Presidente Piñera pone bajo presión al gabinete económico y abre discusión entre expertos

Imagen CUENTA PUBLICA898

El cambio en las expectativas de crecimiento para 2019, un nuevo flanco en la discusión de la reforma previsional, y una acotada mención a temas del Ministerio de Economía, fueron los puntos en cuestión respecto a las carteras que dirigen Larraín, Monckeberg y Valente. Los más alegres: Transporte, Energía y Obras Públicas.


La cuenta pública del 1 de junio tuvo ministros que pudieron sacar más cuentas alegres que otros.

En el primer grupo la lista la encabezan los ministerios de Energía, Transporte y Obras Públicas, ya que se anunciaron varios proyectos concretos, resaltando la labor de cada uno de los ministros. En la otra vereda, se sitúan Hacienda, Economía y Trabajo, ya que, más que respaldar su gestión, entregó nuevos antecedentes que no estaban sobre la mesa, abriendo nuevos flancos.

Para el caso de Hacienda, el Presidente Sebastián Piñera sinceró el escenario económico. Si hasta el viernes pasado, la proyección del gobierno, realizada por Teatinos 120, era de 3,5%, el Mandatario ajustó las expectativas a un rango entre 3% y 3,5%, dejando offside la previsión que tenía durmiendo tranquilo al jefe de la billetera fiscal, Felipe Larraín, y se acercó al consenso del mercado. En su discurso, describió el complejo escenario externo y resaltó que la agudización de la guerra comercial estaba afectando el dinamismo del país, junto con mencionar que el obstruccionismo de la oposición estaba afectando las expectativas.

Pero todos esos factores ya estaban cuando Hacienda mantenía la proyección de 3,5%, porque la agudización de la guerra comercial comenzó la semana del 6 de mayo, sin embargo Larraín mantenía su previsión. ¿Perdió respaldo el ministro de Hacienda? En general los economistas afirman que no, ya que es complejo que un ministro de Hacienda esté cambiando su proyección como lo hace el mercado. "No es un analista", dice el socio de Le Fort Economía & Finanzas, Guillermo Le Fort. También los expertos argumentan que cualquier modificación en las proyecciones oficiales tiene impactos fiscales, por lo que debe ser cauto. Por lo demás, añaden que todavía no es descartable lograr 3,5% de crecimiento. "Seguramente el ministro iba a actualizar sus proyecciones cuando se presenta el Informe de Finanzas Públicas", agrega Patricio Rojas, de Rojas y Asociados.

Una mirada más crítica tuvo el economista de Gemines, Tomás Izquierdo, quien dijo que "lo peor que pueden hacer los ministros de Hacienda es inflar o intentar manipular las expectativas, inflando proyecciones. En eso hay que ser cauteloso". Acota que "ha tenido mala suerte porque el deterioro externo ha sido sorpresivamente más intenso de lo que se esperaba. Hay una mayor incertidumbre".

Para la labor del Ministerio de Economía, solo se mencionó la Agenda Pro-Pyme y de innovación y emprendimiento, como parte de lo que ayudó a crecer en 2018.

Los expertos echaron de menos alguna mención sobre su agenda hacia adelante y en especial alguna medida de reactivación de corto plazo. Por ejemplo, los economistas afirman que no hubo mención al trabajo de la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables, que tiene como eje central ayudar a agilizar los proyectos de inversión, ni tampoco en lo relacionado con la productividad. "La ausencia de medidas de corto plazo para levantar la economía debilita, de alguna manera, lo que está haciendo el equipo económico", sostiene Rojas, en línea con la opinión del académico de la Universidad Gabriela Mistral, Erik Haindl.

Trabajo, en tanto, fue mencionado, principalmente en lo relacionado con la reforma previsional. Ahí, las declaraciones del Presidente le abrieron un flanco, principalmente político, al ministro de la cartera, Nicolás Monckeberg. "Quiero reiterar que el ahorro previsional les pertenece a los trabajadores, nadie debe utilizarlos para otros propósitos y son ellos quienes tienen derecho a decidir quién los administra".

Esta frase abrió una polémica con la DC y, por ello, los ministros debieron salir a explicar que se mantiene el acuerdo del 4% extra iba a ser administrado por un ente estatal, pero con la posibilidad de que las personas puedan elegir entre fondos, pero que serían administrados por este ente público. La explicación no dejó conformes ni a la oposición ni al oficialismo.

En tanto, los ministerios que tuvieron más cuentas alegres fueron los sectoriales: en Transportes anunció nuevas líneas de metro, mientras que para Obras Públicas anunció un programa de infraestructura de inversiones por más de US$4 mil millones este año y más de US$20 mil millones para el cuatrienio 2018-2022. Y para Energía anunció una agenda descarbonización de la matriz.

Comenta