Jorge López, el actor chileno de Élite: "Me siento muy orgulloso"

JORGE-LOPEZ-2344

El actor visitó La Tercera para hablar sobre su arribo a la serie de Netflix, cuya segunda temporada se estrenó la semana pasada.



Desde que en octubre de 2018 supo que se integraría a Élite, Jorge López (27) reconoce que no ha habido pausa. En noviembre finalizó su vínculo con Disney con el último show en vivo de la teleserie juvenil Soy Luna, y pasó directamente a concentrarse en lo que sería su participación en el segundo ciclo de la serie española de Netflix. López descubre al menos un punto a favor de ese salto: "Me subí a este barco ya consagrado, porque la primera temporada fue un éxito mundial".

A partir del viernes pasado el actor chileno está en la plataforma de streaming con el nuevo ciclo de la producción hispana, e invitado a los estudios de La Tercera revela: "Yo quería hacer Élite 1 y me quería salir de Disney, pero (mi representante) me dijo 'vamos a terminar bien este proyecto y vamos a conseguir la prueba para Élite 2'". Tras pasar cada etapa del casting, López terminó ante la posibilidad de encarnar a Valerio, parte vital de las nuevas tramas que se abren en la historia sobre el colegio Las Encinas, catalogado como el de mayor prestigio en España, pero marcado por un crimen -en la primera temporada- y por una desaparición en la segunda; además de un permanente ambiente de rivalidades, fiestas, lujos y excesos. En ese agitado panorama el personaje de López derrocha energía y, al mismo tiempo, mantiene una adicción a las drogas y un amor por su media hermana (Danna Paola).

"Es un personaje que tiene que tocar distintos puntos: comedia, drama, oscuridad, sex appeal. Es como un ping pong y tienes que saber pegarle a la pelota desde todos los ángulos", ilustra el intérprete, con apariciones en la televisión local en Los 80 y Mama mechona.

Junto con confirmar que estará en el tercer ciclo de Élite, profundiza: "Me parece muy importante visibilizar este tipo de temas (adicción a las drogas), que son contingentes y nadie se atreve a tocar (...). Si bien en un proyecto como Disney tuve que sacar sonrisas, jugar con la ilusión, con los sueños, ahora me toca algo mucho más oscuro, pero que también genera un proceso evolutivo para la persona que lo está recibiendo".

López tiene residencia actual en Madrid -luego de vivir en Buenos Aires-, pero mira con atención la industria chilena y se muestra interesado en hacer un proyecto local, mientras apunta a Paulina García y Alfredo Castro -con quienes compartió en la Semana del Cine Chileno, en junio en Madrid- como "mis maestros de toda la vida, yo veía sus trabajos y me inspiraron".

Después de dos proyectos internacionales en que se posiciona como el único chileno del elenco, López también se sitúa en el universo de actores que hoy encuentran nuevas posibilidades. "Estoy siendo como un poco un hilo conductor para lograr esta globalización actoral, y que finalmente seamos todos ciudadanos del mundo y todos tengamos las mismas oportunidades de trabajar afuera", dice, a lo que complementa. "Estoy siendo un poco el pionero en este movimiento de que se mezclen actores de todas partes. Me siento muy orgulloso, es como decir: 'por mí y por todos mis compañeros´".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.