VP para Latinoamérica Sur de Kimberly-Clark: “Chile está logrando un nivel de manejo que está permitiendo abastecer a otros países”

El máximo ejecutivo de la compañía reveló que este año han crecido entre 4% y 5%. Además, explicó que luego del estallido social de octubre cambiaron su estrategia, por lo que están cada tres meses mirando planes alternativos para operar.




Cuentas alegres saca la multinacional Kimberly-Clark en su balance de lo que va el año, pues han tenido un crecimiento de entre 4% y 5%, en comparación al mismo período de 2019. Uno de los mayores crecimientos lo están teniendo en el e-commerce, donde el VP para Latinoamérica Sur de la compañía, Federico Calello, sostuvo que ese canal se ha triplicado en ventas en los últimos meses.

“Hay muchas tendencias que estaban presentes y se vinieron a acelerar y esta es una de ellas. El e-commerce no representa más del 3% de nuestras ventas, todavía es muy pequeño, pero le estaba costando arrancar y esto fue muy importante para que empiece a funcionar”, manifestó el máximo ejecutivo de Kimberly-Clark para Latinoamérica Sur.

¿Cómo ha sido el funcionamiento durante la pandemia?

-Tuvimos un gran trabajo para proteger a nuestra gente, y luego de eso poner en funcionamiento el máximo despliegue de operación de las plantas y de la distribución. Hemos trabajado mucho en los planes de continuidad, que es operar plan A, plan B y plan C; es decir, distintos escenarios de operación mapeando riesgos y reforzando aquellos puntos en los cuales creíamos que podíamos tener algún tipo de disrupción (abastecimiento materia prima). Lo que puedo destacar, es que no hemos tenido impacto, y no solamente eso, sino que hoy Chile está exportando a otros países.

Entonces, no han tenido problemas de abastecimiento...

-Hemos podido continuar operando no solo al 100%, sino que más de lo que teníamos previsto. Ha sido un buen año, estamos creciendo en ventas. Ahora, hay unas cuestiones más de rentabilidad que tienen que ver con el tipo de cambio, y eso nos impacta; pero dentro del contexto estamos muy contentos. Como metodología de trabajo hemos promovido mucho la agilidad, venimos incluso unos meses antes de la pandemia desarrollando un modelo cultural que promueve que es muy difícil prever lo que va a suceder.

¿Lo dice luego de la experiencia por el estallido social?

-No preveíamos que íbamos a tener un problema (estallido social), que no solo sucedió en Chile sino que en otros países de la región. Como equipo hemos hecho una evaluación y una de las conclusiones es que cada tres meses el entorno cambia dramáticamente. Lo del 18 de octubre marcó un antes y después.

¿A qué se refiere con eso?

-Todas las condiciones que uno conoce y en las que se desarrolla, cambian. Por ejemplo, las condiciones de consumo, de abastecimiento, de precios, materia prima, dólar. Como equipo hemos definido y reflexionado que cada tres meses en todos los países que vemos, tenemos cambios significativos del entorno.

¿El estallido social los hizo prepararse mejor para esta crisis?

-En Chile en la situación del año pasado, nos hizo saber que tenemos que estar preparados con planes alternativos. Lo que verdaderamente nos ayudó, fue hacer ese click cultural. Saber que el mundo cambió y no pensar que lo que sucedió es un hecho aislado, sino un mensaje. El mundo está cambiando a una velocidad muy fuerte, hay situaciones de distinta índole están generando cambios muy abruptos.

¿Cómo ha funcionado la cadena logística?

-Hemos trabajado incrementando algunos inventarios de algunas materias primas críticas, teniendo también que habilitar algunos centros alternativos de logística y trabajando mucho en el día a día para ver cuáles son los impactos y tomando decisiones rápidas.

Esa dinámica empezó a funcionar y hoy Chile está logrando un nivel de seguridad, confiablidad en el manejo de la situación, que está permitiendo abastecer a otros países como Perú. Eso quiere decir que no solo dominamos la situación, sino que estamos pudiendo hacerlo mejor.

¿Cuáles son los productos que más se están vendiendo?

-Hay un cambio en el consumidor, pues este se queda más tiempo en la casa. Al quedarse, hay categorías que se consumen más y también se le suma la conciencia por la higiene, como por ejemplo el papel higiénico o paños reutilizables. Estos han crecido a doble dígito o un dígito alto. En otros productos, los mercados han sido un poco más golpeados (pañales, toallas higiénicas). En nuestro portafolio en general, la situación ha sido balanceada. Hemos podido capturar muy bien las oportunidades, pero también hay todo un desafío en abastecimiento. Hemos hecho un enorme trabajo en nuestra cadena de abastecimiento.

¿Han visto un efecto por el retiro del 10% de las pensiones?

-Las primeras conclusiones, es que hay un buen nivel de respuesta del consumo sobre todo en los supermercados, luego que se empezó a ejecutar esta decisión. Eso genera esperanza. El país es capaz de ejecutar determinadas herramientas que influyan positivamente en el consumo, va a hacer que la recuperación sea más rápida. Chile es uno de los que mejor está preparado para articular estas herramientas y generar impactos positivos.

¿Tienen planes de crecer?

-Todavía hay un montón de categorías que tienen un potencial de crecimiento, como algunas con relación a la higiene que hoy han empezado a tomar otro nivel de conciencia y el consumidor las empieza a demandar más. Todavía hay mucho espacio para seguir creciendo, muchísimo en algunas categorías que tienen ese potencial y esa es nuestra apuesta.

¿Algo en concreto?

-Planes concretos, hay algunos que se vienen, que todavía no podemos adelantar y estos van a ayudar a capturar estas oportunidades que tenemos. También vamos a seguir innovando en nuestras plataformas de productos.

Pero, ¿es más bien un crecimiento orgánico?

-Apostamos a ganar participación de mercado. Tenemos expectativas de eso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.