Tomás Saieg, sobre ley de reciclaje: “Es una política pública tan grande que va a significar muchos cambios”

Tomás Saieg, director de la oficina de economía circular del gobierno.

A pocos meses de entrar en funcionamiento con el mundo de los neumáticos, la REP está provocando cada vez más consultas y atención de muchas empresas y profesionales, según indica el director de la oficina de economía circular del gobierno, una de las entidades claves en este cambio en Chile.


A principios de 2023 comienza a regir la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) o Ley de Reciclaje para la categoría de “Neumáticos” y en septiembre, hace su estreno “Envases y Embalajes”, que tiene más capilaridad en la población. Aún no se definen los otros: Pilas, Aceites Lubricantes, Baterías y Artículos eléctricos y Electrónicos.

Hay varias entidades públicas que son clave en este proceso. Una de ellas es la Oficina de Economía Circular, que depende del Ministerio del Medio Ambiente, la cual asesora en la parte regulatoria, mediante el levantamiento de los decretos que exige cada uno de los productos prioritarios, además de la implementación, “donde lo más importante es la revisión y observación y la eventual aprobación de los Sistemas (o Planes) de Gestión (entidades o sistemas que administran el proceso de revalorización), además de la coordinación con otras entidades”, comenta Tomás Saieg, el director de dicha entidad.

¿A cuáles otros servicios públicos se refiere?

Por ejemplo, al Servicio Nacional de Aduanas, que son los dueños de los formularios de ingreso de productos. También está la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA). Además. Tenemos un rol de difusión, comunicación e información sobre la REP.

¿Cuáles son las prioridades o planes con respecto a esa comunicación?

Este rol lo tienen que jugar todos los actores, pero nuestro foco ha sido especialmente con el mundo municipal, por ahora, que es donde hemos detectado la mayor necesidad. Ahí es donde la red de Envases y Embalajes es la más compleja. Es la que más llega a los ciudadanos.

Actualmente ya se han presentado dos Sistemas de Gestión para Envases y Embalajes que incluirán a varias empresas y hace poco, se presentó un Sistema de Gestión “Individual” de una marca de neumáticos. ¿Se podría ir dando más esta última tendencia?

La ley permite ambos, pero con una restricción que es clave: cualquier sistema individual está obligado a operar con sus propios residuos. Y eso es muy importante y explica un poco por qué en Envases y Embalajes se dan menos los sistemas individuales. Es muy difícil para, por ejemplo, un fabricante de bebidas, hacer un seguimiento de qué pasa con sus productos una vez que son consumidos. Pero para una minera es más fácil, porque tiene un ciclo productivo cerrado.

¿Y podría crecer la cantidad de Sistemas de Gestión individuales?

Es probable que se dé mucho en la industria minera u otras faenas industriales. De hecho, hay muchas empresas preguntando.

En esa misma línea, ¿han notado más interés de empresas, profesionales y técnicos por entender o capacitarse en lo que implicará la REP?

Efectivamente hay mucho interés. De hecho, la Oficina de Economía Circular es una de las entidades públicas donde más se han solicitado reuniones por la Ley del Lobby. No solo entidades que se verán reguladas, sino también abogados e ingenieros. Y es natural, porque la Ley de Reciclaje es una política pública tan grande que va a significar muchos cambios, como creación de empresas, y desarrollo de sectores que hoy son incipientes, lo que también traerá más empleo y emprendimientos.

¿Cuáles deberían ser las prioridades de fiscalización una vez que comience a operar la REP?

La fiscalización depende de la SMA, pero en relación a la pregunta, creo que el gran problema está en los free riders, que son los que no están haciendo nada aún para meterse en la REP o bien, están muy retrasados. Ahí tiene que estar el foco, pero a la vez, son los más difíciles de fiscalizar.

¿Cómo le ha ido a la Hoja de Ruta de Economía Circular con el cambio de gobierno?

¡Muy bien! Mi rol en el gobierno anterior fue de coordinador de la Hoja de Ruta y siempre estaba la pregunta de qué pasaría en la próxima administración. ¿Quedaría archivada?, que es el destino de muchas de estas estrategias, ya que, al no ser ley, no hay nada obligatorio. Pero tratamos de asegurarnos de que eso no pasara.

¿Cómo?

De muchas partes nos aconsejaron que el proceso era tan importante como el resultado, por lo que hicimos un trabajo masivo, en que todos los actores y representantes se sintieran escuchados, cosa de que cuando hubiese un cambio de gobierno, estos mismos actores (que no van a cambiar), se sigan sintiendo parte de la iniciativa. Y así fue. Ahora, la Hoja de Ruta sigue estando plenamente vigente. Incluso… me han adelantado que seguirá creciendo en presupuesto el próximo año. Como sea, está avanzando más rápido de lo que pensábamos.

¿Por ejemplo?

Ahora estamos trabajando en el proyecto de ley de residuos orgánicos que incluye varias cosas que estaban en la Hoja de Ruta, lo que ahora se acelerará.

¿Qué áreas del país cree que aún están atrasadas con respecto a desarrollarse con una concepción más orientada a la economía circular?

Nos dan muchas ganas de hacer más cosas en la minería, porque es un sector enorme para Chile, que ha avanzado mucho en economía circular. No es que esté en deuda, pero siendo tan grandes podría ser interesante una regulación específica. De todas formas, hay muchas partes de la REP que aplican en este sector. También hay sectores que tenemos muchas ganas de que puedan entrar más adelante en la REP.

¿Cuáles?

Sectores que tienen problemáticas fuertes, donde quizá la REP sea un gran instrumento de apoyo, como los textiles y los residuos de pesca y de la acuicultura del sur de Chile. Pero, en general, creo que todos estamos en deuda con la agenda de economía circular.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.