Nueva oficina del Minvu busca acelerar proyectos de inversión por US$24 mil millones

Imagen CRISTIÁN MONCKEBERG SE REUNE CON GENTE DE ACELERACIÓN DE PROYECTOS5494

MINISTRO CRISTIÁN MONCKEBERG JUNTO A LA GENTE DE LA OFICINA DE ACELERACIîN DE PROYECTOS. Mario Tellez/La Tercera

Ministerio detectó una serie de falencias para el avance de estas iniciativas, principalmente relacionadas a "permisología". De 53 proyectos, 14 fueron tomados para trabajar en una primera etapa, con inversiones que totalizan US$9.372 millones, y que dependen de trámites relacionados con el Minvu.




Más de un mes lleva operando GPC, la oficina de Gestión de Proyectos de Ciudad del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) destinada a acelerar y destrabar iniciativas del rubro inmobiliario y urbano, tanto del ámbito privado como público.

El foco de la instancia -que lidera el ministro Cristián Monckeberg junto a un equipo de siete personas-, es dar fluidez a los proyectos en diferentes etapas y poner fin a trabas burocráticas que dificultan el avance de las obras.

La primera tarea fue hacer un levantamiento regional de proyectos, para ver el estado de resoluciones, permisos y pronunciamientos. A la fecha han recibido 53 iniciativas, que suman US$23.977 millones en inversión.

Por región, lidera la Metropolitana con US$17.981 millones (43 proyectos), seguido del Biobío con US$2.318 millones (3 proyectos).

De los 53 proyectos recibidos, 14 fueron seleccionados para una primera etapa, con inversiones que totalizan US$9.372 millones. Estos dependen de trámites relacionados con el Minvu y fueron priorizados.

Monckeberg cuenta que, de hecho, el trabajo de GPC ya dio sus primeros frutos, porque ya se logró acelerar 3 importantes proyectos de inversión. Estos son el edificio Territoria Apoquindo (Región Metropolitana) y las iniciativas del rubro energético Cerro Pabellón 3 (Antofagasta) y Campos del Sol (Atacama), que en total suman US$960 millones.

Según cálculos de GPC, el inicio de estos 14 proyectos en cartera habilitará 19 mil puestos de trabajo, entre construcción y operación. En los próximos cinco años, además, significarán inversiones por US$6.714 millones.

La oficina también tiene como desafío iniciar este año la construcción de viviendas que cuentan con inversión de programas habitacionales del Minvu y que, dado por encontrarse con permisos pendientes o porque no han sido sometidos a evaluación ambiental en el SEA, aún no inician su ejecución.

Subsidios

La oficina también ha monitoreado el avance de los proyectos de vivienda asociados a subsidios, como el programa DS 49 (fondo solidario de elección de vivienda). Del total de recursos que fueron asignados en 2018 con este fin, un tercio aún no ha iniciado obras. La inversión pendiente a ejecutar alcanza los $128 mil millones.

En el caso de los proyectos ligados al subsidio DS 19 (integración social y territorial), el 37% aún no inicia obras. Aquí, la inversión pendiente es de $119 mil millones.

GPC estima que, en conjunto, los puestos de trabajo asociados a estos proyectos suman más de 43 mil.

"El Presidente Sebastián Piñera nos pidió encarecidamente destrabar y acelerar procesos y ser más eficientes", dice el ministro. Esto, en medio de una situación económica más compleja. "Lo primero que hicimos fue clasificar. Está la inversión privada, que quiere invertir en proyectos inmobiliarios de ciudad, y que por diferentes razones no prosperan o se atrasan demasiado. Y por otro lado, está toda la inversión que depende de nuestros recursos, la inversión pública, principalmente proyectos de vivienda", cuenta.

"Queremos aportar desde el Minvu a la reactivación de la economía, de manera rápida y eficiente, y por eso hemos montado esta oficina, que es inédito. Estamos conversando con la Cámara Chilena de la Construcción y también le hemos pedido colaboración a ellos", señala.

Monckeberg cuenta que otra de las acciones asociadas a este plan es el trabajo que viene ejecutando la División de Desarrollo Urbano (DDU) que lidera la coordinación de las Seremis ministeriales con las respectivas Direcciones de Obras Municipales (DOM), para que éstas apliquen la normativa urbanística respectiva.

"Cuando nosotros llegamos al Minvu había un ambiente de mucha duda respecto de la falta de certeza (...) Falta mucho, siempre habrá situaciones complejas pero creo que hemos mejorado muchísimo respecto del estado que se recibió la relación entre la Contraloría y el Ministerio y el ambiente que había con el empresariado", comenta.

Comenta