Científicos crítican a Trump por aconsejar una inyección de desinfectante para curar el coronavirus

El mandatario también barajó la idea de usar "rayos ultravioletas" o "una luz muy potente" que se podría proyectar en el "interior del cuerpo" para combatir el virus. Pero, ¿qué ocurriría si le hacemos caso?




La sugerencia de Donald Trump de combatir el coronavirus con una “inyección” de “desinfectante” consternó a científicos y especialistas, que lo acusaron de “irresponsabilidad” por lo “peligroso” de sus declaraciones.

“Veo que el desinfectante lo noquea en un minuto. En un minuto. ¿No habría alguna forma de hacer algo así con una inyección en el interior o casi una limpieza?”, se preguntó el jueves el mandatario estadounidense en sus declaraciones diarias sobre la pandemia en la Casa Blanca.

"Como pueden ver", el coronavirus "penetra en los pulmones y tiene un efecto enorme, sería interesante pues verificarlo. Habrá que contactar con los médicos para esto, pero me parece interesante".

Esta sugerencia suscitó una lluvia de críticas por parte de especialistas.

"Esta idea de inyectar en el cuerpo o ingerir cualquier tipo de producto limpiador es irresponsable y peligrosa", declaró a la cadena NBC el director Vin Gupta, experto en salud pública y especialista en el pulmón y en cuidados intensivos.

"Es un método utilizado habitualmente por la gente que se quiere matar", añadió.

"De la misma manera, también inmolarse con fuego podría ser una alternativa útil", ironizó el centro de investigación francés Marseille Immunopôle, subrayando que el método sugerido por el presidente estadounidense "¡mataría al virus y a los pacientes!".

"Dejen de retransmitir estas ruedas de prensa sobre el coronavirus. Ponen vidas en peligro. Por favor, no beban ni se inyecten desinfectante", tuiteó por su parte Walter Shaub, exdirector de la oficina federal encargada de cuestiones éticas (OGE) durante la administración demócrata de Barack Obama.

Pero no se trataba de único consejo del mandatario. Además del desinfectante, Trump barajó la idea de usar “rayos ultravioletas” o “una luz muy potente” que se podría proyectar en el “interior del cuerpo” para combatir el coronavirus.

Peligro

Las afirmaciones de Trump se generaron luego que sus asesores mostraran una diapositiva que revelaba la forma en que desinfectantes comunes como el cloro y el alcohol isopropílico, pueden funcionar para matar el virus. Estos productos sólo pueden ser empleados para matar el coronavirus en superficies como mesas de cocina o el escritorio, pero fuera del cuerpo humano. Nunca deben ser ingeridos o inyectados, ya que pueden eliminar nuestras células.

Según la Organización Mundial de la Salud, el propósito de un medicamento es atacar de forma específica a los virus y bacterias sin dañar el cuerpo humano. La diferencia es que los desinfectantes y las luces UV no son drogas, y no pueden diferenciar entre los virus y células humanas.

De hecho, ingerir estos productos puede provocar graves daños intenos, o lo mismo en nuestros pulmones si nos exponemos a sus gases. Así lo muestra un caso publicado en Toxicology Observation en 2013, donde una persona requirió trasplante renal luego que sus células fuesen destrozadas por un blanqueador doméstico.

En el caso de las luces UV, la OMS establece que no deben ser utilizadas para desinfectar las manos, y que su exposición prolongada, tal como ocurre con el sol, puede ser causante de cáncer de piel.

Recordemos que tal como lo señala el Ministerio de Salud, las medidas que por ahora podemos tomar para evitar contagiarnos es un buen lavado de manos, distanciamiento social, mantener superficies limpias y evitar tocarse la boca, los ojos y la nariz.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.