Annabelle 3: los Warren y sus investigaciones sobre lo paranormal están de vuelta (o casi)

annabelle-ok

Este jueves debuta en cines locales la tercera entrega centrada en la aterradora muñeca, la séptima del Universo Cinematográfico del Conjuro, donde su principal víctima es la pequeña hija del matrimonio de demonólogos.


Con seguridad, cuando el matrimonio conformado por Ed y Lorraine Warren efectuaba sus investigaciones de lo paranormal, desde los años 50, nunca imaginaron que éstas se convertirían en una fuente de inspiración para Hollywood. Desde la saga de Amityville –con El Horror de Amityville (1979) como su punta de lanza- hasta el Universo Cinematográfico del Conjuro, que desde 2013 entrega cada cierto tiempo un filme inspirado en los casos documentados por los Warren.

Y este jueves llegará a las salas locales la entrega número siete de la serie, y la tercera del mundo de la terrorífica muñeca: Annabelle 3: Viene a Casa, donde el apellido Warren vuelve a ser central, pero esta vez en la figura de su hija de 10 años llamada Judy (McKenna Grace). Bajo la guía del debutante director Gary Dauberman, quien hasta el momento había sido guionista de cintas del género -como las anteriores Annabelle, It (Eso) y La Monja-, el relato se inicia cuando Ed (Patrick Wilson) y Lorraine (Vera Farmiga) deciden llevar a la muñeca a su casa.

Corre la década de los 70 y los demonólogos enfrenta una de sus décadas de investigación más agitadas. Entre los casos que indagan está el de una figura de porcelana que ha convertido en pesadilla las vidas de quienes la han tenido entre sus manos, porque, como los mismos Warren lo explican, la muñeca tiene la capacidad de funcionar como un medio de transporte para los más peligrosos espectros. Por ello, para evitar el peligro, ésta queda en un lugar especial de su sótano.

Un año después de su almacenamiento, ellos estarán fuera de su hogar durante un día y una noche, por lo que su hija queda al cuidado de la joven Mary Ellen (Madison Iseman), quien ya había cumplido esa labor varias veces antes y tiene una muy buena relación con Judy. Sin embargo, ellas no estarán solas esa tarde, ya que la mejor amiga de Mary Ellen, Daniela (Katie Sarife), está muy interesada en la labor con lo paranormal que el matrimonio realiza y llega a su casa para poder husmear en las cosas que allí guardan.

Y es precisamente Daniela la detonadora del relato, porque en busca de un elemento que la ayude a contactar a su fallecido padre, permite que la muñeca salga de su encierro. Así, comienza a desencadenarse, poco a poco, el terror y se hacen presentes varios de los fantasmas relacionados con los objetos coleccionados por los Warren, horrorizando a Judy, Mary Ellen y Daniela. Entre estos se cuentan una novia sicópata, una armadura samurái poseída y el Ferryman, una nueva entidad demoníaca que transporta el alma de sus víctimas al más allá.

De esta manera, Annabelle 3: Viene a Casa trae de regreso al famoso matrimonio y también introduce a su pequeña hija, quien, al igual que su madre, tiene la capacidad de ver a los fantasmas. Un rol que gracias al talento de la pequeña actriz McKenna Grace se suma a sus destacables coprotagonistas, Madison Iseman y Katie Sarife, para hacer de sus actuaciones e interacción el punto más fuerte del largometraje.

https://www.youtube.com/watch?v=oUEyHqlZndE

Con la que además se amplía un universo fílmico aún en expansión, donde es clave el nombre como productor de James Wan, quien dirigió la primera de las cintas de esta saga de terror en 2013. Donde para los próximos años se espera el estreno de El Conjuro 3, nuevamente con Patrick Wilson y Vera Farmiga como Ed y Lorraine Warren; La Monja 2 y The Crooked Man, la cinta centrada en una de las entidades de El Conjuro 2 que nació de un zootropo.

Comenta