“Era un ladrón corrupto que jugaba rápido”: cómo Tom Hanks se vuelve villano en la piel del coronel Parker

El actor regresa a las salas como el enigmático mánager de Elvis en la biopic que llega esta semana a los cines chilenos. Un rol que lo pone más cerca de la vereda del villano que del héroe americano que ha encarnado en otros momento. Para ello se preparó leyendo libros y conversando con quienes le conocieron. “Se dio cuenta de que Elvis era la fruta prohibida y que podías ganar mucho dinero con la fruta prohibida”, explica.



“Algunos me verían como el villano en esta historia”, es lo que se oye decir a Tom Hanks (66), en la piel del coronel Parker, el histórico manager de Elvis, en los primeros minutos de la biopic sobre El Rey que llega este jueves a los cines chilenos. Una cinta que supone un desafío; en su carrera el actor ha encarnado héroes que de alguna forma dialogan con la historia estadounidense, como en Rescatando al Soldado Ryan (1998), o en Forrest Gump (1994). Pero esta vez, le toca estar desde la vereda contraria.

Hanks, acaso uno de los actores más queridos de la industria en los últimos años, luce casi irreconocible tras las prótesis y capas de maquillaje que lo hacen ver algo más hinchado que de costumbre. El actor, durante una rueda de prensa en Cannes en mayo pasado, reconoció que “no sabía cómo era el coronel Tom Parker”. Pero cuando el equipo de la película le mostró una foto del original, no tuvo dudas de que tendría que recurrir a la magia de los efectos. “Cuando me mostró una foto del Coronel, pensé: ‘Dios mío, ¿qué he hecho?’”, detalló en la misma instancia.

“El Coronel Parker representa la venta”

En Elvis, la biopic de Baz Luhrmann con el joven Austin Butler en el rol del Rey, la historia es contada desde el punto de vista de Parker, el hombre que descubrió a Elvis en 1955 y trabajó con él hasta la muerte de la estrella en 1977. La historia lo ha marcado como una suerte de especulador que se apropió de buena parte del dinero generado por su pupilo, pese a que desde los primeros días trazó el plan maestro que le permitió volverlo una leyenda.

Respecto al rol de Hanks en la cinta, hasta ahora las críticas han sido mixtas. Algunos la han destacado como un acierto, pero otros, como el crítico de The Hollywood Reporter, David Rooney, escribió que es “posiblemente la actuación menos atractiva de su carrera”. Pero desde su costado, Baz Luhrmann, ha señalado que desde el principio tuvo en mente a Hanks para el rol, para así concentrar la tensión narrativa en el vínculo entre el joven artista y enigmático manejador.

“El tamaño gigantesco y la complejidad de Parker definirían el aire para que Elvis sea interno y espiritual”, contó Luhrmann a Entertainment Weekly. “Sin eso, sería difícil reflejar a Elvis en su contra. Y dije: ‘Apuesto a que a Tom Hanks le gustaría tocar una nota oscura en su instrumento que nadie podía ver venir’”.

En la misma charla, el director señaló que el personaje de Hanks tiene sus propios lindes. “El Coronel Tom Parker hizo absolutamente cosas diabólicas. Pero también hizo cosas extraordinariamente geniales. Así que todo es una paradoja y un lanzamiento de moneda. Eso es lo que lo hace tan delicioso.”

26th Annual Screen Actors Guild Awards, Arrivals, Shrine Auditorium, Los Angeles, USA - 19 Jan 2020
Tom Hanks y su esposa Rita Wilson. Photo by David Fisher/Shutterstock

Luhrmann detalló que no le fue muy difícil convencer a Hanks. Le bastaron 30 minutos en una reunión para entusiasmarlo. Más cuando le marcó que su personaje sería el contraste. “Si Elvis representa el alma y lo nuevo en Estados Unidos, la posibilidad en Estados Unidos, la pobreza y la riqueza en Estados Unidos, todas esas cosas positivas, muy estadounidenses, el Coronel representa la venta”, señala en la misma entrevista. “La promoción. La marca. Las promesas. Pero cuanto más leía sobre el Coronel, se trataba de vender abrumando al otro lado”.

Para Hanks, esa dualidad fue la que terminó por convencerlo. “Baz dijo: ‘No habría existido el Coronel Tom Parker sin Elvis. Y ciertamente no habría existido Elvis sin el Coronel Tom Parker’. Y cuando dijo eso, dije: ‘Oh, bueno, está bien, eso es nuevo’”, señaló al mismo portal.

“Lo que Baz me cautivó desde el principio fue que aquí hay un tipo que vio la oportunidad de manifestar un talento único en la vida en una fuerza cultural -detalló-. Buscó eso y sabía eso sobre Elvis. La primera vez que vio el efecto de Elvis en una audiencia se dio cuenta de que ese tipo era la fruta prohibida y que podías ganar mucho dinero con la fruta prohibida”.

Preparando a Tom Parker

Una vez convencido, Hanks comenzó a preparar el rol. “Tuve el lujo de recrear esencialmente a alguien que nadie conocía realmente. Tenía una capa diferente de expectativas”, señaló el actor. Los medios especializados detallan que comenzó leyendo los fundamentales libros del crítico musical Peter Guralnick sobre el ascenso y la caída de Elvis, Last Train to Memphis (1994) y Careless Love (1999). También revisó algunas entrevistas de Parker disponibles, donde descubrió su particular acento -nació en 1909 como Andreas Cornelis van Kuijk en Países Bajos-, uno de los aspectos que más ha llamado la atención de su papel, y del cual, Hanks, no se ha querido explayar.

Tom Hanks (izquierda), caracterizado como el coronel Parker (derecha)

La historia del coronel Parker, un inmigrante holandés que en Europa se dedicó a trabajar en los circos y que tras un fugaz paso por el ejército de Estados Unidos comenzó a hacerse de un nombre como promotor musical, fue muy particular. Habitualmente se le ha presentado como una suerte de embaucador que buscaba la forma de sacar dinero a la gente. Por ello, Hanks cuenta que al empezar a investigar para su rol estaba “anticipando escuchar historias de terror sobre este tipo corrupto y barato”.

Sin embargo, Hanks, se encontró con algunas sorpresas en el proceso. “Me reuní con Priscilla [Presley] y pensaba que me hablaría de un ladrón retorcido que manipulaba a Elvis, pero justo fue lo contrario, me contó que era un hombre adorable”, contó el actor a la agencia EFE.

De todas formas, Hanks no eludió que su personaje es ante todo un pillastre, que aprovechó el golpe de fortuna que tuvo al notar el potencial de Elvis. “¿Era un ladrón barato que jugaba rápido y suelto? Sí, cuando se trata de eso, pero lo resolví todo para satisfacción de todos. Era un hombre que traía alegría a todo lo que hacía, junto con un poco de hurto”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.