“Un momento transformador”: Por primera vez científicos logran trasplantar con éxito un riñón de cerdo en un humano

Los investigadores durante el trasplante. Foto: Reuters

Aunque la paciente que recibió el órgano estaba fallecida, los investigadores lograron demostrar que este tipo de trasplantes son posibles y los cerdos podrían ayudar con la escasez de donantes de riñón.




“Tenía una función absolutamente normal”, se felicitaba el Dr. Robert Montgomery, quien dirigió un equipo quirúrgico del centro médico NYU Langone Health de Nueva York que realizó el primer trasplante exitoso de un riñón de cerdo en un paciente muerto.

“No tuvo este rechazo inmediato que tanto nos preocupa”, agregó el médico, en alusión a que en todas las intervenciones anteriores similares, el cuerpo del paciente rechazó casi instantáneamente el órgano del animal.

El avance médico fue bautizado por los investigadores como un “momento transformador”.

Robert A. Montgomery, médico que dirigió la operación. Foto: Reuters

Si bien los órganos de los cerdos son similares a los humanos, un azúcar en sus células desencadena el rechazo de órganos. Se trata de un problema complejo, porque muchos pacientes mueren esperando un trasplante e riñón.

Cerdo especial

Para sortear este inconveniente, los investigadores utilizaron un cerdo proveniente de Revivicor, una empresa de biotecnología que “diseña” animales para eliminar el gen del azúcar que provoca este rechazo. La compañía ya tiene una manada de 100 cerdos en una instalación en Iowa, en EE.UU.

Esta foto sin fecha proporcionada por Revivicor en diciembre de 2020 muestra un cerdo "GalSafe" que fue modificado genéticamente para eliminar un azúcar en sus células, que provoca el rechazo inmediato de órganos en humanos. Los científicos unieron temporalmente el riñón de uno de estos cerdos a un cuerpo humano y lo vieron comenzar a funcionar, un pequeño paso en la búsqueda de décadas para usar algún día órganos de animales para trasplantes que salvan vidas. Foto: AP

Esta alteración genética fue aprobada en diciembre por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, su sigla en inglés), pues según el organismo, se trata de una mutación “segura para el consumo humano de alimentos y medicamentos”.

Sin embargo, la FDA dijo que los desarrolladores necesitarán enviar más documentos antes de que los órganos de cerdo puedan ser trasplantados en seres humanos vivos.

“Este es un importante paso adelante para hacer realidad la promesa del xenotrasplante, que salvará miles de vidas cada año en un futuro no muy lejano”, dijo en un comunicado Martine Rothblatt, directora ejecutiva de United Therapeutics que subsidida a Revivicor.

Los médicos comprobaron que el cuerpo de la mujer estaba produciendo niveles de orina y creatinina considerados “normales y equivalentes a los que se observan en un trasplante de riñón humano”, dijo la NYU, y no había signos de que el cuerpo rechazara el órgano.

“El riñón se volvió de un hermoso color rosa e inmediatamente la orina comenzó a salir por el uréter”, dijo. “... Hubo un completo silencio durante unos minutos mientras estábamos asimilando lo que estábamos viendo, lo cual fue increíble. Era un riñón que estaba funcionando de inmediato”, dijo el doctor Montgomery en una entrevista en el canal de TV CBS.

El equipo médico durante el trasplante. Foto: Reuters

El riñón fue colocado en una mujer con muerte cerebral que había sido conectado a un ventilador con el consentimiento de su familia. El riñón se adhirió a los vasos sanguíneos en la parte superior de la pierna del donante y se mantuvo fuera del abdomen, donde se cubrió con un escudo protector, durante el estudio de 54 horas.

Pese a los avances médicos que supone esta nueva terapia, algunos defensores de los derechos de los animales cuestionan la ética de criar cerdos para la donación de órganos, pero quienes defienden la técnica, señalan que los cerdos ya se crían para la alimentación, a diferencia de los primates, utilizados en algunos experimentos de trasplante en el siglo XX.

Otra de las ventajas de los cerdos, además de su compatibilidad estructural con los humanos, es que tienen camadas grandes y períodos de gestación cortos. Sus válvulas cardíacas y su piel ya se utilizan para víctimas humanas de quemaduras.

Para regular esta polémica, el gobierno de EE.UU., a través de los Institutos Nacionales de Salud designó a Karen Maschke, investigadora del Hastings Center, que ayudará a desarrollar recomendaciones de ética y políticas para los primeros ensayos clínicos.

Además de Revivicor, otras empresas de biotecnología también buscan desarrollar órganos de cerdo para trasplantes a humanos, que de acuerdo a los especialistas, podrían producirse en los próximos años.

“Creo que será algo que, ya sabes, eventualmente se perfeccionará hasta el punto en que será una alternativa a un órgano humano”, dijo Montgomery en la entrevusta a la CBS “...Tengo la esperanza.”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.