Sichel y Boric ganaron en casi todos los distritos del país: la anatomía de dos victorias holgadas y sorpresivas

El amplio triunfo del exministro de Desarrollo Social no se explica por ninguna zona geográfica en particular. El abogado exmilitante DC logró asegurar su nombre en la papeleta presidencial de noviembre ganando en todas las regiones de Chile. Logró quedarse con más del 50% de los votos en 12 de los 28 distritos electorales y en 7 de las 16 regiones. Por lejos fue en O'higgins donde mejor le fue: se quedó con casi el 58% de los votos de Chile Vamos. El diputado, en tanto, solo no pudo ganar en el distrito que incluye a la comuna Recoleta.


El independiente y exdemócrata cristiano Sebastián Sichel se transformó en la gran sorpresa del día. Antes de las elecciones de hoy el exministro de Desarrollo Social venía bien posicionado. Así lo reconocían al interior del pacto Chile Vamos. Él mismo y representantes de su comando comentaban que las encuestas que manejaban mostraban que la pelea estaría entre Sichel y el exalcalde de Las Condes Joaquín Lavín.

Lo que nunca mostraron esas encuestas o vaticinios fue que su pase para la papeleta presidencial sería con un triunfo transversal en todo el país. A diferencia de otras elecciones en que las victorias, a veces, se explican por excelentes resultados en distritos o zonas geográficas específicas —como lo fue la segunda vuelta de gobernadores en la región Metropolitana en la cual Claudio Orrego selló su triunfo principalmente en comunas del sector oriente—, en el caso de Sichel eso no fue así.

El único dato electoral que tenía el exvicepresidente ejecutivo de Corfo y expresidente de BancoEstado fue su aventura parlamentaria de 2013 cuando, bajo la militancia DC, intentó ser diputado por el exdistrito 23 —de Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura—. Esa vez obtuvo 30.816 votos consiguiendo el 13,69% de las preferencias.

Su segunda medición electoral llegó ocho años después y multiplicó esos votos por 20. Al cierre de esta nota el abogado aseguraba su nombre en la primera vuelta presidencial con más de 637 mil votos lo cual equivale a casi el 50% de los sufragios dentro del pacto de Chile Vamos.

Su triunfo fue transversal en los 28 distritos del país. Por lo mismo, Sichel logró quedarse con los votos de todas las regiones. Ese es, por ahora, el único gran dato que explica en parte cómo fue que un candidato independiente lograra imponerse a la máquina de los grandes partidos políticos de derecha como la UDI, RN y Evópoli.

Al cierre de esta edición Sichel estaba consiguiendo más del 50% de los votos de Chile Vamos en al menos 12 de los 28 distritos electorales del país.

Al analizarlo por regiones, la imagen es similar. En Tarapacá, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins, La Araucanía y Los Lagos el abogado consiguió quedarse con el 50% o más de las preferencias.

En la región de O’Higgins tuvo su mejor registro. Ahí consiguió más del 57% de los votos. De hecho en los distritos 15 y 16 —que agrupan comunas como Rancagua, San Fernando, Santa Cruz, San Vicente, entre otras— obtuvo el 58% y 57% de las preferencias respectivamente.

En esa misma lógica, en los distritos 2, 4, 5, 6, 8, 12, 17, 20, 22, 23 y 25 Sichel logró entre el 50% y el 54% de los sufragios.

El éxito electoral de Boric

Al frente ocurrió algo similar con Gabriel Boric. Hasta las 21:30 horas, con el 98% de los votos, el frenteamplista triunfaba en 27 de los 28 distritos. ¿La excepción? El 9, que incluye a Recoleta y donde la pelea era voto a voto con Daniel Jadue, que jugaba de local.

El diputado superó el 75% en Magallanes y dobló a Jadue en las regiones de Ñuble y Biobío. La única zona donde el alcalde de Recoleta ganó fue en el voto en el exterior: Jadue sumaba 55% y Boric diez puntos menos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


El exvicepresidente del BC y actual director de la Bolsa de Santiago cree que no hay que fijarle metas inalcanzables al instituto emisor, como el empleo. Sobre el aumento de la carga tributaria, estima que lo más importante es no estar cambiando las reglas del juego a cada rato. Los dos mayores riesgos que ve hacia adelante: el control del gasto público y recuperar la capacidad de crecimiento. También habla de su reciente informe sobre el ahorro en Chile, donde tiene una visión crítica sobre el rol que han cumplido hasta ahora las instituciones que ofrecen estos productos.