El último tour del mundo: Bad Bunny en sus propios términos

Bad Bunny

Tras el éxito de YHLQMDLG y Las que no iban a salir, el puertorriqueño vuelve al centro de la escena con su tercer álbum de estudio publicado en 2020. Según mencionó el miércoles en su cuenta de Instagram, este podría ser el disco final de su carrera, una obra que abarca desde tintes experimentales y folclóricos hasta influencias del rock y el pop punk. Acá, Benito Martínez en su máxima expresión.



Ya lo dejó claro en febrero. Con el lanzamiento de YHLQMDLG (2020) —o “Yo hago lo que me da la gana”—, Bad Bunny no solo se convirtió en el artista latino con más ventas en la historia de Billboard, sino que también acumuló un total de 64 premios en certámenes tan destacados como el de la misma organización, los American Music Awards y los Latin Grammy. Y todavía están pendientes los resultados de los Grammy 2021, ceremonia que se realizará el 31 de enero en Los Ángeles y en la que cuenta con dos nominaciones en distintas categorías.

Pero el éxito comercial del LP no fue lo que más llamó la atención de sus seguidores, más bien lo fue la letra de “<3”, título en el que declaró explícitamente sus intenciones de retirarse de la música:

A pesar de que solo tres meses después volvió con un recopilatorio de canciones inéditas, titulado Las que no iban a salir (2020), las alarmas volvieron a despertar con una publicación que hizo el miércoles en su cuenta de Instagram. En esta, se le puede ver en una aparente conferencia de prensa, en la que dice que el motivo de la cita es el anuncio de su retiro.

Luego de que los periodistas lo bombardearan con preguntas, aparece en el living de su casa, momento en que camina hacia una repisa y toma un vinilo con un camión en su portada. Aquel video fue acompañado del texto: “Mañana a las 12 de la medianoche”.

Sin más promoción que la mencionada, Bad Bunny publicó El último tour del mundo (2020) a las 1:00 AM (hora en Chile) de este viernes. Tal como dice en “<3”, casi nueve meses después de que estrenara YHLQMDLG.

Si bien, el artista de “Hablamos mañana” —el cual contó con la colaboración de Pablo Chill-E y Duki— recién debutó comercialmente hace dos años, sus credenciales musicales son más que extensas. En X 100pre (2018) incluyó temas con influencias de pop punk como “Tenemos que hablar” en medio de un álbum esencialmente de trap; en Oasis (2019) unió fuerzas con el colombiano J Balvin para una serie de canciones de reggaetón con perfil de éxitos de discoteca; y en 2020 sorprendió con dos entregas solo durante el primer semestre y un concierto vía streaming en el techo de un bus que paseaba por Nueva York.

Hoy recoge cada una de esas aristas, las maximiza y añade otras nuevas.

El último tour del mundo

El disco arranca con las melodías aletargadas de “El mundo es mío”, tema en el que alude a su antecesor. “Yo hago lo que me dé la gana, ¿quién dijo que no?, es la primera frase del puertorriqueño, quien después se refiere a la fama y las cifras comerciales que ha acumulado desde sus inicios.

Luego rescata la esencia urbana de sus dos primeros álbumes con “Te mudaste” y “Hoy cobré”, para así llegar a “Maldita pobreza”, en donde una guitarra acústica con leves toques de chorus —uno de los efectos de modulación más populares— acompaña los lamentos de un hablante lírico que sueña con una vida de lujos.

Acá se esbozan las primeras apuestas del puertoriqueño en cuanto a su estilo, cuando la batería empieza a sonar y la rapidez de la canción aumenta inesperadamente, hasta el punto en que los acordes adoptan ritmos cortados que recuerdan a géneros como el reggae, el rock latino y el ska. Así, finaliza con sonidos de disparos y una armónica con tintes sureños.

A diferencia de sus álbumes anteriores, en este se evidencia un menor número de colaboraciones. La primera, “Dákiti”, fue estrenada hace un mes con el reggaetonero Jhay Cortez; y a esta también se le suman “La noche de anoche” con Rosalía y “Sorry Papi” con Abra.

Y a pesar de que “Te deseo lo mejor” también inicia con un pasaje de guitarra, el punto cúlmine del instrumento es con el riff basado en quintas de “Yo visto así”. De la misma manera, los golpes a los platillos de batería se intensifican en líneas como:

Si bien, ya había explorado esta faceta en el cuerpo de “Tenemos que hablar” y en la parte final de “Hablamos Mañana” , este podría clasificarse como el título más rockero de su trayectoria.

Pero el tema más provocador de El último tour del mundo es “Booker T”. No sólo por su introducción con tintes experimentales que recuerdan a la estética de éxito “Old Town Road” de Lil Nas X —el cual recoge un sample de banjo de “34 Ghost I-IV”de Nine Inch Nails—, sino que también porque expresa que él es uno de los pocos intérpretes del género urbano que compone sus propias canciones y que puede permitirse publicar obras sin una promoción previa. Asimismo, incluye una melodía espontánea de carácter infantil, en la que dice:

Así, con un total de 16 títulos, el hombre de “Soy Peor” se despide con “Cantares de navidad”, una composición folclórica del Trío Vegabajeño, en la que no él no interviene en ningún momento de la canción. Esta fecha cobra un significado especial en la carrera del puertorriqueño, debido a que uno de sus primeros regalos en la fiesta fue una copia de Aquel que había muerto (1998) de Vico C, músico que en diversas oportunidades ha destacado como uno de sus referentes. Junto con ello, su álbum debut, X 100pre, se estrenó el día de Nochebuena: el 24 de diciembre de 2018.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.