¿Tienen futuro los smartphones, tabletas y televisores flexibles?

pleg

La nueva moda de los fabricantes de dispositivos móviles promete revolucionar la industria, basándose en conceptos futuristas que datan de los años 70 y que se desarrollaron tímidamente en la época de los smartphones.




La semana pasada en Chile, dos grandes fabricantes presentaron lo último en la industria de los dispositivos móviles: los nuevos Huawei Mate X y Samsung Galaxy Fold, terminales de alta gama cuya gran novedad es su pantalla plegable, uno de los puntales de la recién estrenada era de los smartphones "flexibles" que también incluyen tabletas y televisores de otras marcas.

Y aunque por ahora sólo el dispositivo de Samsung se encuentra disponible en el país -Mate X se venderá únicamente en China hasta nuevo anuncio-, esta tecnología mostrada con gran éxito en la feria de tecnología CES 2020 data de hace casi 50 años, y arrastra un gran número de aparatos fallidos que nunca vieron la luz.

Adiós al papel

El primer intento se realizó en 1974 con Gyricon, una pantalla de tinta electrónica flexible y enrollable desarrollada por Xerox que mostraba imágenes, y se podía borrar y escribir miles de veces. Aunque la era de los smartphones vendría más de 30 años después, este dispositivo enfocado en libros electrónicos y señalización portátil era el primer paso por avanzar hacia un dispositivo plegable con miras a dejar el papel a un lado. Su fin llegó en 2005 cuando el fabricante increíblemente no pudo encontrar financiamiento para esta tecnología, a pesar de tener proyectado un dispositivo junto a Hewlett-Packard para 2006.

https://www.youtube.com/watch?v=IX-gTobCJHs

En 2008, Nokia, que en aquél momento se encontraba en la cúspide y no sospechaba el declive que vendría años después, lanzó un interesante concepto llamado "Morph", un aparato que mezcla las capacidades de una tableta, smartphone y reloj todo en uno. El dispositivo se basa en la nanotecnología para cambiar su forma como si fuese un papel, doblándose según lo requiera el usuario, cambiando de color y adaptando su superficie autolimpiable para recargar su batería con energía solar. Para ese tiempo, Nokia pensaba que algunas de esas tecnologías podrían estar presentes en el mercado para 2015 lo cual efectivamente ocurrió, pero con aparatos por separado.

https://www.youtube.com/watch?v=Rl-qygUEE2c

Ya en 2010 apareció el que se considera el primer dispositivo flexible. Su nombre era Paper Phone, un aparato basado en tinta electrónica que cabe en la palma de una mano, delgado como una tarjeta de crédito y muy similar a lo que se conocía como los dispositivos Palm, con un menú interactivo de contactos, correos y otros.

https://www.youtube.com/watch?v=Q_qscdL-qwI

En el Mobile World Congress de Barcelona en 2012, los asistentes pudieron ver las capacidades de XSense, una tecnología de Atmel que buscaba crear diseños más grandes, más ligeros, elegantes, curvos y sin bordes.

https://www.youtube.com/watch?v=dIb2WMWKxOQ

Así llegamos a 2013 con LG G Flex, un smartphone que además de su curvatura, era capaz de soportar una leve presión y flexibilidad sin dañarse. La idea de la surcoreana era sumergir al usuario en la imagen, tal como en algunas pantallas de cine. Pero el concepto de las curvas en un terminal premium no era nueva; ya había sido explorada por Sony Ericsson Xperia Arc S en 2011, y fue replicada por Samsung Galaxy Round en 2013 y Galaxy Note Edge en 2014. Sin embargo, hay algunas diferencias. Arc y Round buscaban ergonometría, y Edge tenía una curva en uno de sus lados para entregar más opciones al usuario, más no presentaban flexibilidad en su estructura. Lo positivo es que al menos daban cuenta de la búsqueda de los fabricantes por hacer algo distinto.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=17&v=f4AhTiQkWwk&feature=emb_title

Otro concepto que adelantó lo que vendría en los años posteriores llegó con la tecnología AMOLED YOUM de Samsung, la idea de una pantalla semitransparente con capacidades de una tableta y un smartphone.

https://www.youtube.com/watch?v=MKG7XRsG9KQ&feature=emb_title

Ya enfocados en dispositivos que alguna vez pudieran ser utilizados, Samsung mostró en 2013 su idea de un smartphone que se convirtiera en tableta. De esta forma se revelaba el concepto de lo que actualmente conocemos como Galaxy Fold, mismo terminal que se encuentra disponible en Chile desde la semana pasada.

¿Llegaron para quedarse?

Este jueves, Samsung lanzó el primero de varios dispositivos similares que arribarán al país en 2020. Galaxy Fold cuenta entre sus características poder ser utilizado como teléfono y tableta, dependiendo de nuestras necesidades, todo gracias a sus modos de pantalla frontal (4,6 pulgadas), e "Infinity Flex" (7,3 pulgadas), que es donde entrega posibilidades más amplias en la visualización de videos, internet, correos y redes sociales, destacando su modo multitarea con el que podemos trabajar hasta con tres aplicaciones simultáneas, según afirma Benjamín Bravo, Product Manager de Smartphones de Samsung Electronics Chile.

Una limitante es su alto precio de más de 2,2 millones de pesos, aunque al parecer hay mercado disponible: según la empresa, agotaron todas sus unidades en sus dos períodos de preventa. Aún así, cabe señalar que en términos generales según Huawei, desde el lanzamiento de Mate X han vendido 100 mil unidades mensuales, y Galaxy Fold de Samsung, 500 mil unidades desde septiembre. De acuerdo a analistas, se esperan dos millones de unidades en los primeros meses de venta para ambos dispositivos.

https://www.youtube.com/watch?v=1_c2KGtZP64

Pero el precio no es la única polémica a la que se han enfrentado estos terminales. En el caso de Galaxy Fold, su lanzamiento estaba previsto para mayo pasado y tuvo que ser retrasado luego que se detectaran problemas en la estructura de las primeras unidades de muestra, ya sea en las áreas más expuestas de la bisagra (superior e inferior) y el centro del dispositivo. Lo mismo ocurrió con Huawei Mate X, que evidenció varias deformaciones en la pantalla por la zona donde se dobla.

https://www.youtube.com/watch?v=McdgS3Popjk

El problema no es menor, aunque los fabricantes tienen considerado el principal inconveniente: qué tantas veces los vamos a doblar. De acuerdo a Huawei, Mate X puede soportar hasta 100 mil veces el abrir o cerrar sin revelar daños en su estructura, por lo que si pensamos que alguien puede abrir el aparato 40 veces diarias, eso da unos 6,5 años sin mayores inconvenientes. En el caso de Samsung, el número es de 200 mil veces, según sus pruebas de laboratorio.

Aún así, también existen problemas que se irán generando a medida que los usuarios utilicen estos aparatos. Dejando de lado la opción que la pantalla se arruine por el uso, existe la posibilidad que ésta no sea tan resistente a las caídas; que las aplicaciones no estén completamente adaptadas a estas pantallas; la falta de accesorios (carcasas por ejemplo), y el ya mencionado precio.

Las dudas

Siempre que se genera una nueva categoría de consumo, cabe destacar algunos puntos interesantes. Uno es la necesidad de los fabricantes, en este caso, de vender constantemente nuevos teléfonos, en un área saturada y con poca capacidad de sorpresa. Es por eso que los ciclos de estos dispositivos se sostienen en qué características nuevas pueden ofrecer, como el procesador, megapixeles, cámaras, tamaño o calidad de la pantalla, etc. Porque actualmente, además de las mejoras de cámara, no hay muchas actualizaciones de hardware que justifiquen el precio de los smartphones de gama alta.

Considerando aquello, los teléfonos plegables son diferentes de lo que estamos acostumbrados, y quizá sea suficiente para vender nuevos modelos. El problema es que una vez que ya no nos parezcan tan novedosos y aparezca otra característica que llame la atención, los usuarios se olvidarán de la capacidad de plegado.

Ante aquello, es necesario insistir en los problemas potenciales de estos aparatos, como el tamaño y su longevidad, nuevamente, considerando que se trata de terminales de más de dos millones de pesos. Expertos en la feria CES así lo señalaron, apuntando además a su enfoque de un nicho aún poco preciso, más allá de quienes puedan pagar tal cantidad por un aparato electrónico. Esto, sin considerar que fuera del tamaño, aún existen dudas sobre qué hacer con una minitableta, qué aplicaciones aprovecharán sus capacidades y qué nuevas posibilidades tenemos por delante.

Plegables, flexibles o enrollables

Los smartphones de nueva generación no corren solos en esta nueva carrera por la flexibilidad. En el CES de Las Vegas pudimos ver otros dispositivos que también utilizan esta tecnología, ya sea en tabletas, televisores u otras versiones de móviles.

https://www.youtube.com/watch?v=Z8yc5SRg_l4

Uno de los más celebrados es la nueva versión de Motorola Razr, el mismo que encantó a principios de la década pasada y que ahora vuelve con un nuevo modo flexible. Sin embargo, a diferencia de Mate X o Galaxy Fold, que se abren como si fuese una tableta, Razr se transforma de un celular de 2,7 pulgadas a uno de 6,2 pulgadas, entregando una versión distinta de la nueva tecnología. A pesar de lo rompedor de la idea, pronto tendrá competencia directa: se trata de Samsung Galaxy Z Flip, que será presentado el próximo 11 de febrero junto a la nueva Galaxy S20 y un posible Galaxy Fold 2.

https://www.youtube.com/watch?v=Lg2mRNsBjec

Lenovo por su parte, también presentó su tecnología adaptada a las pantallas plegables. Se trata de ThinkPad X1 Fold, que con 13,3 pulgadas busca ser una alternativa a los computadores portátiles y que desarrolla un concepto que lleva al menos desde 2016 en etapas de desarrollo con aparatos como Folio. Posee teclado táctil, un accesotio con teclado físico, lápiz o incluso un ratón. Una especie de híbrido enfocado en el segmento corporativo, y que dependiendo de su aceptación podría llegar al área de consumo, según explicó Alex Molina, ejecutivo de Lenovo Chile.

Molina quien además cuenta que al ser un segmento "nuevo" (ni smartphone ni tableta) este tipo de aparatos debe atenerse a la reglamentación requerida por la Subtel en cuanto a sus especificaciones técnicas, exigencias de calidad, accesorios, etc. Es por ello que al igual que Razr, debe esperar los permisos para arribar al país, lo cual podría ocurrir probablemente el último trimestre de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=4b1usVAQ3hM

Pero si queremos un tamaño mayor, Intel también pensó en aquello. En el CES presentó Horseshoe Bend, un concepto de PC que no sólo debe verse enfrentado a entregar una buena visualización, sino a mantener su gran pantalla de 17 pulgadas en buen estado, y una batería suficiente como para que no deba cargarse en poco tiempo. El desarrollo fue conjunto con Dell, que presentó una idea similar llamada "Ori" (de origami), y el ya mencionado dispositivo de Lenovo. "Se trata de una evolución de los dos en uno", afirmó Ezquiel Bartelemi, especialista senior de Intel Latinoamérica.

https://www.youtube.com/watch?v=br9yftCP9Mg

En cuanto a las TV de última generación, el año pasado LG sorprendió con Signature RX, un televisor OLED de 65 pulgadas suficientemente flexible como para enrollarse y desaparecer dentro de una elegante caja de madera. Sólo basta con presionar un botón, y emerge del gabinete ya sea sólo para entregar información parcial (hora, clima, etc), escuchar música o bien visualizarse en su modo completo. La gran limitante es su precio de 60 mil dólares según los rumores, muy alto si se compara con una TV tradicional OLED de 2 mil dólares o un 4K de 88 pulgadas que cuesta 30 mil dólares. Aún así, la aplicación de esta tecnología es sorprendente, y de hecho la surcoreana cuenta con un concepto similar que se desenrolla desde el techo.

¿Y Apple?

La firma californiana también se ha mostrado interesada en esta tecnología. En 1987 lanzó un video conceptual llamado "Apple Knowledge Navigator" desarrollado en la época del CEO John Sculley (tercer presidente de Apple, el cual erróneamente se dice que despidió a Steve Jobs) donde se mostraban varias prestaciones que llegarían muchos años después. Entre ellas, una computadora plegable tipo tableta con un sistema de texto a voz, la posibilidad de interactuar con el sistema a través de conversaciones con un "mayordomo" animado (similar a Siri), y una interfaz basada en gestos muy parecida al iPhone o iPad que se lanzarían 20 años más tarde.

https://www.youtube.com/watch?v=hb4AzF6wEoc&t=13s

En la actualidad, Apple cuenta con una patente que data de febrero de este año, justo cuando en el Mobile World Congress de Barcelona se mostraban los nuevos aparatos de Samsung y Huawei, donde aparecieron las primeras dudas sobre la fortaleza de la pantalla de estos aparatos y cómo soportarían el abrir y cerrar de manera constante. En la patente de Apple se especifica que los problemas en la pantalla aparecen cuando se encuentra por debajo de una temperatura determinada, algo que podrían solucionar "calentando" la zona por medio de unos pixeles (o alguna pieza mecánica similar) en el eje o el pliegue, evitando que est zona se desgaste. Sin embargo, más allá de la patente, no existe otra prueba que de cuenta del desarrollo de un dispositivo plegable por parte de la compañía.

Comenta