visto en los últimos meses es que el proyecto sigue porque hay convenio, pero el Mineduc no está dando el apoyo que debería dar o que dábamos nosotros”.

“Hay varios directores que están muy preocupados porque quieren continuar con el apoyo que se les estaba dando (...). Cifras del SAE (Sistema de Admisión Escolar) 2021 dan cuenta de la valoración y preferencia que tienen las familias por los Liceos Bicentenario. Si observamos las postulaciones en primero medio, los Liceos Bicentenario obtienen el 26% de las primeras preferencias a nivel general. Aún así no quieren apoyar este proyecto”, agrega la excoordinadora del proyecto iniciado en la primera administración del expresidente Sebastián Piñera (2010).

Sobre este tema, Ruth Arce, directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Media en la Universidad Diego Portales (UDP), comenta que “el presupuesto de los Liceos Bicentenario está asociado a infraestructura y proyectos de mejoramiento educacional, se asume que con la reducción deberán ajustar su plan de desarrollo”.

“Esta discusión no es nueva y deberíamos suponer que la reducción está asociada a un análisis de resultados de efectividad de su implementación curricular y de las obras de mejoramiento. Está comprobado que mejores espacios educativos contribuyen a la mejora en el aprendizaje”, asegura la experta.

Por su parte, Daniel Rodríguez, director ejecutivo de Acción Educar, comentó que “efectivamente hay una disminución importante tanto en transferencias corrientes como en infraestructura. Respecto a esta última, llama la atención que el foco en mejora de la infraestructura escolar que el gobierno dice promover no se refleje en esta línea”.

Esto refleja una política constante del actual Ministerio de Educación: desmantelar poco a poco lo que hay, pero no proponer ninguna alternativa de reemplazo. Dada la lamentable situación de los liceos emblemáticos, los Bicentenario empezaron a sustituirlos como alternativas de alto rendimiento, algo que el Mineduc debiera considerar”, criticó.

Asimismo, Gonzalo Muñoz, jefe de la División de Educación General del Ministerio de Educación entre los años 2014 y 2016 y académico de la UDP, señala que “el presupuesto de programas como los Liceos Bicentenario ha sufrido fluctuaciones desde su creación, hace más de una década, y lo que ahora ocurre es que debido a la subejecución de años anteriores, por el contexto de la pandemia, se consideran recursos el año 2023 para dar continuidad a los convenios vigentes. Los recursos considerados en el año 2023 permiten cumplir con todos los compromisos contraídos con estos liceos”.

Creo que hay que quedarse con la buena noticia de que estos liceos seguirán siendo apoyados, en un contexto donde el énfasis del presupuesto en educación debe estar en la reactivación y recuperación de aprendizajes de todo el sistema escolar”, agregó Muñoz.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.