Estudio brasileño sobre vacuna Sinovac afirma que efectividad para prevenir contagios sintomáticos sube al 62,3% al aplicarse dos dosis con más de 21 días de diferencia

Foto: REUTERS/Jorge Silva

El instituto Butantan reveló el detalle al informar de los hallazgos de su prueba clínica. Para el procedimiento de dosis con intervalos de 14 días, la efectividad alcanzaría el 50,7% en evitar casos sintomáticos y 83,7% en impedir casos moderados, sin registrarse casos graves o muertes en la muestra.




La de este domingo ha sido una jornada noticiosa para la vacuna de Sinovac. En la mañana se vio en medio de la atención general tras las declaraciones del jefe de la agencia de control de enfermedades de China planteando que las vacunas de ese país “no tienen tasas de protección muy altas” en cuanto a evitar contagios, lo que luego fue corregido por el mismo funcionario, aunque reconoció que se están estudiando estategias de refuerzo.

Pero durante la tarde llegó una buena noticia. Y fue desde Brasil, uno de los países en que se han desarrollado estudios clínicos de la vacuna. Esto porque el instituto Butantan, que produce la vacuna en conjunto con China, reveló que nuevos análisis apuntan a que el esquema de inoculación podría ser hasta diez puntos más efectivo que lo que se había señalado inicialmente, con un cambio metodológico que ha sido aplicado en Chile desde el inicio del proceso de vacunación.

Esto porque, si bien el estudio confirmó que la efectividad de Coronavac -la vacuna de Sinovac- para prevenir contagios sintomáticos alcanzaría al 50,7%, esto lo haría mediante el esquema de aplicación que se sugería al comienzo: dos dosis separadas por 14 días de distancia.

Sin embargo, el instituto Butantan aseguró que cuando la distancia entre dosis era mayor a 21 días, esta efectividad podía subir hasta el 62,3%. En el caso chileno, el proceso con Sinovac ha estado siempre en este rango, dado que se aplican dos dosis con 28 días de diferencia.

La efectividad para prevenir casos moderados de la enfermedad, en tanto, alcanzaría al 83,7%, no registrándose casos graves o muertes en el grupo de estudios.

Incluso las noticias podrían ser más auspiciosas. En declaraciones a O Globo, el jefe del estudio clínico de Fase 3 en Brasil, Ricardo Palacios, indicó que de acuerdo a sus estudios, hay indicios fuertes de que la vacuna de Sinovac tendría un comportamiento muy similar de protección frente a la temida variante P1 detectada inicialmente en tierras brasileñas.

“Lo que esperábamos es que, siendo una vacuna de virus inactivado completo, tuviera una mayor resistencia a las pérdidas de neutralización ante variantes y así lo confirmaron los datos de laboratorio: efectivamente tanto la cepa P1 como la P2 están neutralizadas de manera similar a como es la variante clásica”, señaló Palacios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.