Chile vía streaming: las series que los gigantes de la entretención preparan en el país

Serie-Dignidad_Foto-WEB

Inés del alma mía, La jauría y Dignidad son algunas de las historias locales que se verán en el mundo. También se acerca El presidente, la producción más ambiciosa salida del país. ¿Es el inicio de un boom de series chilenas en el extranjero?



Entre junio de 2018 y diciembre de 2019 se grabaron en Chile un puñado de series que se vinculan a historias del país, están habladas total o mayoritariamente en español y cuentan con equipos que combinan el talento nacional y extranjero. Pero rompiendo con la mirada exclusivamente local que por años dominó en el rubro, representan una nueva camada de series chilenas pensadas tanto para el país como para el mundo.

Ese apetito por el extranjero llevó a que, por ejemplo, realizaciones como Inés del alma mía y La jauría, ganadoras del Fondo CNTV en 2016 y 2017, respectivamente, terminaran adoptando una escala mayor que la que tenían al recibir esa primera inyección de financiamiento. Ambas se verán este año por Amazon Prime Video, plataforma que empezó una intensa campaña promocional a fines de 2019 en Chile. Y en el caso de la segunda, producida por Fábula, es parte de las cinco series nacionales que se presentarán en febrero en el Festival de Berlín, en el espacio Series Market del mercado del certamen, donde Chile llega como principal protagonista. Una selección que también incluye a la producción chileno-finlandesa Héroes invisibles (disponible en España en la plataforma Filmin, pero aún pendiente de exhibición en CHV); la serie ganadora del Emmy Internacional Una historia necesaria; Berko: El arte de callar, que se estrenó en agosto en Fox Premium y alista su debut en TVN, y el drama Dignidad, de Invercine&Wood.

En 2020, en pleno auge del streaming, productoras como esta última trabajan bajo una modalidad muy diferente a la norma que existía hasta hace cinco años. Luego de hacer en 2018 Mary & Mike junto a CHV y Turner, que tuvo una exhibición en Space en Latinoamérica, como compañía pasaron a hacer una ficción de ocho capítulos sobre la historia de Colonia Dignidad y Paul Schäfer. Respaldada por el CNTV en 2015, Dignidad terminó asociándose con una productora alemana, aumentando su presupuesto y reuniendo actores locales y alemanes. Ahora espera verse en Alemania en la plataforma de streaming Joyn y en Chile por Mega.

"Esperemos que sea vista también en EE.UU., creemos que por su temática la serie es de gran interés en el mundo", dice Matías Cardone, productor ejecutivo y socio de la compañía junto a María Elena y Andrés Wood, Macarena Cardone y Patricio Pereira, los mismos que ahora darán su mayor salto para grabar en Colombia la adaptación de Noticia de un secuestro, de Gabriel García Márquez. La serie será dirigida por el cineasta de Machuca y asoma como uno de los principales títulos originales de Amazon en la región, junto al thriller La jauría y una docuserie sobre Colonia Dignidad que cuenta con producción argentina.

"Ahora ya estamos trabajando directamente con las plataformas de streaming, desarrollando contenido original para ellos", señala Cardone, junto con detallar las preferencias de las compañías. "Es un proceso vertiginoso donde Amazon, Netflix, WarnerMedia, Disney+ y Apple están invirtiendo millones de dólares en nuevas producciones internacionales. Buscan series que viajen y sean de interés en regiones, es decir, historias globales, conocidas en el exterior, de preferencia libros conocidos y un buen casting y equipo talentoso en la realización", apunta.

Patricio Escala, productor del corto ganador del Oscar Historia de un oso, plantea el giro a raíz del nuevo estreno animado de Punkrobot, Guitarra y tambor, que luego de debutar en TVN y los canales de cable de Disney podría llegar a Disney+, el servicio que debutará a fines de año en Latinoamérica. "No sé si el objetivo máximo es llegar al streaming, pero sí llegar a la mayor cantidad de personas. En ese sentido las plataformas han ido fortaleciendo su oferta a tal punto de que tienen un gran número de suscriptores y es muy interesante para los productores la posibilidad de realizar contenidos originales junto a ellos, lo que actualmente no se da con la TV abierta ni el cable".

De todos los títulos con origen chileno que se acercan, el caso más global y ambicioso lo representa El presidente, la serie impulsada por Fábula que llegará este año a Amazon Prime Video y contará la historia del escándalo de corrupción en la FIFA a través de Sergio Jadue, con un elenco que va desde el colombiano Andrés Parra a los chilenos Luis Gnecco y Sergio Hernández. Un título de impensada realización en Chile de no ser por la atracción que generó su historia en un momento clave para la industria.

"Creo que el interés de las plataformas por Latinoamérica comenzó con Narcos. Desde ahí se convencieron que nuestra región tiene historias apasionantes de contar al mundo, un colorido, un sonido, una sensualidad y unas problemáticas que merecen ser atendidas. El presidente, idea original de Rodrigo Fluxá, se enmarca en ese contexto", comenta Ángela Poblete, directora de TV de Fábula, que ya prepara otros proyectos, como Talitha Kum, serie de acción situada en México que aborda el tráfico sexual desde la historia de unas monjas ninjas.

Conocido por haberse desempeñado como vicepresidente y COO de Fox Networks Group Latin America, Edgar Spielmann también analiza el panorama actual: "Como las plataformas de streaming tienen que acercar su oferta al consumidor latinoamericano, inicialmente han licenciado y ahora producido series en toda la región, principalmente en México, Brasil, Colombia y Argentina. En Chile aún es muy poco comparado con la participación relativa de nuestro país en el mercado latinoamericano. Sin embargo, los indicadores sugieren que estamos en una tendencia alcista para revertir esta situación".

Spielmann también es protagonista de otra apuesta propia de esta época: es socio del recién anunciado fondo de inversión privado Screen Capital, que busca conectar a proyectos nacidos en Chile con las plataformas de streaming y construir un modelo de cofinanciamiento y coproducción. "Estos fondos son claves en una industria que va creciendo rápidamente. Cada vez hay más interés en historias latinas y en español. Ayuda a fomentar la producción audiovisual, financiamiento y capital de trabajo, que es algo imposible de conseguir en un banco normal", opina Macarena Cardone, productora ejecutiva de Invercine&Wood.

El desafío de la TV

Dentro del surgimiento de este fenómeno, reconocen en el medio, otro punto clave es el bajo interés de los canales nacionales. "El auge de las plataformas se dio justo en un momento en que la TV abierta dejó de tener el mismo espacio que antes para la producción independiente. O esos espacios quedaron relegados -en su mayoría- a franjas de bajo presupuesto que, si bien permiten hacer productos con contenidos interesantes, no resultan suficientes desde el punto de vista del negocio, ni del alcance en términos de audiencias", indica Poblete.

"(Los canales) deben adaptarse a las multiplataformas de contenidos, ampliar su oferta temática y enfocarse en un plan de internacionalización para crear coproducciones pensando en series locales (no sólo teleseries) que puedan viajar hacia afuera y conectar con la audiencia nacional e internacional", sostiene Cardone.

Uno de los últimos casos de participación activa de un canal nacional en una serie de alto presupuesto lo representa la serie basada en la novela Inés del alma mía, que sumó esfuerzos desde RTVE, Boomerang y CHV, además de Amazon, que la tendrá disponible en España, EE.UU. y Latinoamérica (menos Chile). "Hoy todos los productores quieren estar donde puedan darle la mayor visibilidad posible a sus contenidos", dice Nicolás Acuña, director de Inés… y Berko: El arte de callar (sus cuatro capítulos se pueden ver en la app Fox Play), y testigo de los cambios en la realización de series en Chile, desde su rol en títulos como Cárcel de mujeres y Sitiados, una de las primeras producciones creadas en el país con repercusión internacional. "Hace diez años hacer series de ficción tenía una connotación muy distinta a la que tiene hoy en día, no tenías a los mejores directores, a los mejores actores ni guionistas trabajando en esta industria, se veía siempre como una segunda división y que los verdaderos talentos estaban haciendo cine", afirma.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.