¿Cómo afecta a Chile el retiro de Japón de la Comisión Ballenera? Estudio muestra nulo crecimiento de población de ballenas azules

Autor: Carlos Montes

La especie más grande del planeta, con presencia en varias zonas de la costa del país, aún ve muy reducida su población en el país.


En Chile existen actualmente 43 especies de cetáceos, lo que representa cerca de un 40% de la población mundial de esta especie. Del total, nueve representan a los misticetos, como las ballena azul o la jorobada y el resto a los odontocetos, como las orcas. Todas estas especies fueron declaradas monumentos naturales en 2008 por el Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción. A nivel mundial, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estima su población entre 5.000 y 15.000 individuos.

Los misticetos (mysticeti) o ballenas, tienen cuatro familias reconocidas mundialmente, de las cuales tres habitan las aguas de Chile. Se trata de la Balaenidae que registra una sola especie, la ballena franca austral (eubalaena australis), también está la familia de las balaenopteridae, que anota el género de las balaenopteras, que incluye la rorcual albiblanco o ballena Minkeal rorcual australrorcual sei o boreal, la ballena de Bryde (o rorcual de Bryde), ballena de aleta (rorcual común) y la ballena azul (rorcual azul), además del género de las Megaptera que incluye la ballena jorobada . Finalmente, la tercera familia de ballena en Chile son las Neobalaenidae, que registra la ballena franca pigmea.

Según el Centro de Conservación Cetácea (CCC), los misticetos, más popularmente conocidos como ballenas, son los seres vivos más grandes que habitan el planeta, como por ejemplo la ballena azul. Poseen cientos de láminas flexibles conocidas como barbas, las cuales surgen del maxilar, que se extiende por sobre el ojo. Están compuestas de keratina y son utilizadas para filtrar alimento pequeño, especialmente krill y especies chicas de peces de profundidad baja (100 a 500 metros).

Bárbara Galletti, presidenta de Centro de Conservación Cetácea, establece que el trabajo de conservación apunta a generar políticas y crear conciencia en diferentes niveles. “Trabajamos la conservación, la investigación y la educación en relación a ballenas y ecosistemas. El área de conservación se refiere a generar políticas a nivel nacional e internacional, y en educación crear conciencia en la ciudadanía, niños y escuelas. En la investigación, proyectos desde estudio específicos de ballenas, su comportamiento, número de animales o monitoreo acústico, entre otros.

Galetti sostiene que el centro posee dos proyectos emblemáticos. Uno de ellos,  Alfaguara, busca la conservación de la ballena azul, “pero desde 2004 monitoreamos a las especie y estimamos que la población es reducida y no hay aumento. Esto es preocupante, ya que a nivel mundial se ve un aumento después de que se limitó la caza comercial”.

También el proyecto ballena franca austral, que apunta a la conservación de esa ballena. Actualmente existe conciencia con respecto al cuidado del mundo animal. En Chile hace por lo menos 14 años que no hay aumento de la especie. Durante 2017, el documental “Patagonia Azul”, responsabilidad de Fundación Meri, mostró en 33 minutos el desarrollo y la historia de la ballena azul en el país. En un comienzo comercializada sin criterio alguno (entre 1787 y 1983), hoy es motivo de múltiples movimientos para evitar su extinción. Se estima que, en sólo un año, se extraían tres millones de barriles de aceite de 29.400 animales.

La decisión de Japón

El miércoles, Japón anunció que retomará la caza comercial de ballenas en el mundo. Calderón señala que esto no tiene consecuencias para el país. Camila Calderón, medico veterinario de COPAS Sur-Austral , señala que “a Chile directamente no le afecta en nada. Según la ley 20.293, se declara los espacios marítimos de soberanía y jurisdicción nacional como zona libre de caza de cetáceos, y el anuncio de Japón de capturar ballenas con fines comerciales será en sus aguas territoriales y zona económica exclusiva”, señala Calderón.

La médica veterinario agrega que tampoco se ve afectada la zona Antártica, “porque también Japón anunció el cese de las capturas científicas en la Antártica, lo que es una buena noticia para las ballenas del stock del hemisferio sur”.

 

En relación a la familia de las balaenidae, que en el país registra la ballena franca austral, el Centro de Conservación Cetácea señala en su sitio web que se trata de una especie de gran tamaño, llegando a medir 17 metros en el caso de las hembras con un peso que bordea las 45 toneladas, con algunos casos que incluso llegan a 60. No tienen aleta dorsal y sus aletas pectorales tienen forma cuadrada. La cabeza ocupa casi 1/3 del largo corporal y su boca arqueada tiene barbas de hasta 3 metros. Sus crías nacen después de 12 meses de gestación, con un peso de 4 a 5 toneladas y una extensión de cinco metros.  Durante el verano austral frecuentan aguas frías cercanas a la Antártica. Según estudios del mencionado Centro de Conservación Cetáceo, el número de esta especie no va en aumento, con una población estimada de 50 individuos. La IUCN la califica como especie en peligro crítico.

Ballena franca austral. Ilustración: Tymen Engelaar (Centro de Conservación Cetácea)

La familia de las neobalaneidae anota exclusivamente la ballena franca pigmea. El propio CCC, agrega que tiene un tronco delgado y esbelto, con una pequeña aleta dorsal encorvada. Su coloración es grisácea en el dorso y tiene una franja oscura desde la aleta pectoral hacia el ojo. Las hembras alcanzan los 6.4 metros de longitud y un peso de 4.5 toneladas. Presenta una distribución circumpolar en aguas templadas del hemisferio meridional. El único hallazgo de esta ballena en Chile fue reportado por CCC con información de la RAMMC y la colaboración de comunidades costeras del noroeste de la Isla Grande de Chiloé. Existe poca información de la especie, que es casi imposible determinar su abundancia. La IUCN la califica como especie con datos insuficientes.

 

Ballena franca pigmea.  Ilustración: Tymen Engelaar (Centro de Conservación Cetácea)

 



Seguir leyendo