Dos productos de la marihuana inundan el mercado: médicos explican sus potenciales beneficios medicinales y sus riesgos

Derivado de cannabis en forma de aceite.

La rápida proliferación de productos con delta-8 THC y delta-10 THC, dos derivados de la cannabis, hacen que el público se pregunte de qué se tratan estos compuestos y cuáles pueden ser sus verdaderos beneficios y riesgos potenciales.


En estos días, se ven carteles de delta-8 THC, delta-10 THC y CBD, o cannabidiol, en todas partes en EE.UU.: en estaciones de servicio, tiendas de conveniencia, tiendas de vapeo y en línea. Muchas personas se preguntan con razón cuáles de estos compuestos son legales, si es seguro consumirlos y cuáles de sus supuestos beneficios medicinales resisten el escrutinio científico.

La rápida proliferación de productos de cannabis deja en claro la necesidad de que el público comprenda mejor de qué se derivan estos compuestos y cuáles pueden ser sus verdaderos beneficios y riesgos potenciales.

Somos inmunólogos que llevamos más de dos décadas estudiando los efectos de los cannabinoides de la marihuana sobre la inflamación y el cáncer.

Vemos una gran promesa en estos productos en aplicaciones médicas. Pero también nos preocupa el hecho de que todavía hay muchas incógnitas sobre su seguridad y sus propiedades psicoactivas.

Analizando estos dos productos derivados de la marihuana

Cannabis sativa, el tipo de planta de cannabis más común, tiene más de 100 compuestos llamados cannabinoides.

Una vendedora sostiene marihuana en su mano en una tienda de California, EE.UU. Foto: AP

Los cannabinoides extraídos de la planta de cannabis mejor estudiados incluyen delta-9-tetrahidrocannabinol, o delta-9 THC, que es psicoactivo. Un compuesto psicoactivo es aquel que afecta el funcionamiento del cerebro, alterando así el estado de ánimo, la conciencia, los pensamientos, los sentimientos o el comportamiento. Delta-9 THC es el principal cannabinoide responsable del subidón asociado con la marihuana. El CBD, por el contrario, no es psicoactivo.

La marihuana y el cáñamo son dos variedades diferentes de la planta de cannabis. En EE.UU., las reglamentaciones federales estipulan que las plantas de cannabis que contienen más del 0,3 % de delta-9 THC deben clasificarse como marihuana, mientras que las plantas que contienen menos deben clasificarse como cáñamo. La marihuana que se cultiva hoy en día tiene niveles altos, del 10 % al 30 %, de delta-9 THC, mientras que las plantas de cáñamo contienen del 5 % al 15 % de CBD.

En 2018, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, su sigla en inglés) aprobó el uso de CBD extraído de la planta de cannabis para tratar la epilepsia. Además de ser una fuente de CBD, las plantas de cáñamo se pueden usar comercialmente para desarrollar una variedad de otros productos, como textiles, papel, medicamentos, alimentos, alimentos para animales, biocombustibles, plástico biodegradable y material de construcción.

Reconociendo las amplias aplicaciones potenciales del cáñamo, cuando el Congreso de EE.UU. aprobó la Ley de Mejora de la Agricultura, llamada Ley Agrícola, en 2018, eliminó el cáñamo de la categoría de sustancias controladas. Esto hizo que fuera legal cultivar cáñamo.

Cuando el CBD derivado del cáñamo saturó el mercado después de la aprobación de la Ley Agrícola, los fabricantes de CBD comenzaron a aprovechar su destreza técnica para obtener otras formas de cannabinoides del CBD. Esto condujo a la aparición de delta-8 y delta-10 THC.

La diferencia química entre delta-8, delta-9 y delta-10 THC es la posición de un doble enlace en la cadena de átomos de carbono que comparten estructuralmente. Delta-8 tiene este doble enlace en el octavo átomo de carbono de la cadena, delta-9 en el noveno átomo de carbono y delta-10 en el décimo átomo de carbono. Estas pequeñas diferencias hacen que ejerzan diferentes niveles de efectos psicoactivos.

Las propiedades del delta-9 THC derivado de la marihuana

Delta-9 THC fue una de las primeras formas de cannabinoides que se aisló de la planta de cannabis en 1964. La propiedad altamente psicoactiva de delta-9 THC se basa en su capacidad para activar ciertos receptores de cannabinoides , llamados CB1, en el cerebro. El receptor, CB1, es como una cerradura que solo puede abrirse con una llave específica, en este caso, delta-9 THC, lo que permite que este último afecte ciertas funciones celulares.

Delta-9 THC imita los cannabinoides, llamados endocannabinoides, que nuestro cuerpo produce naturalmente. Debido a que el delta-9 THC emula las acciones de los endocannabinoides, también afecta las mismas funciones cerebrales que regulan, como el apetito, el aprendizaje, la memoria, la ansiedad, la depresión, el dolor, el sueño, el estado de ánimo, la temperatura corporal y las respuestas inmunitarias.

Planta de marihuana

La FDA aprobó el delta-9 THC en 1985 para tratar las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia en pacientes con cáncer y, en 1992, para estimular el apetito en pacientes con VIH/SIDA.

La Academia Nacional de Ciencias ha informado que el cannabis es eficaz para aliviar el dolor crónico en adultos y para mejorar la rigidez muscular en pacientes con esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune. Ese informe también sugirió que el cannabis podría mejorar los resultados del sueño y la fibromialgia, una condición médica en la que los pacientes se quejan de fatiga y dolor en todo el cuerpo. De hecho, se ha utilizado una combinación de delta-9 THC y CBD para tratar la rigidez muscular y los espasmos en la esclerosis múltiple. Este medicamento, llamado Sativex, está aprobado en muchos países, entre ellos Chile, pero aún no en EE.UU.

Delta-9 THC también puede activar otro tipo de receptor cannabinoide, llamado CB2, que se expresa principalmente en las células inmunitarias. Los estudios de nuestro laboratorio han demostrado que el delta-9 THC puede suprimir la inflamación a través de la activación de CB2. Esto lo hace altamente efectivo en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple y la colitis, así como en la inflamación de los pulmones causada por toxinas bacterianas.

Sin embargo, el delta-9 THC no ha sido aprobado por la FDA para dolencias como dolor, sueño, trastornos del sueño, fibromialgia y enfermedades autoinmunes. Esto ha llevado a las personas a automedicarse contra este tipo de dolencias para las que actualmente no existen tratamientos farmacológicos efectivos.

Delta-8 THC, un primo químico de delta-9

Delta-8 THC se encuentra en cantidades muy pequeñas en la planta de cannabis. El THC delta-8 que se comercializa ampliamente en los EE. UU. es un derivado del CBD de cáñamo.

Delta-8 THC se une a los receptores CB1 con menos fuerza que delta-9 THC , lo que lo hace menos psicoactivo que delta-9 THC . Las personas que buscan el delta-8 THC por sus beneficios medicinales parecen preferirlo al delta-9 THC porque el delta-8 THC no hace que se droguen mucho.

Sin embargo, el delta-8 THC se une a los receptores CB2 con una fuerza similar a la delta-9 THC. Y debido a que la activación de CB2 juega un papel fundamental en la supresión de la inflamación, el THC delta-8 podría ser preferible al THC delta-9 para tratar la inflamación, ya que es menos psicoactivo.

No hay estudios clínicos publicados hasta el momento sobre si el delta-8 THC puede usarse para tratar trastornos clínicos como las náuseas inducidas por la quimioterapia o la estimulación del apetito en el VIH/SIDA que responden al delta-9 THC. Sin embargo, los estudios en animales de nuestro laboratorio han demostrado que el delta-8 THC también es eficaz en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

La venta de delta-8 THC, especialmente en estados donde la marihuana es ilegal, se ha vuelto muy controvertida . Las agencias federales consideran todos los compuestos aislados de la marihuana o formas sintéticas, similares al THC, sustancias controladas de la Lista I , lo que significa que actualmente no tienen un uso médico aceptado y tienen un potencial considerable de abuso.

Sin embargo, los fabricantes de cáñamo argumentan que el delta-8 THC debería ser legal porque se deriva del CBD aislado de plantas de cáñamo cultivadas legalmente.

La aparición del delta-10 THC

Delta-10 THC, otro primo químico de delta-9 y delta-8, ha entrado recientemente en el mercado.

Los científicos aún no saben mucho sobre este nuevo cannabinoide. Delta-10 THC también se deriva del cáñamo CBD. Las personas han informado anecdóticamente que se sienten eufóricas y más concentradas después de consumir delta-10 THC. Además, como anécdota, las personas que consumen delta-10 THC dicen que causa menos euforia que delta-8 THC .

Y prácticamente no se sabe nada sobre las propiedades medicinales del delta-10 THC. Sin embargo, se comercializa de manera similar a los otros cannabinoides mejor estudiados, con reclamos de una variedad de beneficios para la salud.

Foto: Reuters

El futuro de los derivados de la marihuana

La investigación y los ensayos clínicos que usan marihuana o delta-9 THC para tratar muchas afecciones médicas se han visto obstaculizados por su clasificación como sustancias de la Lista 1. Además, las propiedades psicoactivas de la marihuana y delta-9 THC crean efectos secundarios en las funciones cerebrales; el subidón asociado con ellos hace que algunas personas se sientan enfermas, o simplemente odian la sensación. Esto limita su utilidad en el tratamiento de trastornos clínicos.

Por el contrario, creemos que delta-8 THC y delta-10 THC, así como otros cannabinoides potenciales que podrían aislarse de la planta de cannabis o sintetizarse en el futuro, son muy prometedores. Con su fuerte actividad contra los receptores CB2 y sus propiedades psicoactivas más bajas, creemos que ofrecen nuevas oportunidades terapéuticas para tratar una variedad de condiciones médicas.

*Prakash Nagarkatti
Profesor de Patología, Microbiología e Inmunología, Universidad de Carolina del Sur
**
Mitzi Nagarkatti
Profesor de Patología, Microbiología e Inmunología, Universidad de Carolina del Sur

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A simple vista, deberíamos distinguir la Vía Láctea en la noche. Pero hoy, un tercio de la población no puede hacerlo, debido a la contaminación lumínica. Al ritmo actual, los astrónomos estiman que las principales constelaciones serán indescifrables en el futuro.