El nuevo presidente de Brasil comienza a reconstruir el país

El expresidente y candidato presidencial de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, da una conferencia de prensa junto con la exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, después de emitir su voto durante las elecciones presidenciales, en Sao Bernardo do Campo, en las afueras de Sao Paulo, Brasil. 30 de octubre de 2022. Foto: Reuters


Por Jeremy Browne, director ejecutivo del centro de estudios británico Canning House y exministro de Relaciones Exteriores británico para América Latina.

El domingo, una elección que se apoderó de Brasil mucho antes de que comenzaran las campañas oficiales llegó a un final dramático. Luiz Inácio Lula da Silva, más conocido como Lula, venció al titular Jair Bolsonaro con el 50,9% de los votos frente al 49,1% de Bolsonaro. Ambos candidatos albergan un odio genuino el uno por el otro, y la dura campaña ha dejado al país más polarizado que nunca. Lula ahora enfrenta la gigantesca tarea de reunir a esta nación fracturada.

Lula, que fue el rostro de la política de izquierda brasileña durante más de tres décadas, se desempeñó como presidente de 2003 a 2010, y sus políticas sociales ayudaron a abordar la aguda desigualdad de Brasil y sacaron a millones de personas de la pobreza. Dejó el cargo con índices de aprobación altísimos, sin embargo, el Partido de los Trabajadores (PT) que fundó se vio envuelto en una serie de escándalos de corrupción, lo que finalmente resultó en su encarcelamiento en 2018 (aunque su condena fue anulada en 2019).

Bolsonaro llegó al poder en 2018 después de una larga carrera como político marginal. Su mensaje antisistema y socialmente conservador tocó la fibra sensible de una población agotada por el estancamiento económico, la corrupción generalizada y las ineficiencias del gobierno del PT. Es una figura altamente divisiva debido a su retórica incendiaria contra las minorías y los opositores políticos, su supuesta mala gestión de la pandemia del Covid-19 y su búsqueda del desarrollo económico de la selva amazónica, a pesar del daño ambiental que causa.

Si bien muchos encuestadores predijeron una ventaja cómoda para Lula en la primera ronda, y algunos incluso declararon que el expresidente obtendría una victoria absoluta, el resultado fue mucho más estrecho de lo esperado. Además, muchos de los aliados de Bolsonaro fueron elegidos para el Congreso, el Senado y las gobernaciones de todo el país, lo que podría inhibir la capacidad de Lula para gobernar de manera efectiva a través de una coalición. Los resultados de ambas rondas de votación arrojan varias preguntas interesantes sobre el futuro político de Brasil.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva abraza a su esposa, Rosangela, luego de derrotar al titular Jair Bolsonaro en una segunda vuelta presidencial para convertirse en el próximo presidente del país, en Sao Paulo, Brasil, el domingo 30 de octubre de 2022. Foto: AP

El primer punto a mencionar es que aunque Lula ganó, Bolsonaro, y más ampliamente el bolsonarismo, no va a ninguna parte. El partido de Bolsonaro, el Partido Liberal (PL), es el más grande en el Congreso y el Senado, mientras que los bolsonaristas ganaron la gubernatura de los estados clave de Río de Janeiro, Minas Gerais y otros siete estados. Esto se logró a pesar de un clima económico desfavorable, una mala gestión de la pandemia ampliamente percibida y lo que sin duda es una ola anti-mandatario en toda América Latina (la derrota de Bolsonaro constituye la decimoquinta derrota electoral consecutiva de un presidente en funciones en la región).

El movimiento que encabeza Bolsonaro es muy sofisticado y utiliza con eficacia las redes sociales y campañas de noticias falsas para comunicarse con sus seguidores y desacreditar a los opositores. Debido a la fuerte representación política de la derecha y la extrema derecha, es probable que Lula se vea obligado a diluir algunas de sus políticas que son desagradables para la oposición, como aumentar las protecciones ambientales o los proyectos de infraestructura financiados por el Estado.

El mensaje de Bolsonaro, que combina el sentimiento antisistema, el conservadurismo social y los valores familiares, claramente ha resonado en gran parte de la sociedad brasileña. Sus incesantes ataques a la izquierda han encontrado una audiencia receptiva entre los muchos brasileños que ven a Lula y al PT como desagradables, culpando a su corrupción e incompetencia de la crisis económica que comenzó en 2014 y de la que Brasil nunca se recuperó por completo.

Bolsonaro también entendió que la Iglesia evangélica y los barones de la agroindustria tienen las llaves de Brasil en 2022. Alrededor de un tercio de los brasileños ahora son evangélicos, frente a un cuarto hace solo dos décadas, mientras que las exportaciones agrícolas son la mayor parte de la economía de Brasil, equivalente a US$ 125 mil millones por año. Ha formado una base considerable con su apoyo, sobre todo en el Congreso, donde los intereses evangélicos y de agronegocios son dos de los bloques de votación más fuertes.

El continuo atractivo del bolsonarismo inevitablemente cuestiona el papel de la izquierda en Brasil. Sin el testaferro de Lula, es probable que la izquierda hubiera luchado aún más en esta elección. En muchos sentidos, Lula es tanto el peor enemigo de su partido como su mayor activo. Su carisma y fortaleza de carácter, así como su indudable olfato político, lo han llevado de regreso al palacio presidencial. Sin embargo, las acusaciones de corrupción que lo han plagado a él y a su partido han empañado permanentemente su reputación entre muchos brasileños, lo que ha llevado a tasas de rechazo casi, aunque no tanto, tan altas como las de Bolsonaro. Su victoria no cambia el hecho de que casi la mitad del país no lo aprueba. Durante los próximos cuatro años, la izquierda debe encontrar una nueva figura decorativa para unirse, no solo porque Lula es divisivo, pero por la razón más práctica de que no se presentará a un segundo mandato.

Además de negociar acuerdos políticos y coaliciones, Lula enfrenta la tarea aún mayor de unir a un país que se ha desgarrado en los últimos cuatro años. Ambos lados de la batalla están profundamente arraigados, con poco o ningún espacio para el término medio (los candidatos centristas obtuvieron solo el 7% de los votos en la primera ronda).

Para ganar la reelección, Lula pidió a los brasileños que recordaran cómo era la vida la última vez que fue presidente. Pero Brasil, y el mundo, eran completamente diferentes en 2010. En 2022, Lula tendrá que lidiar con una guerra en Europa y una economía mundial estancada, mientras que a nivel nacional debe abordar una economía plagada de un sistema fiscal demasiado complicado y una baja productividad crónica, así como también niveles de polarización en la sociedad brasileña que han derivado en violencia en los últimos meses. No es una tarea pequeña; Brasil necesita que Lula esté a la altura.*

*Esta columna fue publicada por el centro de estudios Canning House.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.