En histórica decisión la ONU dictamina que leyes que penalizan el sexo entre mujeres violan los derechos humanos

Imagen referencial.

La medida obliga a los más de 70 países que criminalizan las relaciones sexuales lésbicas a derogar inmediatamente estas normas.




El miércoles, un comité de las Naciones Unidas se convirtió en el primer organismo de derecho internacional en reconocer que criminalizar la actividad sexual femenina entre personas del mismo sexo es una violación fundamental de los derechos humanos.

La histórica decisión significa que todos los países que criminalizan a las mujeres que tienen sexo con otras mujeres deben derogar inmediatamente estas leyes.

¿Qué países criminalizan la homosexualidad?

Setenta y un países aún criminalizan la conducta homosexual. Hay diez de ellos en Asia y siete en el Pacífico.

Mucha gente asume que estas leyes solo se aplican a hombres que tienen sexo con hombres, pero ese no es el caso. La conducta sexual entre mujeres está prohibida en los códigos penales de 34 de estos 71 países.

Países con la ley de la sharia como Afganistán, Nigeria y Arabia Saudita también criminalizan esencialmente el sexo lésbico. Entonces, hay 43 países donde es un delito que las mujeres participen en actividades sexuales entre personas del mismo sexo, casi una cuarta parte de todos los países del mundo.

La mayoría de los países que criminalizan la actividad sexual entre personas del mismo sexo son miembros de la Commonwealth, cuyas leyes contra la homosexualidad fueron introducidas por el Imperio Británico.

Sin embargo, Gran Bretaña solo criminalizó la actividad homosexual masculina, y la expansión de estas leyes para incluir explícitamente la actividad sexual femenina es un fenómeno relativamente reciente. Los países que lo han hecho incluyen: Trinidad y Tobago (1986), Islas Salomón (1990), Sri Lanka (1995), Malasia (1998) y Nigeria (2014).

Unas mujeres en un supermercado de Abuja, Nigeria. Este país fue uno de los últimos en criminalizar las relaciones sexuales lésbicas. Foto: Reuters

En los últimos 35 años, diez jurisdicciones que anteriormente solo penalizaban la intimidad sexual entre hombres del mismo sexo cambiaron sus leyes para incluir, por primera vez, nuevas sanciones penales para lesbianas y mujeres bisexuales.

Las leyes que penalizan las relaciones sexuales entre mujeres del mismo sexo no son solo leyes arcanas que nunca se aplican. En Malasia, hace poco más de tres años, dos mujeres fueron azotadas seis veces por intentar tener relaciones sexuales.

Y a fines del año pasado, una activista lesbiana en Irán fue arrestada cuando intentaba huir a Turquía para buscar asilo. Antes de esto, la policía del Kurdistán iraquí la detuvo durante 21 días después de una entrevista que hizo con BBC Persian sobre la situación de la comunidad LGBTQ+ en el Kurdistán iraquí.

El caso

El caso Flamer-Caldera v Sri Lanka fue presentado por una activista lesbiana ante el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

Argumentó que las leyes penales de Sri Lanka violaron su derecho a vivir su vida libre de discriminación basada en su orientación sexual. El comité de la CEDAW estuvo de acuerdo.

Encontró que el efecto del código penal de Sri Lanka era que las mujeres lesbianas y bisexuales vivían con el riesgo constante de arresto y detención. Y las leyes facilitan una cultura en la que pueden florecer la discriminación, el acoso y la violencia contra las lesbianas y las mujeres bisexuales.

La ley es una herramienta que los gobiernos utilizan para comunicar a la sociedad lo que es un comportamiento aceptable e inaceptable. Cuando el gobierno de Sri Lanka declaró que cualquier intimidad sexual consentida entre mujeres es un delito, indicó a los habitantes de Sri Lanka que el vilipendio, el acoso y el acoso de lesbianas y mujeres bisexuales son aceptables, porque son criminales.

Las leyes no solo criminalizan la conducta sexual entre personas del mismo sexo. También perpetúan la homofobia, estigmatizan a la comunidad LGBTQ+ y sancionan la violencia de género contra lesbianas y mujeres bisexuales.

Esta decisión envía un mensaje claro a todos los gobiernos que piensan que está bien perseguir, acosar y discriminar a las mujeres lesbianas y bisexuales: están equivocados.

¿Ahora que?

Sri Lanka tiene ahora seis meses para proporcionar una respuesta por escrito al Comité de la CEDAW que establezca las medidas que ha tomado o tomará para hacer efectiva la decisión del comité.

No bastará con derogar la disposición específica en la ley penal. Se requiere una respuesta mucho más holística y matizada. En particular, el gobierno deberá:

  • Desarrollar campañas para contrarrestar los prejuicios y estereotipos dirigidos a la comunidad LGBTQ+
  • Promulgar leyes contra la discriminación que prohíban la discriminación por motivos de orientación sexual, identidad de género y condición intersexual
  • Incorporar la educación en derechos humanos en las escuelas, promoviendo la igualdad y el respeto para todos, independientemente de su orientación sexual o identidad de género
  • Brindar capacitación a policías, jueces y otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para aumentar su comprensión y respeto por los derechos humanos de las personas LGBTQ+. Esto también permitirá a las mujeres denunciar delitos homófobos a la policía sin temor a represalias y con el conocimiento de que los perpetradores serán procesados.
  • Garantizar que existan recursos civiles y penales adecuados para los miembros de la comunidad LGBTQ+ que son objeto de discriminación y violencia de género.

La decisión en Flamer-Caldera c. Sri Lanka representa un momento decisivo en el derecho internacional de los derechos humanos y repercutirá en todo el mundo.

Ahora es indiscutible que penalizar la conducta sexual consensuada entre adultos del mismo sexo viola el derecho de la mujer a la privacidad, la dignidad y la no discriminación.

Todos los gobiernos tienen el deber de proteger a todas las mujeres, incluidas las mujeres lesbianas y bisexuales, contra la discriminación, la violencia de género y otros daños.

Cualquier país que criminalice la conducta sexual de lesbianas y mujeres bisexuales, independientemente de que haga cumplir las leyes, es culpable de violar el derecho internacional.

*Paula Gerber, profesora de Derecho de los Derechos Humanos, Universidad de Monash

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.