SMA aplica multa récord a Mowi por fuga de salmones y firma anuncia que la impugnará, asegurando que no hubo daño ambiental

Granja de salmones en el sur de Chile

“La resolución de la SMA se basa exclusivamente en una presunción de carácter legal que no tiene sustento científico”, dijo la firma.




Importantes novedades en materia medioambiental, particularmente en torno al polémico caso de la fuga de salmones que protagonizó Marine Harvest en 2018, en la X Región (Calbuco).

Claro porque la Superintendencia de Medio Ambiente sancionó con dos cargos, uno calificado como gravísimo por UTA 8.909 (unos $5 mil 300 millones) y uno leve por UTA ($2 millones 700 mil) a Mowi Chile S.A., ex Marine Harvest, tras el escape de más de 690 mil ejemplares de Salmón del Atlántico en julio de 2018, luego de un evento climático ocurrido en la zona, y por la cual ya había formulado cargos.

La multa se configura como la más elevada que se ha cursado por un único cargo por la Superintendencia del Medio Ambiente.

Respecto del cargo gravísimo, dijo la SMA, la infracción tiene relación con que “no se mantuvo en el Centro de Cultivo Punta Redonda las condiciones de seguridad apropiadas ni elementos de cultivo de óptima calidad y resistencia según la RCA N° 2040/2001 y RCA N° 539/2011, cuya consecuencia fue el escape masivo de ejemplares desde el Centro”.

Según el procedimiento sancionatorio, explicó la SMA, lo anterior se expresa en la utilización de correntometría desactualizada efectuada el 2011 en su memoria de cálculo para el Centro que fue construido el 2017; no considerar la totalidad de las líneas de respeto de los fondeos recomendada en la memoria de cálculo respectiva y evidencia de desalineación de los módulos del centro y desgaste de los sistemas de unión, redes y líneas de fondeos.

Respecto al cargo leve, este tiene relación con “mantener y operar instalaciones de apoyo en tierra para el cultivo de Salmones del Centro Punta Redonda, no destinadas a la operación del sistema de ensilaje, para el tratamiento de la mortalidad del salmón”.

“No hubo daño ambiental”

La respuesta de la empresa no se hizo esperar y anunció que impugnará la resolución del regulador toda vez que, según la firma, “no generó daño ambiental”.

“La resolución de la SMA se basa exclusivamente en una presunción de carácter legal que no tiene sustento científico”, dijo en un comunicado.

Mowi dijo que esta supuesta inexistencia de daño ambiental está acreditada por “numerosos antecedentes y estudios científicos” realizados tras el accidente.

Los mismos análisis demuestran que, a diferencia de otras especies, el salmón atlántico no es depredador y no logra colonizar o sobrevivir”, sostuvo.

Según la exMarine Harvest, es de público conocimiento que una gran cantidad de salmones fue capturada por terceros y luego vendida masivamente en el comercio informal, “hecho que lamentablemente no fue considerado por las autoridades”.

“Mowi Chile realizó todos los esfuerzos a su alcance para la recaptura de las especies, que se suma a la efectuada por el sector pesquero informal. También debe considerarse la disminución de ejemplares, como consecuencia de los depredadores naturales, especialmente lobos marinos, cuya sobrepoblación es ampliamente conocida en la zona”, afirmó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.