Experto infectólogo: “Decretar cuarentena hoy es una medida discutible, pero aplicar una en Valparaíso y no en Viña es incomprensible”

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Médico infectólogo de la Universidad de Valparaíso afirma que a estas alturas le parece necesario cambiar o mejorar las medidas establecidas por el Plan Paso a Paso. “Ya no están siendo efectivas ni seguidas por la gente, y eso se refleja en las cifras”, asegura.


Como una medida “incomprensible” fue calificada por el médico infectólogo y director del Centro de Investigación y Diagnóstico de Enfermedades Infecciosas (CIDEI) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Cruz, la decisión del Ministerio de Salud de hacer retroceder a fase 1 o cuarentena total a partir de este jueves a la comuna de Valparaíso y no a la de Viña del Mar.

Según explica el especialista, si la medida se adoptó considerando solo los indicadores epidemiológicos, “estos actualmente son muy parecidos, tanto en materia de nuevos contagios, casos activos, incidencia y positividad, por lo que desagregar a estas comunas y tratarlas como si fueran dos territorios independientes, siendo que las propias autoridades sanitarias había resuelto hace meses unificarlas para efectos del plan Paso a Paso, debido a que sus actividades y habitantes se encuentran muy interconectados, la verdad es que es incomprensible”, afirma.

El doctor Cruz agrega que, independiente de lo anterior, también le hace ruido que a estas alturas de la pandemia la determinación máxima sea decretar una cuarentena. “Hacer retroceder a fase 1 a una comuna como Valparaíso hoy es una decisión muy discutible, toda vez que la efectividad de un confinamiento masivo está siendo mínima, ya que la gente cada vez está adhiriendo menos a las restricciones de este tipo porque le cuesta entender que al mismo tiempo las autoridades resuelvan abrir colegios, casinos, grandes centros comerciales, restaurantes o las playas y, por otro, se les solicite permanecer en los hogares lo más posible. A ello se suma la campaña de vacunación, que ha tendido a relajar los comportamientos por generar una falsa sensación de seguridad”, precisó.

Por lo anterior, el médico infectólogo de la UV sostiene que lo más conveniente sería adaptar la estrategia y las medidas de mitigación actuales, lo que implica -más que decretar cuarentenas-, definir nuevas acciones, mejorar la comunicación y reiterar la necesidad e importancia del autocuidado y la responsabilidad con los demás.

“De lo contrario, la cuarentena tampoco tendrá la efectividad esperada, porque la mayoría de las personas, en especial los de jóvenes, no asimila la gravedad del momento actual y siente que ahora no está enfrentada a una situación tanto o más compleja de la que vivió durante el invierno del año pasado, el peor momento de la pandemia. Entonces se descuida. Me parece que hay que repensar qué implican hoy las fases del Plan Paso a Paso. Tal vez hay que cambiarlas o mejorarlas, a la luz de lo que acontece. De lo contrario, vamos derecho al abismo”, concluye el doctor Cruz.

Descontrolada

Los pronósticos que alertaban del complejo panorama que a partir de marzo iba a enfrentar la mayoría de las comunas de la Región de Valparaíso, y de otras zonas del país, como resultado del aumento sostenido de los contagios por Covid-19 durante las vacaciones de verano se cumplieron totalmente.

Así lo demuestran los principales indicadores relacionados con la circulación y los efectos del virus en la comunidad, los que en la actualidad prácticamente se equiparan a los registros de fines de junio e inicios de julio pasados, que marcaron el peor momento de la pandemia a nivel nacional y local.

Según el último informe epidemiológico emitido por el mismo centro, durante la semana comprendida entre el lunes 1 y el domingo 7 de marzo el número de casos activos volvió a experimentar una considerable alza (equivalente al 19,3%), de 2.620 a 3.126, al igual que la tasa de incidencia o cantidad de personas capaces de infectar a otras por cada cien mil habitantes, que subió de 133,7 a 159,5.

Estas cifras son las segundas más altas de toda la pandemia en la Región de Valparaíso, sólo superadas por las del 28 de junio de 2020, cuando se contabilizaron 3.363 casos activos y la incidencia fue de 171,8.

“Los datos actuales sobre casos activos e incidencia demuestran que la pandemia se encuentra descontrolada en esta región. Estas cifras obedecen específicamente al aumento de la movilidad y a las aglomeraciones ocurridas durante la segunda mitad de febrero. En efecto, y tal como lo señalan varios estudios realizados en Estados Unidos y otros países, los principales factores de riesgo para adquirir el SARS-CoV-2 son el ir a cenar a restaurantes e ir a bares o cafeterías, actividades donde frecuentemente hay retiro de mascarillas y no se respeta el distanciamiento seguro. Ni hablar de las fiestas clandestinas. Esto fue lo que ocurrió durante todo el verano y las consecuencias están a la vista”, afirma Rodrigo Cruz.

Letalidad y positividad

El informe también da cuenta de otro indicador de importancia en esta materia: la tasa de letalidad o número de muertes por covid por cada cien mil enfermos.

“Si bien ésta es menor a la registrada durante el invierno pasado, sigue siendo preocupante. De hecho, la de Valparaíso es la región que presentan la segunda mayor letalidad (3,4%) después de la Metropolitana. Esto se debe al hecho de que ahora hay más enfermos graves jóvenes, que son los que menos se cuidan a diferencia de las personas de edad avanzada, que además se están vacunando. No por nada se tiene que en la actualidad los pacientes ingresados a UCI menores de 40 años han aumentado un 44%”, acota el médico infectólogo.

Y en cuanto a la positividad, el informe del CIDEI-UV (elaborado en base a 738 muestras para SARS-CoV-2, derivadas principalmente del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota) da cuenta que en la última semana el porcentaje de los test procesados por esa unidad que confirmaron la presencia de Covid-19 fue de 11%, la cifra más alta de todo el verano y solo similar a las registradas en la zona a fines de septiembre.

“La positividad regional subió tres puntos respecto de la registrada en la semana inmediatamente anterior, indicador que ahora es casi cuatro veces mayor a la que se considera adecuada para mantener a raya la expansión de la enfermedad”, precisa el doctor Cruz.

Por todo esto, el director del Centro de Investigación y Diagnóstico de Enfermedades Infecciosas (CIDEI) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso hace un llamado especial a las autoridades.

“No nos hemos cansado de insistir en la necesidad de aumentar el testeo comunitario y mejorar la trazabilidad, cumplir con las medidas de prevención básicas (uso de mascarilla, distanciamiento físico y lavado frecuente de manos), evitar las aglomeraciones, favorecer el trabajo telemático, evitar el ingreso presencial de los estudiantes hasta que profesores, funcionarios y familiares de riesgo se encuentren vacunados. Sin embargo, dada las cifras que hoy tenemos, urge adaptar la estrategia y las medidas de mitigación actuales, incluso durante la vacunación masiva, porque no están teniendo la efectividad esperada. De otra forma, seguiremos caminando hacia el abismo”, asegura Cruz.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.