Retiro de Rusia de Estación Espacial podría ser el fin anticipado del laboratorio orbital

La Estación Espacial Internacional en 2018. Foto: Reuters

Rusia opera seis de los 17 módulos de la estación, incluido Zvezda, que alberga el motor principal, vital para la capacidad de la estación de permanecer en órbita.


Rusia tiene la intención de retirarse de la Estación Espacial Internacional (EEI) después de 2024, según un anuncio de Yuri Borisov, el nuevo jefe de la agencia espacial rusa, Roscosmos, en una reunión con Vladimir Putin el 26 de julio de 2022. Borisov también dijo que los esfuerzos futuros se centrarán en una nueva estación espacial rusa.

Los acuerdos actuales sobre la EEI la tienen en funcionamiento hasta 2024, y la estación necesita módulos rusos para permanecer en órbita. EE. UU. y sus socios han buscado extender la vida útil de la estación hasta 2030. El anuncio de Rusia, aunque no constituye un incumplimiento de ningún acuerdo ni una amenaza inmediata para el funcionamiento diario de la estación, marca la culminación de meses de tensiones políticas que involucran a la EEI.

Durante sus 23 años de vida, la estación ha sido un ejemplo importante de cómo Rusia y EE. UU. pueden trabajar juntos a pesar de ser antiguos adversarios. Esta cooperación ha sido especialmente significativa ya que la relación de los países se ha deteriorado en los últimos años. Si bien no está claro si los rusos cumplirán con este anuncio, agrega un estrés significativo a la operación de la cooperación internacional en el espacio más exitosa de la historia. Como académico que estudia la política espacial, creo que la pregunta ahora es si la relación política se ha vuelto tan mala que trabajar juntos en el espacio se vuelve imposible.

Estación Espacial Internacional.

¿Cómo sería esta retirada?

Rusia opera seis de los 17 módulos de la EEI, incluido Zvezda, que alberga el sistema de motor principal. Este motor es vital para la capacidad de la estación de permanecer en órbita y también para apartarse del camino de los peligrosos desechos espaciales. Según los acuerdos de la ISS , Rusia conserva el control total y la autoridad legal sobre sus módulos.

Actualmente no está claro cómo se desarrollará la retirada de Rusia. El anuncio habla solo de “después de 2024″. Además, Rusia no dijo si permitiría a los socios de la EEI tomar el control de los módulos rusos y continuar operando la estación o si requeriría que los módulos se apagaran por completo.

Dado que los módulos rusos son necesarios para las operaciones de la estación, no está claro si la estación podría operar sin ellos. Tampoco está claro si sería posible separar los módulos rusos del resto de la EEI, ya que toda la estación fue diseñada para estar interconectada.

Dependiendo de cómo y cuándo Rusia decida retirarse de la estación, los países socios tendrán que tomar decisiones difíciles sobre si sacar de órbita a la EEI por completo o encontrar soluciones creativas para mantenerla en el cielo.

Una continuación de las tensiones políticas

El anuncio de la retirada es el último de una serie de eventos relacionados con la EEI que han ocurrido desde que Rusia invadió Ucrania por primera vez en febrero. La decisión de Rusia de irse no debería tener un efecto significativo en la función diaria de la EEI. Al igual que una serie de incidentes menores que han ocurrido en los meses anteriores, es más una acción política.

El primer incidente ocurrió en marzo, cuando tres cosmonautas rusos salieron de su cápsula con trajes de vuelo amarillos y azules que eran similares en color a la bandera ucraniana. A pesar del parecido, los funcionarios rusos nunca hablaron sobre la coincidencia. Luego, el 7 de julio de 2022, la Nasa criticó públicamente a Rusia por aparentemente montar una foto de propaganda. En la foto, los tres cosmonautas rusos posan con banderas asociadas con las regiones del este de Ucrania ocupadas por las fuerzas rusas.

Los astronautas rusos con trajes que coinciden con los colores de la bandera de Ucrania.

No ha habido interrupciones en el funcionamiento de la estación en sí. Los astronautas de la estación continúan realizando decenas de experimentos todos los días, además de realizar caminatas espaciales conjuntas . Pero un efecto sustancial de las crecientes tensiones fue el final de la participación rusa en experimentos conjuntos con naciones europeas a bordo de la ISS.

Con poca información disponible sobre cómo la retirada de Rusia afectará el uso de sus módulos, a corto plazo, parece probable que los mayores efectos se produzcan en los experimentos científicos.

¿Porqué ahora?

No está claro por qué Rusia hizo este anuncio ahora.

Las tensiones en torno a la EEI han sido altas desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022. En ese momento, Dmitry Rogozin, entonces jefe de Roscosmos, insinuó que la salida de Rusia de la ISS podría ser una posibilidad . Sin embargo, Rogozin fue despedido recientemente y la Nasa y Roscosmos anunciaron un intercambio de asientos para la EEI. Según este acuerdo, un astronauta estadounidense se lanzaría a la estación en una futura misión Soyuz, mientras que un cosmonauta se lanzaría en un próximo lanzamiento de SpaceX Dragon. Los dos movimientos juntos sugirieron que las dos partes aún podrían encontrar formas de trabajar juntas en el espacio. Pero parece que esas impresiones fueron engañosas.

El anuncio también se produce cuando EE.UU. está considerando el futuro más allá de la EEI. La Nasa se encuentra actualmente en la primera fase de desarrollo de una estación espacial comercial como reemplazo del laboratorio en órbita. Si bien acelerar el desarrollo de esta nueva estación espacial sería difícil, indica que la EEI se acerca al final de su vida productiva e inspiradora, sin importar lo que haga Rusia.

* Wendy Whitman Cobb, profesora de Estudios de Estrategia y Seguridad, Air University

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.