Heces de paloma y pulmones de zorro: Cambridge recupera tenebrosos tratamientos médicos medievales

Manuscrito medieval que contiene recetas médicas. Foto: U. de Cambridge

Un proyecto de la universidad británica rastreará los remedios que se disponían en la era medieval para tratar afecciones comunes como el dolor de muelas, gota, fiebre o manos temblorosas.


Curious Cures in Cambridge Libraries es un nuevo proyecto de dos años para digitalizar, catalogar y conservar más de 180 manuscritos medievales, de la Biblioteca de la Universidad de Cambridge.

Se centrará en manuscritos que contienen aproximadamente 8.000 recetas médicas sin editar y reunirá libros manuscritos únicos e irremplazables de las colecciones de primer nivel de la Biblioteca Universitaria, el Museo Fitzwilliam y una docena de universidades de Cambridge.

De acuerdo a un comunicado, los manuscritos incluyen compilaciones de recetas y textos médicos, pero también libros científicos, alquímicos, legales, literarios, litúrgicos y devocionales, que ilustran las muchas rutas diferentes a través de las cuales se registraron, compartieron y transmitieron conocimientos médicos de este tipo durante la época medieval.

La mayoría de los manuscritos datan de los siglos XIV o XV, con algunos ejemplos de siglos anteriores, el más antiguo tiene mil años. Incluyen manuscritos ricamente ilustrados, tratados académicos con diagramas médicos elaborados y sencillos libros de bolsillo diseñados para ser llevados y quizás hechos por los mismos médicos.

Una receta de sanguijuelas.

Un número considerable se encuentra en encuadernaciones de siglos de antigüedad, y algunas necesitan una conservación urgente antes de que pueda comenzar la digitalización.

Las recetas suelen constar de una breve serie de instrucciones sencillas, al igual que en un libro de recetas o de cocina de hoy en día. En estos textos, encontramos muchos ingredientes comunes que conoceríamos hoy, pero también algunos componentes más curiosos o cuestionables, en particular los derivados de los animales.

Tratamiento para la gota y las cataratas

Un tratamiento para la gota consiste en rellenar a un cachorro con caracoles y salvia y asarlo al fuego: la grasa extraída se usa luego para hacer un ungüento. Otro propone salar un búho y hornearlo hasta convertirlo en polvo, mezclarlo con grasa de jabalí para hacer un ungüento y frotarlo igualmente sobre el cuerpo de la víctima. Para tratar las cataratas, descritas como una ‘telaraña en el ojo’, una receta recomienda tomar la vesícula biliar de una liebre y un poco de miel, mezclarlos y luego aplicarlos en el ojo con una pluma en el transcurso de tres noches.

Un equipo de catalogadores de proyectos, bajo la supervisión del Dr. James Freeman, preparará descripciones detalladas de los contenidos textuales, las características materiales, los orígenes y la procedencia de los manuscritos, y ubicará las recetas en sus contextos materiales, intelectuales e históricos.

Una de las páginas de los manuscritos donde se dan instrucciones para distintas dolencias. Foto: U. de Cambridge

Para mejorar la accesibilidad de estas colecciones para los investigadores, el equipo también producirá transcripciones completas de los textos de recetas.

Muchos están escritos en latín y algunos en francés, pero una proporción sustancial están escritos en inglés medio e ilustran los comienzos de la circulación del conocimiento médico en la lengua vernácula de este país.

Las colecciones de Cambridge de textos de recetas médicas medievales son una de las colecciones más grandes del Reino Unido.

En estas recetas se menciona una asombrosa variedad de ingredientes (animales, minerales y vegetales). Hay hierbas que encontraría en los jardines modernos y en los estantes de los supermercados (salvia, romero, tomillo, laurel, menta), así como plantas perennes comunes.

Los médicos medievales también tenían acceso y usaban una variedad de especias en sus formulaciones, como pimienta, comino, y jengibre, y a menudo mezclaban ingredientes con cerveza, vino blanco, vinagre o leche.

Entre los ingredientes utilizadosa había algunos comunes en el día de hoy, como la pimienta.

Además de las quejas del día a día, estos libros de recetas revelan algunas de las inquietantes y espeluznantes dolencias que aquejaban a la gente medieval: carne que crece en el ojo de un hombre, úlceras virulentas, fístulas y cánceres. Algunos destacan la violencia de la vida medieval: cómo determinar si un cráneo se ha fracturado después de un golpe de arma, cómo detener una hemorragia o reparar huesos rotos.

Las transcripciones del equipo del proyecto abrirán los contenidos de los manuscritos a investigadores de la salud e historiadores de la medicina , lo que permitirá la búsqueda de palabras clave, encuestas de tratamientos para dolencias específicas o análisis cuantitativos de ingredientes particulares o técnicas preparatorias.

La digitalización permitirá a los investigadores ver las recetas en su entorno original: dónde se escribieron en la página y cómo se presentaron, y si fueron añadidas por manos diferentes o en momentos diferentes. La conservación también garantizará el acceso físico continuo al material para futuras generaciones de investigadores.

“Todas las imágenes digitales realizadas por la Unidad de Contenido Digital de la Biblioteca, junto con las descripciones y transcripciones detalladas producidas por los catalogadores del proyecto, se publicarán en la Biblioteca Digital de Cambridge, poniéndolas a disposición de cualquier persona, en cualquier parte del mundo con una conexión a Internet“, dijo el Dr. Freeman.

“Cada manuscrito irá acompañado de una introducción accesible dirigida a un público general: explicará qué contiene un libro, lo ubicará en un contexto más amplio, describirá quién lo poseyó o destacará algo significativo sobre su historia. El objetivo es ayudar tanto a los investigadores como al público a comprender, estudiar y valorar estos artefactos únicos e irremplazables”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.