Cómo es y cómo se gestó Noticia de un Secuestro, la serie de Andrés Wood sobre el libro de García Márquez

Beatriz Villamizar (Julieth Restrepo) en la historia. Fotos: Prime Video

El cineasta de Machuca dirige los seis capítulos que componen la adaptación de la celebrada obra publicada en 1996, sobre los secuestros que sacudieron a Colombia a inicios de los 90. Alguna vez Salma Hayek protagonizaría una película basada en la misma, pero finalmente todo condujo al realizador chileno y a la productora Invercine & Wood. Su ficción, que llega este 12 de agosto a Amazon Prime Video, respeta la hebra central del libro, al tiempo que calibra con eficacia el nervio y la humanidad de la trama.



Un texto de un par de líneas sintetiza el convulsionado panorama nacional: mientras una ola de violencia azota a la nación, los narcotraficantes presionan para que sus delitos sean juzgados y condenados en el país y no en Estados Unidos. No quieren ser “extraditables”, por lo que extorsionan de “todas las formas imaginables”.

De esa manera la miniserie Noticia de un secuestro sitúa al espectador en Colombia en 1990, la época en que se completaron diez secuestros de figuras prominentes –o familiares de estos– para acorralar al gobierno del presidente César Gaviria, quien había asumido el cargo el 7 de agosto de aquel año.

Tras varios intentos previos, el celebrado libro de Gabriel García Márquez que cuenta esa historia llega a la pantalla este viernes 12 de agosto al catálogo de Prime Video. Bajo la dirección de Andrés Wood, la producción de seis capítulos se ciñe con bastante fidelidad a la obra publicada en 1996, que su autor define en sus primeras páginas como una “tarea otoñal, la más difícil y triste de mi vida”.

El escritor de Cien años de soledad se aproximó a esa dramática trama a través de Maruja Pachón y su esposo, el político Alberto Villamizar, quienes en 1993 le plantearon la idea de que creara un libro a partir de su cautiverio de seis meses.

Aceptó pero, con el paso del tiempo, reconoció que no podía separar su testimonio de lo que vivieron las otras nueve personas en simultáneo. Concluyó que se había tratado de un “solo secuestro colectivo” autoría de Pablo Escobar, por lo que extendió su periodo de trabajo (de uno a cerca de tres años) y elaboró un armado más complejo y desafiante que indaga en los relatos de Pachón y de las otras víctimas.

Es esa estructura la que la miniserie dirigida por Wood intenta replicar. El primero de los capítulos de la ficción –la plataforma facilitó dos a Culto– arranca con el secuestro de Maruja Pachón (Cristina Umaña) y de su cuñada, Beatriz Villamizar (Julieth Restrepo), al terminar una jornada laboral.

La primera estaba a cargo de Focine, la entidad responsable del fomento cinematográfico del país, y la segunda era su asistente. Además de estar casada con Alberto Villamizar, la hermana de Maruja era Gloria Pachón, viuda de Luis Carlos Galán, fundador en 1979 del Nuevo Liberalismo, una fuerza política proclive a la extradición de los narcotraficantes. Que fueran detrás de ella no era ninguna casualidad.

El segundo episodio se vuelca a la experiencia de Diana Turbay (Majida Issa), directora del noticiero de televisión Criptón e hija de Julio César Turbay, presidente de Colombia entre 1978 y 1982.

La producción también incorpora el caso de Marina Montoya (Carmenza Gómez), cuyo hermano fue secretario general de la Presidencia durante la administración de Virgilio Barco (1986-1990). Al menos durante el primer tercio de su versión televisiva, el cineasta chileno respeta la hebra central del trabajo de García Márquez, al tiempo que calibra con eficacia el nervio y la humanidad de la trama.

Todo libro requiere de un proceso de adaptación para convertirse en una obra audiovisual de calidad”, indica a Culto Macarena Cardone, productora ejecutiva de la ficción. “Y en ese proceso hay líneas dramáticas que se mantienen, otras que se abandonan. En este caso se eligió centrarse en la historia de amor de Maruja Pachón y Alberto Villamizar y en las mujeres que fueron secuestradas y la lucha de sus familias por rescatarlas”.

Una serie hecha por chilenos

En 2009 se anunció con bombos y platillos que Salma Hayek protagonizaría la encarnación cinematográfica de Noticia de un secuestro. Con un guión de la escritora argentina Aída Bortnik, amiga de García Márquez, se planificaba armar un largometraje en que participarían productoras de Argentina, México, Colombia y España. Pero finalmente esa cinta nunca se filmó.

La idea despertó el apetito de otros interesados, hasta que en 2016 el propio Rodrigo García Barcha, hijo del Nobel, se contactó con Andrés Wood para que se unieran en su realización, “destacando su gran capacidad de contar historias íntimas en contextos políticos complejos. Ahí se inicia el trabajo de adaptación y escritura con Verónica Triana, Guillermo Calderón, Pedro Rozo y Eliseo Altunaga como asesor”, detalla María Elena Wood, productora ejecutiva de la ficción de seis partes.

Además de su reputación en cine, el director de Violeta se fue a los cielos tenía experiencia en series como Ecos del desierto y Los 80. Y contaba con una compañía con la que hacerse cargo con propiedad del proyecto: Invercine & Wood, la firma que encabezó junto a Patricio Pereira, Macarena Cardone, Matías Cardone y María Elena Wood.

Todos se desempeñan como productores ejecutivos de Noticia de un secuestro, en colaboración con García Barcha, de vasto recorrido en Hollywood y uno de los realizadores de Santa Evita (Star+), otra adaptación que tardó años en concretarse. “Rodrigo García participó en todo el proceso como productor creativo y líder del proyecto; Andrés Wood, además de director, fue cabeza de la mesa de escritura”, especifica María Elena Wood.

Con ese armado definido (que también suma a AGC Studios), llevaron una propuesta a Amazon Prime Video, plataforma que oficializó la miniserie a comienzos de 2021. Debido a la amenaza del Covid y otros motivos, tardaron en comenzar las grabaciones en Bogotá y sus alrededores.

Macarena Cardone y María Elena Wood en el preestreno de la serie, en el Centro Cultural Gabriel García Márquez (Bogotá). Foto: Eduardo Ramírez/Invercine & Wood

“El rodaje se desarrolló entre abril y julio de 2021, en plena pandemia y en medio del estallido social colombiano. Desafíos que nos obligaron a cambiar los planes de rodaje en forma permanente”, cuenta Patricio Pereira. “El equipo chileno fue muy bien recibido y apoyado por profesionales y técnicos de experiencia y compromiso con el proyecto. Telecolombia fue nuestra casa productora local con los cuales generamos lazos de confianza que permitieron hacer un gran trabajo en tiempos inciertos”, explica Matías Cardone

Aunque no estaba en su país, el cineasta se rodeó de un grupo de confianza: Julio Jorquera en la codirección, Miguel I. Littin-Menz como director de fotografía, Rodrigo Bazaes en el diseño de producción, Andrea Chignoli en la jefatura de montaje y Miguel Miranda y José Miguel Tobar como responsables de la música original. No son los rostros visibles que el mundo conocerá, pero fueron determinantes en por fin llevar a la pantalla uno de los libros más reconocidos del escritor colombiano.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.