El GAM vuelve a la vida real y abre sus salas con teatro posapocalíptico

Final de partida, de Samuel Beckett, es el nombre que se estrenará desde este fin de semana y que tiene a la sobrevivencia como eje.



La música, el cine y el teatro por fin empiezan a hacerse presenciales tras el cierre y la penumbra que significó el casi año y medio de pandemia. Ahora es el turno del Centro Cultural Gabriela Mistral, entidad que abre su temporada de teatro en sala con Final de partida, obra del dramaturgo y escritor irlandés Samuel Beckett (1906-1989) y que llega interpretada por los actores Willy Semler, Jaime McManus, Norma Ortíz y Regildo Castro.

La obra, dirigida por Francisco Martínez -según especifica un comunicado enviado por los organizadores- sitúa a los protagonistas años después del fin del mundo, en un refugio aparentemente subterráneo. El grupo de sobrevivientes está compuesto por un viejo ciego y parapléjico, su sirviente que no puede sentarse y sus padres amputados de piernas y encerrados en basureros.

Los dos personajes principales, mutuamente dependientes, siempre se han llevado pésimo. Y aunque el lacayo muestra a veces una remota intención de librarse de su yugo, no es capaz de hacerlo. Sin embargo, se detona el conflicto cuando este último toma la tortuosa decisión de abandonar el refugio para buscar vida y el sentido de un nuevo comienzo.

La obra tiene un claro acento oscuro y pesimista, aunque, según recalca el text, trata de poner en perspectiva como todo ser humano se puede librerar de un escenario traumático y complejo. En rigor, es una suerte de oda a la sobrevivencia, idea tan presente en tiempos pandémicos.

“La obra no dialoga explícitamente con el presente pandémico, sin embargo, los personajes se encuentran en una situación exageradamente similar al confinamiento que vivimos hasta hace unas semanas. Para Beckett, ese fin de mundo fueron las guerras y bombardeos nucleares. Nosotros perfectamente podríamos leer la obra como una posibilidad de futuro tras un holocausto masivo por una pandemia letal”, comenta su director, Francisco Martínez.

En tanto, el actor Willy Semler acota: “Es un paisaje posnuclear, un argumento distópico, casi de ciencia ficción y que viene perfectamente a los días de hoy. Ha sido liberador volver a los ensayos. Hay un optimismo y una emocionalidad muy fuerte para nosotros como actores de teatro. Es nuestro oxígeno y cuando falta, algo en uno muere”.

El montaje -que se estrenaría en 2020- tendrá cuatro funciones, sábados y domingo, del 7 al 15 de agosto a las 18 horas. Será en la sala 1 y la entrada tiene el costo que elijas: $3.000, $4.000, $5.000 o $6.000

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.