Sanitarias reportan aumento de morosidad, pero ven mejoría en pago de cuentas en agosto

08 ABRIL 2020/ OSORNO Trabajadores de la empresa ESSAL, toman resguardo en confinamiento voluntario, la medida es de turnos rotativos donde estará incluido examen por COVID19. FOTO:CRISTIAN DUARTE/AGENCIA UNO

Debido a la fuerte alza de deudas morosas, las empresas aumentaron sus provisiones por incobrabilidad. Sin embargo, en agosto se registró un incremento en el número de clientes que regularizaron sus cuentas.




Junto con reportar caída en sus ingresos en el primer semestre, las sanitarias también acusaron otro impacto producto de la pandemia: un incremento en la morosidad de los clientes. Esta realidad, a su vez, ha obligado a las concesionarias a incrementar sus provisiones por incobrabilidad.

En el caso de Aguas Andinas, la mayor sanitaria del país, el balance a junio muestra un aumento de 110% en la cartera morosa entre 61 a 90 días, de 189% en la cartera de 91 a 120 días y de 136% en la de 121 a 150 días.

Situación similar reportó el grupo Aguas Nuevas. Sus filiales -Aguas del Altiplano, Aguas Araucanía y Aguas Magallanes- prestan servicios en el norte en las ciudades de Arica e Iquique, y en el sur en las comunas de Temuco, Angol y Villarrica, además de Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir. Los números totales revelan una leve alza de 3% en la cartera morosa de entre 61 a 90 días, sin embargo, la cartera de 91 a 120 días se disparó más de 400%.

El aumento en las deudas morosas de los clientes llevó a las empresas a elevar sus provisiones por incobrabilidad.

Aguas Andinas informó que la menor recaudación de cuentas de clientes regulados incrementó la antigüedad del saldo de las cuentas por cobrar, debiendo reconocer como provisión de deudores incobrables un monto de $6.361 millones, generando un mayor gasto por incobrabilidad en $3.333 millones respecto al mismo semestre del año anterior.

Aguas Nuevas, por su parte, también reportó que dado el escenario actual con Covid-19, las medidas tomadas a nivel de industria y gubernamental, además de efectos de variables macroeconómicas y el comportamiento del cobro, las provisiones por incobrabilidad pasaron de $2.712 millones en diciembre de 2019 a $5.128 millones a junio de este año.

Pago de cuentas

Pero esta situación se ha ido revirtiendo poco a poco en el último mes, lo que puede estar relacionado con la mayor liquidez de los clientes tras el pago del 10% de las AFP.

Consultada Aguas Andinas, la firma explicó que agosto ha sido un mes de leve mejoría en relación con los clientes que tenían más de un saldo pendiente, los que disminuyeron alrededor de 13% si se compara con los cerca de 675 mil al cierre de julio.

“Durante agosto registramos un crecimiento de nuestros clientes que mantenían deudas y que se acogieron a alguna de las opciones de apoyo que dispone Aguas Andinas para ponerse al día con las cuentas. De este modo, se incrementaron en 20% los convenios para regularizar los pagos mediante programas como Convenio para Todos, Convenio Especial Covid-19 y Aguas Andinas te da la mano”, dijo la empresa.

Esval respondió que si bien agosto registra un pequeño avance, con 4% de aumento en la recaudación respecto de los tres meses precedentes, la firma estima que en el contexto actual de la economía, seguirá aumentando la morosidad de sus clientes.

“El Covid ha afectado los ingresos de Esval y Aguas del Valle, pues en los últimos meses el consumo de los clientes industriales, comerciales e institucionales ha bajado en cerca de 30%, mientras el de clientes residenciales ha caído alrededor de 1%. A ello, se suma la imposibilidad de muchos clientes para cancelar su cuenta; ya sea por desempleo, reducción de salario o detención de actividades de pymes y negocios locales. A julio la morosidad sumó 49.000 clientes y 5.100 hogares se han acogido al plan de ayuda que permite postergar el pago”, indicaron.

Essbio, sanitaria que entrega servicios a un total a las regiones de O’Higgins, Ñuble y Biobío, señaló que durante el último mes, si bien registró un aumento en la cantidad de clientes que regularizaron sus cuentas, esta variación no ha sido significativa.

“La crisis sanitaria del coronavirus ha disminuido la recaudación a causa de las dificultades económicas para pagar de algunos segmentos de clientes y la morosidad ha experimentado un incremento del 9,9% con respecto al 2019”, sostienen.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.