Astrónomo de la U. de Chile participa en el hallazgo de la Supertierra más cercana al Sistema Solar

Así luciría la superficie del planeta durante un atardecer.

Bautizado Barnard b tiene tres veces la masa de la Tierra, y en su descubrimiento, que será publicado en la próxima edición de la revista Nature, participó James Jenkins, académico del Departamento de Astronomía FCFM de la Universidad de Chile.


James Jenkins, académico del Departamento de Astronomía FCFM de la Universidad de Chile, ha participado en varios descubrimientos claves de la astronomía en los últimos años. En 2016 fue parte del equipo que encontró Proxima b, el exoplaneta en zona habitable más cercano a la Tierra. “Próxima b está a 4,2 años luz de nuestro hogar, encontrarlo fue un hito dentro de la disciplina. Fue un honor formar parte del grupo internacional que lo halló”, recuerda hoy el astrónomo.

Esta vez, Jenkins participó de un nuevo hallazgo clave en la astronomía: fue parte del equipo que descubrió la mayor Supertierra cercana al Sistema Solar. Su nombre es Barnard b y tiene al menos tres veces la masa de nuestro planeta. El descubrimiento será publicado en la próxima edición de la Revista Nature.

“Por Supertierra entendemos a todo planeta terrestre extrasolar cuya masa varíe entre una y 10 veces la masa de nuestro planeta.  Próxima b tiene 1,2 veces la masa de la Tierra, por lo que aunque no muchos lo mencionen sí se le puede considerar una Supertierra. Con el hallazgo de Barnard b las cosas se vuelven mucho más nítidas, ya que tiene al menos tres veces la masa de nuestro hogar ”, explica el también investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines CATA.

De acuerdo a Ignasi Ribas, investigador principal del descubrimiento y miembro del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña, hay una probabilidad de  99% de que el planeta está ahí.

Barnard b está a tan sólo 6 años luz de distancia del Sistema Solar en la constelación de Ofiuco. “No debemos olvidar lo inmensa que es la Vía Láctea, y este hallazgo lo estamos haciendo en el ‘patio trasero’ de la nuestra vecindad solar. Infelizmente la tecnología de viajes espaciales aún no nos acompaña y nos tomaría varios miles de años en llegar allá con los motores espaciales contemporáneos”, afirma Jenkins.

Recreación artística de cómo luciría Bernard b.


Los datos duros

Descubrir Barnard b tomó 18 años de observaciones y para encontrarlo se utilizaron diversos instrumentos y técnicas astrofísicas. Dos de sus protagonistas fueron el telescopio cazador de planetas CARMENES, un espectrógrafo situado en Calar Alto (España) y el también espectrógrafo HARPS, ubicado en telescopio La Silla, del Observatorio Europea Austral ubicado en la región de Coquimbo, entre otros. 

El planeta en cuestión demora 233 días en dar la vuelta a la estrella Barnard, la cuarta en distancia más cercana a la Tierra (la primera es Próxima Centauro y la segunda y tercera son Alfa Centauro A y B, respectivamente), y es el primero exoplaneta en ser hallado con la técnica de velocidad radial alrededor la estrella de Barnard.

La estrella de Barnard es la estrella solitaria más cercana al Sol y es la segunda después del Sistema Estelar triple de Alfa Centauro.

“Mi rol en esta investigación fue ayudar en el proceso de confirmación del Barnard b a través de un código de análisis informático que bautizamos EMPEROR, el que diseñamos en conjunto con Pablo Peña, uno de mis estudiante de pregrado”, explica Jenkins

El siguiente paso “es confirmar al 100% que Barnard b está ahí donde lo encontramos midiendo sus características y así buscar cuántos exoplanetas lo están acompañando.  En el futuro cercano, vamos a tratar a observarlo directamente, usando la próxima generación de instrumentos.”, concluye Jenkins.



Seguir leyendo