Minsal revela que más de 19 mil personas fallecieron estando en una lista de espera durante el primer semestre de 2022 y el 37,7% tenía más de 80 años

Según el balance que envió la cartera sanitaria a la Cámara de Diputados, 19.243 pacientes fallecieron estando a la espera de una atención médica o una intervención quirúrgica. Entre estas últimas, las que más suman personas fallecidas son las traumatológicas.


Las listas de espera es uno de los problemas sanitarios de mayor envergadura que enfrenta el Ministerio de Salud, pues desde la pandemia no dejan de crecer y sus actuales cifras son las más altas desde que hay registro: en el caso de las intervenciones quirúrgicas, en el transcurso de tres meses los registros pasaron de 304.812 a 315.069 y en consultas de especialidad pasó de 2.250.131 registros a 2.301.023.

Más allá del problema en sí mismo, hay otra arista que apunta a que muchas personas quedan sin tratamiento, incluso muchas de ellas sin salir de la lista de espera. En el último balance, el Ministerio de Salud contabilizó que durante el primer semestre de 2022, 19.243 personas fallecieron sin atención y esperando por una consulta médica o una cirugía.

Y otro fenómeno que se da es que muchos de los paciente pueden estar a la espera de más de una atención, como es el caso de las personas que fallecieron en esa primera parte del 2022, pues las más de 19 mil personas tenían un total de 26.889 casos o derivaciones en espera, lo que configura un promedio de 1,4 por persona. De estas, el 92,4% eran para consultas de nueva especialidad y el 7,6% para una intervención quirúrgica.

Jorge Acosta, director del Programa de Salud y Bioética del Instituto Res Pública, afirma que un porcentaje de las personas que están en lista por un especialista fallecen incluso esperando su diagnóstico: “Muchas veces hay una derivación de la atención primaria por una sospecha que tiene que pasar por una evaluación del especialista para confirmar un diagnóstico y luego para realizar un procedimiento también para confirmar como por ejemplo una endoscopia y eso hace que todo sea lento y engorroso”.

Entre las causas de defunción de quienes murieron estando en una lista de espera, las tres mayores corresponden a tumores (cáncer), enfermedades del sistema circulatorio y el Covid-19. Y en este último caso, al menos el 11,6% de los decesos no GES se atribuye al virus. Es por ello que en este mismo reporte, Salud concluye que “estas causas de fallecimiento no difieren de las causas de muerte para la población general, por lo tanto, no es posible establecer ningún tipo de conclusión sobre si la causa de fallecimiento fue atribuida al encontrarse en espera de atención”.

Óscar Flórez, académico de la Facultad de Salud y Odontología de la Universidad Diego Portales, explica que es difícil relacionar la espera con la muerte directamente, sin embargo, esta sí puede aumentar el riesgo. Además, puede tener consecuencias, generando cuadros más graves o nuevos.

“Quienes están en lista de espera y no han recibido atención puede desencadenar distintas enfermedades o que agraven su estado actual. Por ejemplo, si alguien está esperando por un problema ortopédico en alguna extremidad, (al caminar) tiende a compensar con la otra extremidad, y eso es lo que suele pasar cuando no se atiende oportunamente. Adicionalmente, la espera puede generar problemas de salud mental”, apunta el académico de la UDP.

Balance de las defunciones

Según las cifras del informe del Minsal, el 37,7% de las personas fallecidas tenían 80 años o más, convirtiéndose en el rango etario que más muertes registra. Le sigue el grupo de 75 a 79 años (15,2%) y luego el de 70 a 74 (12,7%).

Ahora, dentro las intervenciones quirúrgicas las que más acumulan personas fallecidas son las traumatológicas, que constituyen el 23,3% de los casos, seguido de las cirugías digestivas (20,4) y las oftalmológicas (11,3%) .

El especialista Acosta sostiene que no se sabe con certeza la razón por la que las intervenciones traumatológicas acumulan más fallecidos, pero sí hay algunos indicios: “En las glosas enviadas por el ministerio no disponemos del detalle que nos permita tener certeza de los diagnósticos que están en espera de atención, tanto para cirugía como para atención para especialista. Igual, uno podría sospechar que en el caso de la traumatología se debe a que son cirugías más complejas y más caras, como por ejemplo, una cirugía de reemplazo de rodilla”, explica el especialista. Y efectivamente, las cirugías que incluyen prótesis fueron las que más pacientes sin atender y fallecidos acumularon.

“El perfil epidemiológico de Chile, en términos de mortalidad y morbilidad, muestra una población con una carga de enfermedad asociada principalmente a enfermedades crónicas no transmisibles que se asocian directamente al envejecimiento de la población sostenido”, concluye el informe enviado el pasado 31 de julio al Congreso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.