Los cerca de $ 6.000 millones en obras de arte en manos de reparticiones públicas

El espejo de Cronos, de Roberto Matta

Thomas Somerscales, Raymond Monvoisin, Alberto Valenzuela Llanos, Pedro Subercaseaux, Pedro Lira y José Gil de Castro son algunos de los nombres que más se repiten en las colecciones de arte de distintas entidades públicas. En total, el valor supera los $ 5.776 millones.


Hacienda y Corfo con retratos de Manuel Rengifo y Joaquín Tocornal

No son las más grandes ni costosas, pero Hacienda y Corfo cuentan con un par de obras que todos destacan.

El ministerio, por Ley de Transparencia, detalló seis pinturas en su poder; todas por un monto de $ 215,5 millones, tasación que corresponde al 2014. Entre ellas destacan el retrato de Manuel Rengifo, valuada en $ 60 millones, pintado por Exequiel Plaza.

Según comentaron desde la cartera comandada por Felipe Larraín, Rengifo asumió en 1830 como titular del ministerio, “logrando contener la deuda pública y realizar una reforma tributaria y aduanera”, por lo que fue apodado como “el mago de las finanzas”.

La pintura en particular fue realizada para cumplir una ley de 1845, que tras la muerte de Rengifo ordenó que un retrato suyo, costeado por el Tesoro Público, debía instalarse en el Ministerio de Hacienda. El retrato lo pintó Exequiel Plaza cuando tenía solo 23 años.

Rengifo, a su vez, fue sucedido por Joaquín Tocornal, cuya pintura está en el otro extremo del gabinete del ministro, y fue realizada por el francés Raymond Monvoisin.

La pintura está tasada en $ 120 millones y, según Hacienda, “es el cuadro más valioso” de sus dependencias, dado el prestigio del afamado pintor francés, que vino a Chile en 1843 invitado por el gobierno para crear una academia de pintura.

Por su parte, Corfo reconoce 121 obras tasadas en 2014 en $ 212,9 millones, entre las que, además de óleos y acuarelas, incluye pósters. De ellas, las más valiosas son la pintura Oficina San Jorge en Tarapacá, de Thomas Somerscales ($ 39,5 millones), y Equitadores hacen alto en el bosque, del mismo pintor ($ 62,1 millones).

Desde el organismo comentaron que su colección se adquirió fundamentalmente de activos que pertenecían a exempresas Corfo, principalmente desde Empremar.

Además, aseguraron que “todas las obras cuya tasación es mayor a 10 UF se encuentran aseguradas”.

La tasación de Cancillería y los préstamos de la Presidencia

La colección de la Cancillería suma $ 455 millones, aunque la tasación corresponde a 2004. Entre su colección se encuentran Benito Rebolledo, Onofre Jarpa, Pedro Subercaseaux, Thomas Somerscales, Gracia Barrios, Roser Bru, Mario Toral, Arturo Duclos, Samy Benmayor y Bororo. En total, son 191 pinturas, de las cuales 111 corresponden a artistas nacionales y chilenos contemporáneos, 66 a retratos, y 14 a extranjeros.

Desde el servicio señalaron que se “ha dado inicio a un proceso de tasación de una parte de las obras de arte, comenzando con aquellas que se encuentran asignadas a las dependencias de la Academia Diplomática Andrés Bello (actualmente en proceso de traslado a un nuevo edificio por motivo de restauración del inmueble), trabajo que se encuentra en plena ejecución”.

En tanto, la Presidencia informó 221 obras, aunque no todas le pertenecen, pues muchas corresponden a préstamos del Museo Histórico Nacional, de la Municipalidad de Viña del Mar, del Banco Central, BancoEstado y del Museo de Bellas Artes. Su colección alcanza los $ 595,8 millones.

Entre las más valiosas está Retrato de don Pedro de Valdivia, de Ignacio Zuloaga ($ 45 millones).

Banco Central: la pinacoteca de arte chileno más grande, valuada en $ 3.542 millones

Sin duda, la mayor colección entre las entidades consultadas es la del Banco Central, con una valorización que, según la tasación de 2014, asciende a $ 3.542 millones. Muchas de sus pinturas provienen de bancos fallidos, como es el caso del Banco de Talca, Banco Unido de Fomento y Banco Hipotecario de Chile.

En total, son 315 pinturas, en su mayoría correspondientes a grandes pintores chilenos de principios de siglo, como Pedro Lira y Pedro Subercaseaux.

Desde la entidad explican que han realizado diversas exposiciones para mostrar sus obras, incluida la de los años 1987 y 1988 en el Museo Nacional de Bellas Artes, y tras esta varios ciclos de exposiciones en el mismo hall del banco, y en regiones.

Respecto del costo y mantención, el Central explica que “todas las obras del banco cuentan con los seguros correspondientes”, y que el costo anual de mantención es el equivalente a estos seguros, trabajos eventuales de restauración y, en los últimos años, de retasación.

El Matta que BancoEstado tiene prestado a La Moneda

Junto con el Banco Central, la colección de BancoEstado es una de las mayores entre las reparticiones públicas.

La entidad, hoy presidida por Arturo Tagle, no cuenta con transparencia pasiva, sin embargo, accedieron a entregar detalles de su catálogo y, de paso, explicaron que las obras en su poder están en proceso de ser tasadas, por lo que no cuentan con un valor aproximado.

Según la institución, su colección alcanza las 241 obras, de las cuales 59 son de artistas locales, entre las que se cuentan seis pinturas de Bororo, siete de Camilo Mori, seis serigrafías de Claudio Bravo, dos pinturas de Gonzalo Cienfuegos, tres de José Balmes, cuatro de Mario Toral e igual número de Nemesio Antúnez, además de 11 de Samy Benmayor, y dos de Thomas Somerscales.

Sin embargo, hay dos que destacan: Marina de Luxemburgo, de Juan Francisco González, y El espejo de Cronos, de Roberto Matta, ambas en comodato en La Moneda.

Esta última se encuentra específicamente en el Salón Azul del Palacio de Gobierno, y según BancoEstado, el costo anual del seguro de dicha pintura es de UF 206 ($ 5,6 millones).

En el total, el valor de mantención de la colección considera un costo por seguros de UF 873 ($ 24 millones) anuales por 140 cuadros. Los otros costos de restauraciones esporádicas son marginales. A modo de referencia, la restauración de un retrato cuesta alrededor de $ 400.000.

Los Somerscales de la Armada y la Guerra del Pacífico

Cerca de 10 años duró la estadía del pintor inglés Thomas Somerscales en Valparaíso, quien llegó en 1869 tras contraer malaria durante una travesía por los trópicos, enfermedad que lo obligó a desembarcar en el Puerto y abandonar la carrera naval. Por esa cercanía, no es de extrañar que la Armada tenga en su catálogo 13 de las obras del artista, valoradas en $ 479 millones.

Sin embargo, dicha valorización corresponde a un registro parcial levantado en 2005, el que se concentró en las obras existentes en las unidades y reparticiones de Valparaíso y Santiago.

De la colección, aquellas relacionadas con el Combate Naval de Iquique son las más reconocidas, incluida Muerte de Arturo Prat ($ 39 millones), Combate Naval de Iquique ($ 69 millones), y Combate de Angamos ($ 78 millones).

Adicionalmente, la Armada tiene 12 pinturas de Álvaro Casanova Zenteno, quien fue alumno de Somerscales en Valparaíso, mientras impartía clases de pintura en su taller.

También ligado al mundo militar, llegó a ser comandante de la Brigada de Artillería Valparaíso, comandante del Batallón Cívico Lontué en Molina y del Regimiento Cívico de Artillería en Santiago. Y en 1882, durante la Guerra del Pacífico, el gobierno lo envió a Francia en comisión secreta, a las órdenes del ministro de Chile en Francia, Alberto Blest Gana.

Hoy, sus pinturas en las dependencias de la Armada están valorizadas en $ 276 millones.P

 

Seguir leyendo