Películas del Frente: el éxito de público de Tengo Miedo Torero y Pacto de Fuga

Tengo Miedo Torero, protagonizada por Alfredo Castro, logró más de cien mil espectadores durante el fin de semana en sus funciones online. Foto: Wilson Gajardo Blackwood.

La cinta basada en la novela de Pedro Lemebel y el filme sobre el escape de 1990 suman más de 300 mil espectadores en el año. En ambos largometrajes el FPMR es parte determinante de la trama.



Primero fueron los libros que escarbaron en los detalles, los éxitos y las derrotas del Frente Patriótico Manuel Rodríguez durante los años 80 y 90. Estaban las investigaciones periodísticas, pero también las ficciones. Tarde o temprano, entonces, aparecerían las películas sobre el tema, algunas en la senda de la adaptación y otras con guiones originales. En ese terreno, este año hubo una suerte de arremetida histórico-política en el cine, cuyo más reciente representante es Tengo miedo torero (2020): sólo en sus dos funciones de preestreno online, este fin de semana fue vista por más de cien mil personas.

De acuerdo a información proporcionada por los productores de esta última obra, aún falta por recabar el número total de visionados del día domingo 13, por lo que la cifra debería ser mayor. La presencia de Tengo miedo torero todo el fin de semana en plataformas online se produjo después de que la alta demanda de entradas motivara a que a la inicial función del sábado 12 se agregara la extra del día siguiente.

Estrenada en el Festival de Venecia hace sólo tres días, la película de Rodrigo Sepúlveda protagonizada por Alfredo Castro logró en general muy buenas críticas en el encuentro y durante el fin de semana llegó a ser trending topic en Twitter. “Habíamos tenido una muy buena venta de entradas, pero hay que reconocer que de todas maneras nos ha sorprendido la respuesta de público”, comenta a Culto su realizador Rodrigo Sepúlveda.

Basada en la novela homónima de Pedro Lemebel, Tengo miedo torero describe la historia de la Loca del Frente (Alfredo Castro), un transexual pobre y sin demasiada conciencia política que en el año 1986 se relaciona sentimentalmente con Carlos (Leonardo Ortizgris), un militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. A diferencia de la novela, la cinta de Sepúlveda se concentra en este lazo afectivo y deja a un lado la subtrama de Pinochet y su esposa Lucía Hiriart.

“Creo que esta película apunta más bien a una lectura entrañable, respetuosa y cariñosa de una novela determinada y me parece que la gente captó muy bien esa mirada”, dice Sepúlveda. Aún así, el cineasta dice que el paisaje político siempre es parte de la trama: “En ningún caso le queríamos sacar el bulto al tema político, sino que ponerlo como contexto para relatar nuestra trama. De hecho la escena inicial del filme no está en la novela y sirve también para mostrar lo complejo y peligroso que era ser homosexual en Chile durante lo años 80”.

Otras miradas

La película de Rodrigo Sepúlveda no es, por cierto, la única mirada cinematográfica a los años en que el Frente Patriótico Manuel Rodríguez era protagonista del acontecer nacional. Eso sí, es probablemente la que aborda el tema de manera más oblicua, pues en el fondo el filme (y la novela original de Pedro Lemebel) es un melodrama.

A principios de año, otro hito de la taquilla del cine chileno en el 2020 lo aportó Pacto de fuga, largometraje de David Albala que llevó sobre los 230 mil espectadores. Según su productor Carlos Núñez, la cinta podría haber alcanzado los 300 mil si la pandemia no la hubiera sacado de las salas de exhibición.

Basada en la fuga de 49 presos ligados al FPMR y a movimientos de izquierda desde la ex Cárcel Pública en 1990, la cinta es protagonizada por Benjamín Vicuña y Roberto Farías en los roles de los principales cerebros tras el escape. Estructurada como un tenso thriller y con un ritmo propio de un filme nacido en las factorías de Hollywood, Pacto de fuga es la película local más vista en Chile entre el 2019 y el 2020. Probablemente todos esos elementos fueron considerados a la hora de ser adquirida por Amazon Prime, que desde el 28 de agosto la tiene disponible en su parrilla para Estados Unidos y toda Latinoamérica, incluido Chile.

En el terreno documental, el filme El Negro, de Sergio Castro San Martín, también se decanta por la historia del Frente. En este caso se trata de una larga entrevista a Ricardo Palma Salamanca, ex militante del FPMR que fue autor material de la muerte de Jaime Guzmán y quien actualmente vive en Francia. Desde su estreno hace dos semanas, la cinta ha sido vista por 15 mil personas, una cifra que según su productor Carlos Núñez es bastante importante de acuerdo a las estándares de la no ficción.

La cartelera chilena aún aguarda más historias del Frente. Una de ellas es la esperada Matar a Pinochet, filme de Juan Ignacio Sabatini basado en el libro Los fusileros de Juan Cristóbal Peña, aún sin fecha de estreno en el segundo semestre. El otro es Evasión, un trabajo de Cristián Jiménez (Bonsái) que aún está en fase inicial y que contará la historia de un preso político que forma parte de la fuga de 1990. En principio el filme mezcla distintas épocas e incorpora también la técnica de animación.

Benjamín Vicuña protagoniza Pacto de Fuga, película que llevó 230 mil personas a salas a principios de año.

Comenta