A medida que progresa el desconfinamiento, regresa la contaminación: ¿situación ambiental volverá a ser la misma que antes del Covid?

Imagen referencial.

Luego de un año con cifras más que alentadoras, el fin del confinamiento y la paulatina vuelta a la "normalidad" trajeron consigo nuevamente mala calidad del aire. Especialistas ponderan si la contaminación volverá a los niveles prepandemia.




En términos medioambientales, durante gran parte del desarrollo de la pandemia, se produjo el denominado “efecto cuarentena”. En 2020, en el invierno en Santiago, se registró la mejor calidad del aire durante los últimos 30 años. El confinamiento y la baja circulación de vehículos, entre otros, provocaron una baja en los niveles de los contaminantes. Uno de los pocos hechos positivos, en el contexto de pandemia.

Sin embargo, esta situación que parecía prometedora, durante 2021 comenzó a desaparecer. A medida que las comunas avanzan en el Plan Paso a Paso y se produce el desconfinamiento, con el retorno de la ciudadanía a su labores habituales, vuelve la contaminación a la ciudad.

Durante mayo, en Santiago ya se han decretado varias Alerta Ambiental, medida adoptada debido al alza registrada de los niveles de contaminación de Material Particulado Fino (MP2,5), en las nueve estaciones de la Red de Monitoreo del Ministerio del Medio Ambiente y de Preemergencia, considerando las malas condiciones de ventilación en la cuenca de la capital y sumado a la escasez de precipitaciones a la fecha.

Tras un año de buenas cifras medioambientales y de contaminación, ¿volveremos exactamente a la misma situación medioambiental previa a la llegada del virus?

Marcelo Fernández, jefe de la División de Calidad del Aire del Ministerio del Medio Ambiente, señala que al comparar los niveles promedio de MP2,5 en lo que va corrido del año (hasta el 25 de mayo), “no se observan diferencias entre 2021 y 2020, respecto de 2019. Ambos años aún muestran una baja del 12%”.

La gráfica muestra la contaminación de los últimos tres años. Crédito: Ministerio Medio Ambiente

Al comparar los niveles promedio de NOx, grupo de gases compuestos por óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2), “otro contaminante que se asocia fuertemente con el transporte, este año se observa una reducción del 25% respecto del mismo período de 2019. Dicha reducción es todavía mayor al comparar 2020 respecto de 2019, con un 33%”, añade Fernández.

La imagen muestra las diferencias de NOx entre 2019, 2020 y 2021. Crédito: Ministerio Medio Ambiente

Rodrigo Seguel, investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, cree que la ciudad volverá a la misma situación previa al virus. “Es muy probable que así sea, debido a que el enfoque tradicional de la gestión de la calidad del aire, con énfasis más bien sectorial, no ha cambiado y a la vez los desafíos son cada vez más exigentes”.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, concuerda. “Más movilidad de automóviles significa, obviamente más emisiones, y por lo tanto más contaminación. Las mediciones sugieren que las restricciones asociadas a las cuarentenas han influido probablemente en una caída de entre 20% y 25% en el Espesor Óptico de las partículas en suspensión en Santiago. Bajas en rangos similares se han detectado en la concentración de material particulado fino (PM2.5), medida en estaciones dependientes del Ministerio del Medio Ambiente en la Región Metropolitana”.

Contaminacion Santiago
Santiago. La capital ya registró más de una Alerta Ambiental.

Luis Carrasco, académico de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente de la Universidad Tecnológica Metropolitana, señala que dada la gran cantidad de automóviles y la tendencia a la normalidad, todo indica que los niveles de contaminación irán subiendo. “Estimo que en esta etapa de mayor depresión económica, es posible que la quema de leña y basura, para calefaccionar o establecer una fuente de calor, esté más presente que nunca”.

En cuanto a los episodios de MP2,5 constatados a la fecha, “en 2019 a esta misma fecha, se habían registrado dos Alertas Ambientales. El 2020 no se había registrado ningún episodio y este año se registra una Alerta (el jueves se agregó otra) y dos Preemergencias”, explica Fernández.

El jefe de la División de Calidad del Aire del Ministerio del Medio Ambiente, explica que este aumento relativo en los episodios se explica por las condiciones meteorológicas más adversas registradas este 2021, ya que a la fecha se han observado condiciones de ventilación desfavorables tanto en la zona central, como centro sur y sur del país. “Además, se mantiene una diferencia en el número de eventos de precipitación respecto del período 2020, observándose mañanas más frías, y por lo tanto, una mayor persistencia de las condiciones de estabilidad superficial y de los eventos de mala ventilación”.

Carrasco añade que las principales causas de la contaminación del aire están relacionadas con la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas). “La combustión de estas materias primas se produce en los procesos o en el funcionamiento de los sectores industriales y del transporte por carretera, principalmente”.

La contaminación en Santiago ha bajado 30% en 20 años

En la Región Metropolitana, los buenos resultados ambientales de las cuarentenas se explican, en parte, por la importante reducción en los niveles de tráfico vehicular. “Lo anterior nos muestra la importancia de reducir las emisiones vehiculares, por lo que para mantener los buenos resultados se debe seguir avanzando en varios ejes como son las normas de emisión vehiculares más exigentes, donde ya en septiembre de 2020 el Ministerio del Medio Ambiente publicó la norma euro 6 para vehículos livianos y medianos, y se está trabajando en la misma norma para vehículos pesados (camiones y buses)”, señala Fernández.

La escala de calidad del aire establecida por el Ministerio de Medio Ambiente comprende cinco categorías: Bueno (MP 2.5 0-50 µg/m3), Regular (MP 2.5 51-79 µg/m3 ), Alerta (MP 2.5 80-109 µg/m3 ), Preemergencia (MP 2.5 110-169 µg/m3 ) y Emergencia ( MP 2.5 más de 170 µg/m3).

Para lograr resultados de largo plazo en la totalidad de los contaminantes normados, “debemos profundizar en políticas públicas que incentiven el transporte con bajas emisiones y energías limpias, pero también hacernos cargo de la vulnerabilidad urbana mediante una gestión de calidad de aire sistémica”, explica Seguel.

El climatólogo de la Usach cree que la situación en Santiago en particular, dista de ser la que era un par de décadas atrás. “La contaminación en Santiago por material particular fino ha bajado alrededor de 30% en las ultimas dos décadas”.

Por otra parte, Fernández considera que se debe seguir avanzando hacia la electromovilidad, “promoviendo el reemplazo de buses diésel por buses eléctricos, e incorporando esta misma tecnología en el transporte privado y el transporte de carga en zonas urbanas, además de extender el uso de vehículos no motorizados como la bicicleta con el aumento de infraestructura afín y de las condiciones de seguridad”.

Unas personas caminan con unos paraguas para protegerse bajo la lluvia , durante la cuarentena en el Gran Santiago. Las precipitaciones juegan un rol fundamental en la contaminación. Fotografía: Cristóbal Escobar/Agencia UNO

No es una coincidencia que las caídas en la contaminación urbana de Santiago durante las cuarentenas sean similares a las caídas en la movilidad. “Aunque en el sur de Chile la concentración de material particulado es dominada por el uso de leña para calefacción, en Santiago la influencia de los autos y buses es también relevante. Por lo tanto, a medida que se avanza en la recuperar la movilidad, los niveles de contaminación urbana podrían subir presionados por el mayor uso de vehículos. Santiago concentra alrededor del 40% del parque automotor del país”, dice Cordero.

Fernández explica que también “se suma la reducción de la demanda por transporte, que posiblemente observaremos como efecto de la pandemia, donde hay una alta probabilidad de que se mantenga en algunos sectores el teletrabajo y una mayor digitalización, lo que permitirá realizar diversas actividades de la vida diaria sin la necesidad de desplazarse, lo que también tendrá un efecto positivo en la calidad del aire”.

FOTO: Patricio Fuentes

Si la tendencia nacional o mundial es volver a recuperar “el tiempo perdido”, bajo presiones de recuperar metas y estándares adecuados, todo indicaría que las cifras de contaminación serán aún peores. “En el caso Chile, el aumento del parque automotriz de última generación, y el uso de energías limpias puede ayudar, pero toda acción no se mide desde la particularidad de éstas, sino más bien desde un plan maestro que genera una matriz que alimenta un sistema, y pareciera que estamos lejos de eso”, establece Carrasco.

Cordero explica que la ventilación y las lluvias juegan un rol clave. “Sin embargo, la concentración de contaminantes en nuestras ciudades no solo depende de las emisiones, sino que también está fuertemente influenciada por la ventilación y las precipitaciones. Durante el invierno, en general empeoran las condiciones de ventilación en Santiago y las concentraciones típicas de material particular fino se duplican respecto a las del verano”.

“Si en el próximo invierno predominan malas condiciones de ventilación y bajas precipitaciones, desafortunadamente se repetirán los episodios de Alerta Ambiental. Un invierno seco también empeoraría la situación”, añade Cordero.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.