Robo de vehículos impulsa alza de 50% en prima de seguros automotrices

Según los últimos datos de la Asociación de Aseguradores de Chile, entre enero y octubre de este año los robos de autos llegaron a 13.962, 67,6% por sobre los 8.330 el mismo periodo del 2021. De hecho, es el dato más alto de la década.


El peak parece haber pasado, pero las secuelas del fuerte incremento de los robos de vehículos se mantienen y prometen continuar el 2023. Y es que el fenómeno ha generado un alza en los precios de los seguros automotrices, y en muchos casos recién en los últimos meses parece que volvió la cobertura para algunos modelos.

Según los últimos datos de la Asociación de Aseguradores de Chile, entre enero y octubre de este año los robos de autos llegaron a 13.962, 67,6% por sobre los 8.330 el mismo periodo del 2021. De hecho, es el dato más alto de la década.

Los 10 vehículos con mayores robos representan el 32% del total de estos delitos, y en ellos hay 4 modelos Nissan, 3 Kia, además de Ford, Toyota y Mitsubishi.

A octubre el vehículo con mayor número de robos en los últimos 12 meses era el Mitsubishi L200, con un 5,88% del total de robos en el país, seguido por Toyota Hilux y Nissan NP300, que representan el 5,71% y 4,3%, respectivamente.

Fuentes de la industria explican que el alza de los siniestros fue tal, que para el tercer trimestre muchos de los modelos más robados no estaban siendo cubiertos por las compañías, algo que se ha ido subsanando, aunque los precios están disparados.

Leopoldo Briceño, presidente del Colegio de Corredores de Seguros de Chile, explica que “tenemos una situación compleja donde las compañías han aumentado en promedio más de 50% las tarifas. De hecho, estimamos que 4 de cada 10 clientes nuevos no puede asegurarse producto de los altos valores y al aumento de riesgo en ciertos modelos. Muchas firmas han adoptado políticas más estrictas y todas están aumentando los valores de las renovaciones de pólizas un 30% en promedio, esto aunque los clientes no hayan tenido siniestros”.

El auto con la mayor siniestralidad en materia de robos es el Mitsubishi L200. Según una cotización realizada en Comparaonline.cl, para un modelo como ese año 2022, el seguro básico parte desde los $113.835 mensuales, llegando a superar el $1,5 millones mensuales para coberturas más amplias.

Para el Toyota Hilux, el seguro mensual -también de un vehículo modelo 2022- va desde los $87 mil mensual hasta los $942. 704, mientras que para la Nissan NP300, parte en los $ $289.982 y termina en $543.760.

Según Briceño, “existe en algunas compañías un listado de vehículos a asegurar y también una de no asegurables: por ejemplo, el Nissan Qashqai, el Nissan NP300, Toyota Hilux, entre otras, según los reportes que entrega la Asociación de Aseguradores. Esto se debe a problemas de seguridad de esos modelos, por clonaciones principalmente, y también a que son los más pretendidos por las bandas delictuales en las modalidades de encerronas”.

Según el último balance trimestral del Ministerio Público, entre enero y septiembre del 2022 se registraron 1.546 robos violentos de vehículos, también llamado “portonazos”, lo que representa un 20% más que en 2019, último año donde la pandemia no fue factor para medir este tipo de ilícitos.

Promulgada en 2019, la llamada Ley Antiportonazos aumentó las penas de los delitos de robo y receptación de vehículos motorizados o de los bienes que se encuentran en su interior, pero también estableció, en su artículo °4, que “en la contratación de pólizas de seguro para vehículos motorizados, las aseguradoras incluirán, sin cobro adicional, la entrega de dispositivos GPS, los que serán instalados y activados exclusivamente por el propietario del vehículo”.

Briceño apunta a que “muchas compañías también están tomando el camino de facilitar el acceso a dispositivos tecnológicos como GPS y alianzas con empresas que hacen su seguimiento, para poder entregar más seguridad y tiempo de respuesta a los clientes”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.