Trabajo flexible: Estudio refleja profundos cambios tras la pandemia y un 74% de los trabajadores en Chile cuenta con modalidad híbrida

Un sondeo realizado por WeWork da cuenta de los intereses de los trabajadores post-pandémicos en el país, y que confirman las ganas de combinar mayores ingresos con modalidades y horarios flexibles.


Los cambios que introdujeron los duros meses de cuarentena parecen haber modificado para siempre los modelos de trabajo. Y aunque el teletrabajo se ha reducido a su mínima expresión, las modalidades híbridas o flexibles llegaron para quedarse. Una tendencia que reflejó un masivo estudio realizado en seis países de Latinoamérica, entre ellos Chile, por la gigante de los espacios flexibles de trabajo, WeWork, junto a la proveedora de reclutamiento permanente, Michael Page.

El sondeo, que contón con más de 8.000 entrevistas a personas en reflejó cómo han evolucionado en estos meses las tendencias de nuevos hábitos, así como las prioridades, demandas y valores de los profesionales que enfrentaron el desafiante período de la pandemia.

El estudio, llamado “Más allá de la revolución híbrida: La paradoja del trabajo flexible en Latinoamérica”, arrojó que si antes de la pandemia el 84% de los encuestados en Chile trabajaba de forma presencial, hoy el 74% lo hace bajo el esquema híbrido. Además, apenas un 17% retornó a la presencialidad y sólo un 9% se mantiene remoto.

El sondeo también da cuenta de los intereses de los trabajadores post-pandémicos en Chile. Y los resultados confirman las ganas de combinar mayores ingresos con modalidades y horarios flexibles. Así, el 87% de quienes respondieron la encuesta a nivel local considera que el sueldo sería el principal factor a la hora de tomar de decisión cuando buscan un empleo. Factor a los que le siguen en importancia quienes privilegian la modalidad de trabajo (77%) y la flexibilidad de los horarios (75%).

En esa misma línea, el 32% de los encuestado afirma que le motivaría trabajar en un espacio flexible por la autonomía y libertad para trabajar, seguido de la posibilidad de trabajar en un espacio más equipado y profesional (22%) y por conocer más gente de otras industrias (26%). Además, un 78% de los encuestados afirma que sería más productivo y cumpliría todas sus tareas en un esquema laboral de 4 días de trabajo a la semana.

Al respecto, el country manager de WeWork Chile, Víctor Parra, remarcó en la importancia que dan las personas a lograr un equilibrio entre la vida personal y la laboral.

“Hoy en día los colaboradores están demandando mayor flexibilidad. Prueba de esto es que, el 62% prefiere un modelo de trabajo flexible que le otorgue la posibilidad de trabajar donde quiera, en una oficina más cercana a su casa u oficina en otras ciudad, regiones o países. Actualmente, las empresas aspiran cada vez más al modelo híbrido con el propósito de lograr entregar mayores beneficios a sus colaboradores”, dijo el ejecutivo de la compañía.

Resultados generales

A la hora de analizar las nuevas dinámicas laborales, el estudio regional también reveló que más del 50% de los encuestados considera que el modelo híbrido ha impactado positivamente en los procesos creativos, la salud mental y la productividad. En ese sentido, el 87% manifiesta sentirse más feliz y saludable compartiendo su jornada trabajo entre la oficina y su casa, tener una rutina más dinámica y mayor flexibilidad de elegir dónde van a trabajar.

Por otra parte, un 84% considera que la reducción del tiempo de desplazamiento es la principal ventaja de esta modalidad, mientras que el 55% considera que coordinar los horarios del equipo es el principal reto de este modelo.

Los resultados también muestran que la oficina tradicional quedó atrás y que actualmente son vistas como un espacio de conexión. El 72% de las personas que trabaja bajo el formato 100% presencial, considera que las reuniones virtuales pueden ser un elemento esencial a considerar. Adicionalmente, el 74% asegura que la integración entre áreas y empleados es la principal ventaja de la modalidad de trabajo presencial, sin embargo, el 84% afirma que los principales desafíos es la pérdida de tiempo en desplazamiento y viajes.

Oficinas del futuro: el panorama en Latinoamérica

Al observar las preferencias de cada grupo generacional, los datos del estudio en Latinoamérica, muestran que el 81% de los millennials admitió que estaría dispuesto a cambiarse de empleo por cuestiones de flexibilidad, cifra que se eleva a 88% entre de los encuestados que pertenecen a la Generación Z. Por otro lado, un 65% de los millennials que trabajan actualmente bajo un esquema 100% remoto, no están dispuestos a volver a la oficina. Dentro de las razones más comunes se encuentran el aumento en costos de traslado y la pérdida de tiempo que ello conlleva, así como la mayor flexibilidad, porque consideran que pueden hacer el mismo trabajo desde casa.

En cuanto a la percepción sobre las oficinas del futuro, las respuestas muestran diferencias entre las preferencias de cada grupo generacional. El 87% de la Generación X cree que las oficinas del futuro deberían ser híbridas, el 43% de los Baby Boomers se inclina por esta opción, mientras que sólo 17% de la Generación Z hizo alusión a esta modalidad. De hecho, el 31% de los encuestados de la Generación Z considera que las oficinas del futuro deberían ser completamente remotas y el 37% prefiere espacios abiertos para trabajar cómodamente en lugares menos estructurados y jerarquizados.

De esta forma, hasta aquellas generaciones que veíamos como “inquebrantables” en cuanto a costumbres, luego de la pandemia se adaptaron y todas coinciden en que el nuevo esquema de trabajo es no solamente más positivo en cuanto al tiempo que se obtiene para poder realizar otras actividades y estar con seres queridos, sino también ayudó a la salud mental, a la productividad, al aumento en la creatividad y a fomentar un mejor vínculo entre la vida laboral y personal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.