Eclipse: Así se vivió el evento desde un avión

El eclipse visto desde el avión.

Para visualizar el fenómeno desde una aeronave se requirieron cálculos quirúrgicos del piloto para encontrar el momento justo en que el eclipse se encontrara en su máximo punto sobre las nubes de La Araucanía, inclinando el avión en 30º para ver, por sólo 20 segundos, el asombroso espectáculo.




Aunque el clima no acompañó la visualización del eclipse desde tierra, a 26 mil pies de altura la situación fue un poco más favorable. Sólo un poco.

Para visualizar el fenómeno desde un avión se requirieron cálculos quirúrgicos del piloto para encontrar el momento justo en que el eclipse se encontrara en su máximo punto sobre las nubes de La Araucanía, inclinando el avión en 30º para ver, por sólo 20 segundos, el asombroso espectáculo.

El piloto de esta aeronave fue el osornino Klaus von Storch, ingeniero espacial y el primer candidato chileno a astronauta. El piloto dice que entre las dificultades se encontraban los vientos, el tráfico, meteorología y la posición del Sol.

“Por la hora fue difícil, así que optamos por un minuto de umbra y un viraje abrupto e inclinado para ver el fenómeno”, explica.

La difícil maniobra hizo que no todas las fotografías fueran lo pulcras que se esperaban. “Por ser invierno, las condiciones son distintas”, dice Tomás Westenenk, fotógrafo y uno de los 50 pasajeros del viaje organizado por Samsung Chile al que fue invitado La Tercera, quien además pudo presenciar el fenómeno desde la cabina.

Con ocho eclipses en su registro, el guatemalteco Iván Castro, denominado el “Cazador de Eclipses”, también fue uno de los pasajeros, y reconoce que este es uno de los eventos más complejos que le ha tocado presenciar, no sólo por las condiciones técnicas, sino por la pandemia. Pero aún así, dice que valió la pena. “En un avión la sensación es distinta”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.