Ventas de Salfacorp disminuyen 50% en el tercer trimestre

La compañía reportó ganancias por $2.597 millones en el tercer trimestre, 41% inferiores a las que registró durante el mismo periodo del año pasado.




Salfacorp reportó ganancias por $2.597 millones en el tercer trimestre, 41% inferiores a las que registró durante el mismo periodo del año pasado. Con este resultado, la firma acumula a septiembre utilidades por $6.759 millones a septiembre, cifra 50% menor a la reportada a septiembre de 2019.

La compañía anotó ingresos totales por $81.427 millones entre julio y septiembre, cifra que se traduce en una caída de 50% si se compara con igual periodo de 2019, cuando las ventas llegaron a los $162.418 millones.

De acuerdo a su balance a septiembre, Salfacorp presentó un backlog total combinado de $1.107.110 millones, cifra que superó en un 35% al ejercicio anterior.

“De este backlog, la unidad Salfa Ingeniería y Construcción S.A. (ICSA) aportó con $777.641 millones, destacando sus adjudicaciones acumuladas a septiembre de 2020 por $374.000 millones, de las cuales $83.000 millones fueron adjudicados durante el tercer trimestre, principalmente en las líneas de Montajes, Construcción y Minería Subterránea. Adicionalmente, destacó las propuestas presentadas y en estudio que mantiene ICSA, por un monto aproximado de $3,3 billones, especialmente en la industria minera”, dijo la empresa en un comunicado.

En tanto, la unidad Inmobiliaria Aconcagua cerró el ejercicio con un backlog total combinado de promesas de MUF 6.675 (aproximadamente $191.636 millones), superior al que inició en el año 2020. La compañía informó que al 30 de septiembre el promesamiento neto de la Inmobiliaria fue un 45% menor que el 2019, “lo que refleja el impacto en la industria inmobiliaria luego del estallido social y los efectos de la pandemia Covid-19″, indicó.

Por otra parte, la unidad Edificación aportó al backlog total con $124.506 millones en proyectos con formato DS 49.

Al respecto, el gerente general de Salfacorp, Jorge Meruane, señaló que “este año hemos hecho un gran esfuerzo para atender debidamente a nuestros clientes y mandantes, y sus necesidades, resguardando en todo momento la salud y la seguridad de nuestros colaboradores, quienes han puesto su mejor esfuerzo. Si bien en los meses de junio, julio y agosto experimentamos la mayor severidad de los efectos del Covid-19 y restricciones para el normal funcionamiento, ya en el mes septiembre comenzamos a ver un repunte en el promesamiento de viviendas, en la escrituración y en la velocidad de avance de nuestras obras. Esto nos tiene optimistas, aunque atentos a las estrictas medidas sanitarias, que sin lugar a dudas implican restricciones al normal funcionamiento y un desafío para mantener la productividad”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.