“Arrepentimiento en los ojos”, “psicosis” y “decepción”: ¿cómo es morir de coronavirus? Médicos revelan qué piensan los pacientes antes de fallecer

Imagen referencial. Foto: Reuters

Muchos contagiados hacen solicitudes ante la inminencia de un desenlace fatal, que no siempre pueden cumplir.




La noche antes antes de morir de coronavirus y presumiendo el fatal descenlace, un hombre de 45 años le confesó a su médico que no había hablado con su hermano en 10 años, después de una disputa por la propiedad de una casa. “La noche antes de morir, confesó que había hecho mal al apropiarse indebidamente de la propiedad y quería entregar una parte a su hermano. Me pidió que lo encontrara, pero no pudimos localizarlo, a pesar de todos los esfuerzos“.

La confesión pertenece a M Raja Rao, superintendente del Hospital Gandhi, en la ciudad India de Hyderabad y fue publicada en un artículo del diario Times of India, que recoge el testimonio de varios médicos sobre las confesiones de algunos pacientes antes de fallecer.

Desde que se desató la pandemia en este país, el 2 de marzo de 2020, el recinto fue el epicentro de la atención médica de la región de Telangana, y en sus habitaciones se han consignado más de 2.000 muertes.

¿Cuál es el último deseo de un moribundo? Antes de morir, muchos de los pacientes confesaron a los médicos sus temores y decepciones y además expresaron sus deseos finales que los médicos intentaron satisfacer, generalmente sin éxito.

En realidad, el deseo de corregir un error que habían cometido con sus seres queridos normalmente ocupaba sus mentes en el lecho de muerte.

Una pareja más joven, que se separó poco antes de enfermar y morir, yacía en dos pabellones de aislamiento completamente diferentes en varias ciudades, uno agonizando y queriendo descubrir lo contrario. “El paciente había sentido que era su error y había ignorado todos los intentos de reconciliación. Lloró y nos pidió que encontráramos a su pareja y le hiciéramos saber sus sentimientos. Murió antes de que pudiera decirnos cómo“, dijo otro médico que escuchó la confesión.

Imagen referencial. Foto: AP

Además, un par de personas más le habían pedido al médico que los ayudara a salir del hospital para ir a sus hogares por última vez. La mayoría de las confesiones incluían temas de propiedad, transacciones de dinero, el reparto de tareas, los choques de ego y “malas acciones” que no se especificaron.

También consignaron deseos finales, que incluían sus comidas favoritas e incluso un sorbo de su bebida favorita. “Un paciente VIP pidió platos exóticos que ansiaba después de haber comido comida sencilla del hospital”, mencionó Ajay Kumar Joopaka, profesor asistente de psiquiatría que atiende en este hospital.

Agregó que para algunos que necesitaban regresar a sus hogares, los médicos hicieron videollamadas. Pero durante los instantes finales de vida, algunos no pudieron reconocer sus casas y familiares ya que habían desarrollado psicosis.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.