Proteccionismo le pasa la cuenta a Trump. Amenaza a Harley y ve cómo China afianza lazos en Asia

Donald-Trump

Foto: AP

Beijing retiró los aranceles a la soya en su región, lo que preocupa a los agricultores de EEUU que en 2017 exportaron el 60% de la producción de esta legumbre a China.




La política de "America First" de Donald Trump no está resultando según lo planeado. El presidente de EEUU esperaba que la su proteccionismo fortaleciera la industria nacional, pero a poco tiempo de implementadas las primera barreras, le pasan la cuenta no sólo las políticas de sus adversarios, sino que también la respuesta de las propias empresas estadounidenses.

La decisión de Harley-Davidson todavía tiene descolocado al mandatario. La emblemática fabricantes de motocicletas decidió mover plantas de Missouri a Tailandia y aunque el lunes Trump se limitó a criticar que la firma levantara "la bandera blanca" tan pronto en el conflicto comercial, ayer decidió ir un paso más allá.

"Una Harley-Davidson nunca debería construirse en otro país, ¡nunca! (...) Si se mueven, miren, será el principio del fin: ¡se rindieron, se dieron por vencidos! ¡El aura desaparecerá y se les cobrará impuestos como nunca antes!", indicó Trump, a través de twitter.

La ira del presidente se explica, en parte, por el lazo que tiene con la firma. De hecho, a principios de este año recibió a sus ejecutivos en los jardines de la Casa Blanca, con fotografías cordiales junto a las vistosas motocicletas.

China rebaja aranceles

Pero este no es el único dolor de cabeza de Trump en el marco de la guerra comercial. China anunció ayer una larga lista de reducciones arancelarias a las importaciones de Corea del Sur, India, Bangladesh, Laos y Sri Lanka, apoyando una facilitación del comercio que contrasta con las crecientes tensiones que enfrenta Washignton.

Las rebajas de impuestos a las importaciones implementadas por Beijing se dirigen principalmente a la soya, uno de los sectores donde puede atacar a EEUU cuando se trata de represalias arancelarias.

De hecho, según consignan en Fox News, cientos de miles de agricultores de soja de EEUU están reconsiderando su estrategia debido al creciente temor de que se paralice la industria, considerando que China importó el 60% de las exportaciones de soja del país en 2017.

En ese marco, Christine Lagarde, directora gerente del FMI, volvió a llamar la atención. "Si comienzas a socavar el comercio internacional (...) es particularmente frustrante para quienes hemos trabajado duro para mejorar el sistema. Estamos preocupados", indicó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.