Apareamiento sigiloso: cómo miles de cangrejos migratorios atascan el tráfico en Isla de Navidad

Cangrejos rojos copan las calles y carreteras de Isla de Navidad en Australia. Foto: Reuters

En un ritual anual, las calles de esta isla australiana se pintan de rojo gracias a la migración anual de los cangrejos al océano.




Millones de cangrejos rojos se desplazaron el martes por la Isla de Navidad como parte de su viaje anual de migración hacia el océano, en la isla situada frente a las costas de Australia Occidental.

“La migración de este año ha sido absolutamente épica”, declaró el director de recursos naturales del Parque Nacional de la Isla de Navidad, Brendan Tiernan.

“Los caminos han sido un hervidero de cangrejos rojos. Ha provocado atascos en esta pequeña isla y la gente ha tenido que salir de sus automóviles y sacarlos del camino”.

Tiernan dijo que el fenómeno ecológico de los cangrejos que migran al mar para desovar no se da en ningún otro lugar del mundo a tal escala.

Cangrejos rojos en migración hacia el océano en la Isla de Navidad, Australia, en captura de pantalla tomada de video publicado en redes sociales. Foto: Reuters

“A veces la llamamos la isla del cangrejo rojo; la comunidad de la isla reconoce lo importantes que son los cangrejos rojos para nuestro ecosistema y para nuestra economía, para el turismo”.

Tras el apareamiento, los cangrejos machos regresan a la selva mientras las hembras se quedan en sus madrigueras durante unas dos semanas para poner huevos. Cada hembra puede producir hasta 100.000 huevos, que depositará en el océano.

“Algunas personas se asustaron bastante por el hecho de estar rodeados de millones de artrópodos arrastrándose, mientras que otras personas simplemente se sumergen: básicamente hacen un pequeño ‘ángel del cangrejo rojo’, se tumban en el suelo y se dejan cubrir por los cangrejos”, dijo Tiernan.

Cangrejos rojos en migración hacia el océano en la Isla de Navidad, Australia. Foto: Reuters

El cangrejo rojo de la Isla de Navidad es único en la isla y está protegido por la legislación australiana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.