Una advertencia de lo que podría pasarle a los humanos por el cambio climático: estudio muestra que el calor de las ciudades está agrandando a los animales

Un análisis de casi 140.500 mediciones de longitud y masa corporal de más de 100 especies de mamíferos norteamericanos recolectadas durante 80 años muestra que los mamíferos que habitan en ciudades son más largos y pesados ​​que la misma especie en áreas rurales.

Contradiciendo otras investigaciones, un nuevo estudio revisó la longitud y masa corporal de más de 100 especies en los últimos 80 años, encontrando que las vinculadas a zonas urbanas habían crecido respecto a ejemplares en zonas rurales producto del calor circundante.




Un nuevo estudio muestra que la urbanización está haciendo que muchas especies de mamíferos crezcan, posiblemente debido a la disponibilidad de alimentos en lugares llenos de gente.

El hallazgo contradice la hipótesis de muchos científicos de que las ciudades provocarían que los mamíferos se hagan más pequeños con el tiempo. Los edificios y las carreteras atrapan y reemiten un mayor grado de calor que los paisajes verdes, lo que hace que las ciudades tengan temperaturas más altas que sus alrededores, un fenómeno conocido como efecto isla de calor urbano. Los animales en climas más cálidos tienden a ser más pequeños que la misma especie en ambientes más fríos, un principio biológico clásico llamado Regla de Bergmann.

Pero los investigadores del Museo de Historia Natural de Florida descubrieron un patrón inesperado cuando analizaron cerca de 140.500 mediciones de longitud y masa corporal de más de 100 especies de mamíferos de América del Norte recolectadas durante 80 años: los mamíferos que viven en la ciudad son más largos y más robustos que sus contrapartes rurales.

“En teoría, los animales en las ciudades deberían hacerse más pequeños debido a estos efectos de islas de calor, pero no encontramos evidencia de que esto suceda en los mamíferos”, dijo la autora principal del estudio, Maggie Hantak, investigadora postdoctoral del Museo de Florida. “Este artículo es un buen argumento de por qué no podemos asumir que la Regla de Bergmann o el clima por sí solos son importantes para determinar el tamaño de los animales”.

Alguno de las especies incluídas en la investigación y que se conservan en el Museo de Historia Natura de Florida, en EE.UU.

Hantak y sus colaboradores crearon un modelo que examinó cómo el clima y la densidad de personas que viven en un área determinada, un proxy de la urbanización, influyen en el tamaño de los mamíferos. A medida que las temperaturas bajaron, tanto la longitud corporal como la masa aumentaron en la mayoría de las especies de mamíferos estudiadas, evidencia de la regla de Bergmann en acción, pero la tendencia fue más fuerte en áreas con más gente.

Sorprendentemente, los mamíferos en las ciudades generalmente crecieron más independientemente de la temperatura, lo que sugiere que la urbanización rivaliza o excede al clima en el impulso del tamaño corporal de los mamíferos, dijo Robert Guralnick, curador de informática de la biodiversidad del Museo de Historia Natural de Florida.

“Eso no era lo que esperábamos encontrar en absoluto”, dijo. “Pero la urbanización representa esta nueva alteración del paisaje natural que no existía hace miles de años. Es importante reconocer que está teniendo un gran impacto “.

Hace aproximadamente una década, los científicos comenzaron a dar la alarma de que las temperaturas más cálidas provocadas por el cambio climático están haciendo que muchas especies animales se vuelvan más pequeñas con el tiempo. Si bien se desconocen muchas de las consecuencias del cambio de tamaño corporal, los investigadores advirtieron que los animales más pequeños pueden tener una descendencia más pequeña o menor, lo que crea un ciclo de retroalimentación y la reducción de la presa también podría presionar a los carnívoros para que encuentren más recursos.

Otra de las especies incluidas en el estudio.

Guralnick y Hantak dijeron que esperan que sus hallazgos lleven a más investigadores a agregar la urbanización a sus análisis del cambio de tamaño corporal.

“Cuando pensamos en lo que sucederá con el tamaño del cuerpo de los mamíferos durante los próximos 100 años, mucha gente lo considera como el calentamiento global que hace que los animales se vuelvan más pequeños”, dijo Guralnick. “¿Y si ese no es el mayor efecto? ¿Y si es que la urbanización va a dar lugar a mamíferos más gordos?”

No todos los animales responden a los cambios ambientales inducidos por el hombre de la misma manera, agregó Hantak. Los investigadores también investigaron cómo los efectos del clima y la urbanización pueden ser atenuados o amplificados por el comportamiento y los hábitos de ciertas especies.

Descubrieron que los animales que utilizan la hibernación o el letargo, una forma temporal de ralentizar la tasa metabólica y bajar la temperatura corporal, se redujeron más drásticamente en respuesta a los aumentos de temperatura que los animales sin estos rasgos. El hallazgo podría tener importantes implicaciones para los esfuerzos de conservación, dijo Hantak.

“Pensamos que las especies que usan el letargo o la hibernación podrían esconderse de los efectos de las temperaturas desfavorables, pero parece que en realidad son más sensibles”, dijo.

Si bien las ciudades transforman radicalmente el paisaje, brindan a los animales nuevas oportunidades y amenazas, dijo Guralnick. La abundancia de comida, agua y refugio y la relativa falta de depredadores en las ciudades pueden ayudar a ciertas especies a tener éxito en comparación con sus vecinas en las áreas rurales. Los resultados del censo de EE.UU. 2020 muestran que casi todo el crecimiento de la población humana durante la última década se ha producido en las áreas metropolitanas del país. A medida que aumenta la urbanización, los animales podrían dividirse en “ganadores y perdedores”, y la distribución de mamíferos podría cambiar, dijo.

“Los animales a los que les gusta vivir en entornos urbanos podrían tener una ventaja selectiva, mientras que otras especies pueden salir perdiendo debido a la continua fragmentación de los paisajes”, dijo Guralnick. “Esto es relevante para la forma en que pensamos acerca de la gestión de las áreas urbanas y suburbanas y nuestras tierras silvestres en 100 años”.

Si bien lo más grande es a menudo mejor biológicamente, las consecuencias a largo plazo para los mamíferos urbanos de comer una dieta de desperdicios de alimentos humanos aún no se han determinado, dijo Hantak.

“Cuando cambia de tamaño, puede cambiar todo su estilo de vida”, dijo.

Hantak y sus colaboradores pudieron realizar el estudio gracias a miles de mediciones recopiladas por historiadores naturales en el campo y museos. El equipo de investigación utilizó información de tres bases de datos: VertNet , la Red Nacional de Observatorios Ecológicos (NEON) de la Fundación Nacional de Ciencias y el Censo de Pequeños Mamíferos de América del Norte (NASCM) . En conjunto, estos datos ofrecen una visión a gran escala de cómo la creciente urbanización está afectando a los mamíferos con historias de vida muy diferentes, desde lobos, gatos monteses y ciervos hasta murciélagos, musarañas y roedores, dijo Guralnick.

“Las colecciones de los museos tienen el poder de contarnos historias sobre el mundo natural”, dijo. “Debido a que tenemos estas colecciones, podemos hacer preguntas sobre cómo eran los mamíferos antes de que los humanos dominaran el paisaje. La digitalización de datos de muestras desbloquea estos recursos para que todos puedan hacer descubrimientos sobre nuestro planeta “.

Los investigadores publicaron sus hallazgos en Communications Biology .

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.