Cines chilenos analizan que las parejas se sienten separadas en sus salas

Este miércoles 17 acudieron al Cinépolis La Reina el ministro de Economía, Lucas Palacios, junto a las autoridades sanitarias y de la intendencia de la Región Metropolitana. Foto: José Francisco Zúñiga / AgenciaUno

A casi a un año del cierre de los complejos, este jueves 18 se concretará la reapertura de las cadenas Cinemark y Cinépolis (Hoyts). Por ahora, la cartelera tendrá siete películas y un protocolo que permite quitarse la mascarilla para comer, pero que obliga a que las parejas se sienten con una butaca de separación. Un punto "que estamos viendo y discutiendo", indican en la industria.



Tras más de 11 meses cerrados y sin encender el proyector, este jueves 18 de febrero se reabren los cines en Chile. Un hecho que se adelantaba hace un par de semanas, con el anuncio por parte del gobierno de cambios en el plan Paso a Paso, que pasaba a permitir el funcionamiento de este tipo de recintos de entretención en fase tres.

Y ahora, llegó el momento clave, tanto para el circuito independiente como para dos de las grandes cadenas en Chile: Cinemark y Cinépolis (Hoyts), las dos firmas que reanudarán sus operaciones, a la espera de que se sume el resto (Cineplanet por ahora mantiene cerradas sus salas).

La posibilidad de volver a ver una película en la pantalla grande también dispara dudas que, durante la mañana de este miércoles 17, autoridades de gobierno y el principal vocero de las multisalas se encargaron de esclarecer.

Lo primero, ¿cuántos recintos serán? “Esperamos poder abrir el día de mañana más de 20 cines en comunas en fase tres y así paulatinamente a medida que las condiciones y las fases nos lo permitan”, indica Roberto Rasmussen, gerente de marketing de Cinépolis y además vocero de la Cámara de Exhibidores Multisalas de Chile (CAEM).

En el caso de uno de los recintos más icónicos de aquella cadena, ubicado en la comuna de La Reina, solo se tendrá habilitado el primer piso y seis salas tradicionales. Y a eso también se suman otras novedades: la instalación de monitores que supervisarán el interior de las funciones.

En específico, estos supervisarán el uso de mascarillas de las 50 personas como máximo que tiene de aforo cada sala. Claro que ahí aparece otro factor, ya que se debe conservar la distancia de un metro. Siendo así, parejas o familias tendrán que estar separadas por al menos un asiento entre cada persona.

Lo principal es que se respete la distancia física. Pero también hay cierto criterio, si soy un padre o una madre que viene con su hijo sí voy a poder sentarme junto a él”, señala Paula Labra, seremi de Salud de la Región Metropolitana.

Un punto al que el representante de CAEM también se refiere: “Es lo que estamos viendo y discutiendo, que la gente que venga en parejas se pueda sentar junta de alguna forma, como pasa en los restaurantes. Porque en el fondo también es una forma de garantizar la seguridad de estas personas”.

Por otro lado, los tickets y la comida se podrán adquirir bajo la modalidad de compra online. Tal y como se venía implementando hace varios años, ahora esa será la única forma de obtener la entrada y seleccionar el asiento. Todo esto con un sistema que bloquea los puestos alrededor de la butaca que se escoge.

En el proceso de compra ciertas butacas están bloqueadas y marcadas para efectos del distanciamiento social.

En cuanto al consumo de alimentos, ahora también deberá ser a través de un proceso en el sitio web de las cadenas y con retiro en las confiterías. Un punto que, por lo demás, resultó vital para abrir las puertas nuevamente. “Más allá de que la gente creía que era nuestra fuente principal de ingresos, no es así. Lo que nosotros buscamos es otra cosa. No hay película sin popcorn y esa era un poquito la lógica, o sería como ir al gimnasio sin ducha”, comenta Rasmussen.

¿Vender comida fue un factor determinante en la negociación con la autoridad? “Nosotros no abrimos cuando se nos dio la posibilidad porque precisamente nos faltaba el punto de la comida. Fue determinante para demostrar que la operación era así, que en otros países estaban funcionando al 100% y no había restricción por temas de alimentos. Lo que queríamos era asegurarles a ellos que el consumo era personal y que, al obligar a la gente a usar mascarilla al interior de la sala, el retiro era solo para consumir alimento”, comenta Roberto Rasmussen.

La Seremi, por otro lado, se encarga de aclarar el uso de mascarillas. ¿Se puede estar un tiempo prolongado con el cubrebocas abajo?

“Por supuesto que puede estar esa hora entera comiendo las cabritas -sin necesidad de subir la protección para comer-, claro que en ese sentido hacemos un llamado a la conciencia social de las personas y que en el momento en que no está comiendo, disminuyamos al máximo el riesgo de contagio en esta instancia”, señala Labra.

Qué hay para ver

En cuanto a las películas, la cartelera es limitada, como indicó Culto, con más de un reestreno en ella. Las cintas Bloodshot y Sonic, la película no son precisamente una novedad.

“Obviamente es una marcha blanca en estos primeros días”, detalla Rassmusen explicando la razón detrás de no lanzar toda la carne a la parrilla en la primera semana. “A medida que se vayan incrementando una mayor cantidad de cines van a empezar a aparecer los estrenos, muchos se llevaron para este año, acumulados”, indica.

Por ahora la gran novedad es Tenet, superproducción que debuta en las salas locales y que también se vio golpeada en el resto del mundo. La cinta es la carta fuerte con la que contarán las cadenas en sus primeros días, pese a que Cinépolis no contempla por el momento habilitar su única sala IMAX ni aquellas que cuentan con butacas en movimiento.

“La cinta era sin duda el desafío de Nolan y él quiso que la gente la viera en los cines, entonces nosotros no podíamos impedirle a los chilenos que tuvieran esa posibilidad, así que Warner nos dio la chance”, detalla el encargado.

Otros de los títulos disponibles desde mañana son Los nuevos mutantes, la animada 100% Lobo, Avalancha, desastre en la montaña y Baba Yaga, el regreso del demonio. En tanto, entre las cintas que llegarán a fines de febrero se encuentran Scooby y Monster Hunter, la cacería comienza, mientras que en marzo arribará Mujer Maravilla 1984.

Foto: Melinda Sue Gordon / Warner Bros.

“A medida que van pasando las semanas vamos a ir generando y armando una nueva programación, porque en el fondo necesitamos abrir más cines para brindarle a los distribuidores, que son los dueños de las películas, las garantías para que estrenen”.

Además, la reapertura inicial también sirve como una reactivación laboral de cerca de cuatro mil empleos, según Lucas Palacios, ministro de Economía. Claro que esa cifra podría aumentar ya que desde CAEM aclaran que la apertura de cadenas como Cineplanet, Muvix y Cinestar está entre los planes del gremio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.