El desconocido último megaterremoto de la zona central: expertos advierten que se repetirá

Terremoto_Valparaíso_1906-Teatro_de_la_Victoria

Imagen referencial, Valparaíso Terremoto de 1906.

El 8 de julio de 1730, la zona costera de Valparaíso y Viña del Mar sufrió un gran movimiento sísmico que se estima llegó a 9,3 grados y un tsunami con olas de 8 metros, evento que de haber sido medido se ubicaría como el segundo más grande tras el terremoto de Valdivia, pero del que solo quedan registros históricos y geológicos.


Existe una ley en geología que dice que los eventos ocurridos en el pasado, con seguridad se repetirán en el futuro. Bajo esta lógica es que investigadores de distintas universidades están trabajando para recordar a los habitantes de la zona costera de la Región de Valparaíso un gran terremoto y tsunami que ocurrió justo hace 289 años y de esta manera, alertar la posibilidad de un nuevo evento y realizar acciones preventivas ante un desastre de este tipo.

La madrugada del 8 de julio de 1730 un sismo que se estima pudo llegar a los 9,1 o 9,3 grados ocurrió en la zona central afectando gravemente a las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar. Se trató de un evento que de haber sido medido se ubicaría como el segundo más grande después del terremoto de Valdivia de 1960, pero del que solo se sabe a través de registros históricos.

De acuerdo a los antecedentes que han podido estudiar los investigadores Matías Carvajal y Marco Cisternas, ambos de la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y Patricio Catalán de la Universidad Técnica Federico Santa María y del Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (Cigiden), este terremoto causó la destrucción de edificios, dejó pérdidas estructurales entre Copiapó y Chillán y causó un tsumani que solo en Valparaíso tuvo una altura máxima de 7-8 metros, alrededor de 8 metros en Concepción (hoy Penco). A las costas de Japón, las olas llegaron aproximadamente un día después del terremoto y se informó en al menos seis lugares a lo largo de la costa noreste de Honshu de un aumento del nivel medio del mar de hasta dos metros.

¿Cómo lo estimaron? El geógrafo Marco Cisternas, explica que realizaron una revisión histórica de textos escritos de primera fuente (personas que vivieron en el terremoto y tsunami) y midieron la altura de los puntos hasta los que de acuerdo a los testigos y señas llegaron las olas.

Entre los escritos de la época que revisaron, destacan documentos que están en los Archivos de la Nación en Perú, el Archivo de Indias en España, registros de mareas que se encuentran en Japón y los registros de los religiosos franciscanos y mercedarios, congregaciones que entonces estaban instaladas en el puerto de Valparaíso.

[caption id="attachment_732666" align="aligncenter" width="750"]

Terremoto Valparaiso

Así se veía Valparaíso en 1712, casi veinte años del gran terremoto. CREDITO: Memoria Chilena (Frezier/ Edmund Halley)[/caption]

"Encontramos textos que dicen que se cayeron tejas, lo que ya indica que fue superior en intensidad los 7 grados. También nos fijamos en la altura del tsunami porque hay una relación directo entre tamaño del terremoto y el nivel tsunami", señala el geógrafo.

Todos estos datos fueron parte de un modelamiento matemático que permitió estimar la ruptura de las placas entre 600 y 800 kilómetros y la magnitud del terremoto, la que situaron entre los 9,1 y 9,3. "Toda la información que obtenemos se ingresa a un modelo matemático en el que vamos reproduciendo lo que tiene que pasar en la ruptura para que ocurra todo lo que hemos encontrado en los registros históricos. Cuando tenemos una ruptura con todas las condiciones, nos quedamos con ese tamaño de ruptura y determinamos la magnitud del terremoto, es decir la energía liberada", dice Cisternas.

Según el modelo al que llegaron los investigadores, en Valparaíso el mar ingresó hasta la iglesia de la Merced la que resultó completamente destruida (donde actualmente se ubica el Colegio Pedro Nolasco) y también a la Iglesia de la Matriz, el lugar donde está actualmente el Palacio de Tribunales.

Incluso se registraron también daños severos en edificios al otro lado de Los Andes, en Mendoza, señala la publicación. "Fue un terremoto más grande de lo que pensábamos. Como entonces Valparaíso no estaba tan ocupado como ahora la destrucción no fue mayor y fue principalmente material. En 1730 habían bodegas, no era una ciudad propiamente sino más bien un lugar donde estaban las bodegas de los comerciantes que vivían en Santiago. Viña del Mar prácticamente no existía".

Los registros dicen que se perdieron 80 mil sacos de trigo que estaban listos para irse a Perú", detalla el investigador.

[caption id="attachment_733158" align="aligncenter" width="900"]

Imagen referencial, terremoto de Valparaíso 1906[/caption]

Energía acumulada tras 300 años

Hoy la tarea de Cisternas y sus colegas es llamar la atención sobre este evento porque han pasado casi 300 años sin un evento de estas características y las rupturas que han ocurrido desde entonces no han alcanzado a liberar la energía que se acumula desde entonces. "Se ha creado una especie de inmunidad en la mente de las personas que creen que ante un gran sismo no ocurrirá un tsunami en la región, pero eso no es real. Desde la ciencia sabemos que ocurrirá un evento como ese, lo que no sabemos es cuándo. Si hoy se repitiera el terremoto de 1730, en Viña del Mar las olas llegarían a la antigua población Vergara, hasta la base del cerro Sausalito y el agua ingresaría primero por el estero Marga Marga. Esa es una zona de gran vulnerabilidad. Para que ocurra un tsunami destructivo es una cuestión de tiempo. En Valparaíso, el agua llegó hasta donde se inicia la subida Santos Ossa, no hay que olvidar que la Avenida Argentina es un canal cubierto. Toda esa zona, el Congreso, el sector el Almendral, también está en riesgo", dice Cisternas.

Como parte del recordatorio de este evento la Onemi, CYCLOS, Universidad Santa María y Proyecta Memoria, han organizado una serie de charla, talleres y presentaciones a colegios y la población general.

Comenta