Perú podría tener crecimiento de un 2,5% en 2019, el mejor de la región

Centro histórico de Lima

Foto: Twitter @MuniLima

"Vamos a ser los primeros de la clase, en la peor de las clases", dijo el exministro de Economía, Alonso Segura.




La economía de Perú crecerá en torno a 2,5 % en 2019, probablemente el mejor desempeño de la región, a pesar de afrontar uno de sus peores años debido a factores externos, menor inversión privada, incertidumbre política y una creciente migración venezolana.

En lo que va de 2019, el desempeño de la economía peruana "ha sido evidentemente decepcionante", con un alza de 1,7 % en la primera mitad del año, dijo a Efe Alonso Segura, exministro de Economía en el Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016), en un análisis de la situación. "Debería mejorar en la segunda mitad del año. De hecho, el mes de julio ha habido un crecimiento de 3,2 %, pero es muy difícil que para el año podamos lograr un crecimiento superior al 2,5 % y, eso, creo que con suerte", agregó.

"Vamos a ser los primeros de la clase, en la peor de las clases", expresó Segura al comentar que los estimados de crecimiento para América Latina están por debajo del 1 % en este año. El Producto Interno Bruto (PIB) de Perú creció 3,99 % en 2018 y las proyecciones oficiales para este año se fijaron sobre 4 %, pero luego se fueron corrigiendo hacia la baja, quedando en 3,4 %.

El también catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Perú señaló que un factor importante en la caída del crecimiento, respecto al año pasado, "es la situación externa que se ha deteriorado y sobre todo sigue con factores de riesgos, que sugieren que podría haber mayor deterioro, siempre condicionando la economía peruana".

Entre esos factores externos, Segura mencionó los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China, que golpean el comercio a nivel global y el precio de las materias primas, así como la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Además, Segura indicó que "parte del debilitamiento del crecimiento de la primera mitad del año también se debió a efectos transitorios en sectores primarios", como la pesca que no tuvo temporada de extracción, y los conflictos sociales en la mina Las Bambas, que no ha podido exportar su producción de cobre.

Respecto a la demanda, ha habido una "desaceleración generalizada", donde el consumo privado crecerá alrededor de 3 % y "la inversión privada no minera probablemente caiga en el año".

En la misma línea, "la inversión pública va a crecer muchísimo menos y las exportaciones también, por la coyuntura externa", anotó.

Con un gobierno en ascuas, por la propuesta del mandatario Martín Vizcarra de adelantar las elecciones generales al próximo año, el economista afirmó que "el estar meses entrampados, no sólo con el ruido político tan elevado, (sino) no saber si va a haber elecciones en 2020 o 2021, añade una situación bastante incierta".

Comenta