Productores mundiales piden a las autoridades y organismos multilaterales declarar frutas y verduras frescas como bienes estratégicos

Ello, debido al impacto de las fuertes alzas en los costos logísticos y de los insumos, como fertilizantes, materiales para embalaje y energía.




Las industrias mundiales de productos frescos realizaron un llamado a las autoridades públicas nacionales y regionales, así como también a los organismos multilaterales, como la OMC, la FAO, la UNCTAD, la Ocde y otros, para implementar una serie de medidas ante las alzas en los costos logísticos, de los insumos como fertilizantes, materiales para embalaje y energía, además de la escasez de trabajadores.

Mediante un comunicado de prensa, la Coalición Mundial de Industrias de Productos Frescos señaló que en este contexto se está poniendo en peligro la viabilidad económica del sector a nivel mundial y, por ello, realizaron una conjunto de propuestas.

Entre ellas se cuentan aumentar la atención y el reconocimiento de las frutas y verduras frescas como un bien estratégico que tiene una importante contribución a la sustentabilidad del planeta a largo plazo y a las políticas de salud pública.

Además, plantean crear mecanismos de estabilización para mejorar la accesibilidad de los productos frescos, para garantizar que las frutas y verduras puedan seguir estando al alcance de todos.

También proponen “equilibrar el distorsionado entorno del transporte marítimo, que ha experimentado cambios significativos, ya que, los transportistas han establecido tarifas y beneficios récord gracias a la integración vertical de las grandes navieras, que han reforzado su control de las cadenas de suministro existentes”.

Para ello buscan introducir subsidios al transporte para los productores y exportadores de frutas y hortalizas, con el fin de aliviar el impacto inmediato de las distorsiones de precios en el mercado del transporte marítimo.

IVA 0

Otras medidas apunan a promover una estrategia global de IVA cero para las frutas y hortalizas que beneficie directamente a productores, exportadores y consumidores; facilitar un mayor acceso a los principales mercados de exportación mediante diversos mecanismos que no provoquen distorsiones injustas del mercado, como la reducción de los aranceles y las cuotas de importación, entre otros.

Asimismo, proponen evitar los descuentos promocionales agresivos en los precios puestos a disposición de los consumidores finales y reforzar la inversión promocional pública destinada a aumentar el reconocimiento y, en última instancia, el consumo de frutas y verduras frescas durante la contraestación del hemisferio sur.

Regiones

“El comercio mundial de frutas y verduras ascendió a un valor de US$220 mil millones en 2020. Con más de 200 orígenes y 200 destinos, la industria mundial de productos frescos es un sector que opera con una alta fragmentación. Se trata de productores de pequeña, mediana y gran escala y una compleja cadena de suministro nacional y mundial, para mantener la seguridad alimentaria y la calidad de sus productos”, señala el comunicado.

También indica que aunque el sector demostró su resistencia durante los dos últimos años de la pandemia, los actuales retos de la cadena de suministro mundial han provocado efectos negativos en cascada para todas las partes de la industria.

En este sentido, sostienen que el sector ha experimentado un aumento de entre 150% y 400% en los precios de los contenedores, 20% en el transporte por camiones, hasta 80% en el transporte aéreo. y hasta el 100% en los costos de los fertilizantes y en los precios de los palets de madera.

A nivel regional, detallan que la carga económica de la logística de transporte ha impactado de la siguiente manera:

Los productores del Hemisferio Sur estiman un incremento de los costos en US$3.800 millones, a través del aumento de los precios de los contenedores en torno al 150% para 2022.

Los productores y comerciantes europeos estiman un aumento total de los costos de 10.000 millones de euros para 2022, acumulados por todos los retos a lo largo de la cadena de suministro, más 4.000 millones de euros por costos logísticos adicionales (nacionales, intracomunitarios, de exportación e importación.

En el caso de la industria norteamericana los precios de los contenedores han subido hasta US$25.000, frente a los US$3.000 en que se ubicaban previo a la pandemia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.