Cristián Monckeberg (RN): “La Constitución debe garantizar una pensión básica universal con piso en la línea de la pobreza”

El exministro Segpres plantea que es “ineludible para el Estado” que el sistema previsional deba estar incorporado a una nueva Carta Magna. Asegura que RN impulsará “causas sociales” en el debate constitucional.




Renunció al Ministerio de Segpres para ser candidato a constituyente por el distrito 10. Cristián Monckeberg, por estos días, ha estado concentrado en dar a conocer sus propuestas. Una de ellas es consagrar el derecho a vivienda en la Constitución, que actualmente no está contemplado, y además propone que la Carta Magna garantice el acceso a una pensión digna.

Una de sus ideas de campaña ha sido la idea de la consagración constitucional del derecho a vivienda. ¿Ese será su gran eje?

Sí, voy a ir un paso más atrás y te contesto vivienda. Creo que en lo personal y en esto sumo a Renovación Nacional, debemos impulsar que las causas sociales y los sueños posibles lleguen a la Constitución y, en ese sentido, una Constitución debe plasmar una sociedad donde lo que considera justo, deseable y posible esté en su Carta Fundamental. Por lo mismo, hay una serie de causas sociales que a mi juicio motivaron en gran medida que hoy día estemos en este proceso constituyente, que deben llegar a la Constitución y creo que esa es una aspiración importante, mía de todas maneras y también de Renovación Nacional.

¿Qué elementos debiesen quedar establecidos en la Constitución de este derecho a la vivienda?

A mi juicio son tres. Uno, el acceso a una vivienda adecuada, a una vivienda digna; segundo, que esa vivienda no sea solamente la vivienda material, sino que además esté emplazada en un barrio seguro y en un barrio que esté dotado de equipamiento; y tercero, que las ciudades se diseñan con integración social.

¿Qué otros derechos deberían incluirse que no están consagrados actualmente en la Constitución?

El primero de ellos es vivienda, pero también pensiones. Un gobierno puede diseñar a través de proyectos de ley, como se está haciendo ahora, cuál va a ser el sistema de pensiones que vamos a tener, un sistema privado, de ahorro individual o un sistema privado de ahorro individual mixto, con aportes del Estado, etcétera, y eso se puede hacer por una ley. Pero hay un tema que es ineludible para el Estado y es que, a mi juicio,  se debe garantizar una pensión básica universal que tenga como piso la línea de la pobreza y eso debe estar establecido en la Constitución.

No dejar establecido el modelo, pero sí asegurar como derecho las pensiones…

Claro. En el fondo, que toda persona que llegue a la edad de jubilar en Chile tenga asegurada o garantizada una pensión básica universal que sea similar a la línea de la pobreza.

¿Qué debería eliminarse de la Constitución ?

Más que eliminar, hay que hacer ajustes importantes en dos materias. Uno, en el sistema de gobierno, creo que tiene que haber un sistema semipresidencial, en el que un gobierno debería durar cinco años y los periodos legislativos lo mismo, no esto de cuatro y ocho. Debería haber un mayor equilibrio de facultades entre el Congreso y el Presidente, debería haber una separación entre jefe de Estado y jefe de Gobierno. Y esto debe ir de la mano con un cambio en el sistema electoral porque como el jefe de Estado lo eligen las personas, el jefe de Gobierno va a depender más -como una suerte de Primer Ministro- de lo que ocurra en el Congreso. Si tenemos un Congreso muy atomizado, con muchas fuerzas chiquititas todas, el fusible del jefe de Gobierno va a saltar día por medio, entonces no va a ser muy conveniente. Creo que habría que cambiar el sistema electoral a un sistema más de mayorías.

¿Es de la idea de que se mantengan ambas cámaras en el Congreso?

Sí, pero si nosotros vamos a tener un sistema semipresidencial, la Cámara de Diputados tiene que jugar un rol más político, de deliberación, de debate, de designación de un jefe de Gobierno si es que existen mayorías, así como el Ejecutivo también debería tener la posibilidad de disolver la Cámara de Diputados en alguna oportunidad porque ahí se produce el equilibrio de funciones. El Senado debería tener una función distinta.

Evópoli entre sus propuestas plantea quitarle el rango constitucional al Consejo Nacional de Seguridad (Cosena) ¿Comparte eso?

Hace rato que la existencia del Cosena no tiene mucho sentido. Es un resabio de una Constitución que surgió en otra circunstancias, en otras condiciones.

En ese sentido, ¿lo eliminaría? El Presidente Piñera lo convocó una vez durante este gobierno y surgieron varios cuestionamientos.

Sí, fue bastante complejo. Cuando una institución llega a tener rango constitucional tiene que ser de real utilidad para la vida institucional del país y si a mi me dicen ‘el Tribunal Constitucional, la Contraloría, el Ministerio Público’, claro, se mantienen, pero el Consejo de Seguridad Nacional, hoy día, en las actuales condiciones en que funciona el país no las tiene. A mi juicio, es una figura que hoy día más bien es decorativa. Es de aquellas instituciones, que la verdad, yo no mantendría.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.