Bárbara Riveros: “Para disfrutar unos Juegos Olímpicos, debemos primero salir de esta pandemia”

Bárbara Riveros

Una de las mayores deportistas de elite del país cuenta cómo ha vivido la pandemia en Australia, donde incluso compitió hace poco, y comparte el oscuro panorama que ve para la normal realización de Tokio 2020.




Bárbara Riveros está al otro lado del mundo, pero la crisis por el coronavirus se vive de igual manera. La triatleta fue tal vez la última chilena que pudo competir a nivel internacional; fue el sábado cuando resultó octava en la Copa del Mundo en Mooloolaba, mil kilómetros al norte de su casa, en Wollongong, zona costera a 120 kilómetros de Sydney. Se inscribió como parte de su preparación con miras a clasificar a los Juegos Olímpicos, un evento muy en duda por estos días. Ella misma así lo cree.

Riveros ha tenido su centro de operaciones por años en Australia y conoce bien el país. Según su perspectiva, en el país-continente han tomado de buena manera las medidas para contener el coronavirus. “Aquí en Australia viven una situación muy parecida a la que hay en Chile y han aislado a todo el que llega del extranjero a partir de este domingo. Es que llevan tres personas fallecidas y 249 contagiados”, comenta Chicka, aunque en su país natal aún no se han producido muertes.

“Acá de a poco han empezado a tomar medidas drásticas, desde el lunes comenzaron a cerrar las fronteras, escanean en el aeropuerto la temperatura a todas las personas y hacen todo un proceso de evaluar a cada pasajero que entra al país, pero todo va cambiando día a día. El lunes 16, el Primer Ministro comenzó a anunciar cambios drásticos", agrega.

Desde Australia, Riveros confirma que están suspendidas todas las actividades deportivas, “como en todos lados”, señala, lo que de alguna manera ha afectado sus entrenamientos y planificación de cara a conseguir una cuarta participación en Juegos Olímpicos, como ya hizo en Beijing 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. “El Primer Ministro dijo el domingo que toda actividad que tenga más de 500 personas sea suspendida. Por eso, el triatlón (de Mooloolaba) también iba a ser aplazado, pero gracias a Dios salió adelante, porque la regla se cumplía desde el lunes”, complementa.

Al momento de dar esta entrevista, la deportista estaba averiguando si cerrarían la piscina donde entrena. “Muchas piscinas están cerradas, pero puedo trabajar en casa, especialmente rodillo”, explica. “Cada día se evalúa la posibilidad y si obviamente llega la orden de las autoridades que se tengan que cerrar piscinas y gimnasios lo van a hacer. Se ve menos gente en la calle, en los gimnasios y también en la piscina”.

La triatleta comparte las acciones que ha llevado a cabo para mantenerse lejos del contagio, aunque haya participado con especialistas de todo el mundo unos días antes. “Para todos los deportistas del mundo se ha vuelto muy difícil entrenar. Yo tengo el privilegio de estar junto al mar, pero cumplo con las solicitudes de las autoridades”, relata.

Bárbara Riveros

Es que como buena parte de los aspirantes a un cupo en la cita olímpica en Japón, Riveros compite en busca de puntos y acercarse al megaevento, aunque ella tiene pocas ilusiones de que se desarrollen dentro de los plazos establecidos originalmente, del 24 de julio al 9 de agosto. “No creo que los Juegos Olímpicos se puedan realizar en la fecha prevista, se han suspendido todos los eventos clasificatorios y será muy difícil reagendarlos. Hay rumores fuertes de que se puedan postergar hasta un año”, comparte la triatleta nacional.

Tal vez la mayor discusión sobre las fechas de los JJ.OO. no sea el contagio durante la cita, sino los problemas que tienen hoy los deportistas para lograr marcas o entrenar. “Si hay Juegos dependerá de cómo esto vaya evolucionando todo, pero más allá de que si el virus lo combatimos y salimos adelante, hay que ver cómo la gente se pudo preparar, si pudo tener los puntos de clasificación de la misma manera que otras personas. Por ejemplo, en España están en mucho mayor desventaja que estar aquí en Australia. Ese es un punto importante que entra a la ecuación”.

Más allá de las posibilidades, ¿desea Bárbara Riveros que los Juegos se realicen normalmente como está planeado? Ella responde que: “En lo personal creo que acá en Australia están muy preocupados. Hace poco salieron de los incendios que quemaron miles de hectáreas, muchos animales muertos y pueblos arrasados por esta tragedia y, ahora, esto del coronavirus. Claramente para muchos en el futuro todo será muy distinto. Para disfrutar unos Juegos Olímpicos, debemos primero salir de esta pandemia. Desde mi punto de vista ojalá se realicen si es que se puede y que todos salgan adelante y si no, será lo que tenga que ser por la igualdad de todos y la salud también de todos en estos momentos críticos".

Mientras todo se clarifica y a la espera de poder volver a competir, Riveros se mantiene en su casa en Wollongong. “Las medidas aquí cada día van evolucionando, tratamos de mantener una distancia, en mi caso, tratar de ser lo más higiénico posible, no relacionarme con mucha gente, aunque igual eso cuesta, sobre todo cuando voy a un gimnasio o a la piscina, trato de estar entrenándome sola, trato de limpiar todos los lugares que toco y mantener el sistema inmune fuerte. Eso es lo que de cierta forma te va a mantener no propensa a infectarse con el virus”, comenta la triatleta.

Finalmente, “Chicka” repite una reflexión que ya había manifestado en sus redes sociales: “Todo esto es un llamado a la gente para que tenga un poco de empatía y reflexión de su estilo de vida, de qué la vida nos quiere decir y dejar de ser tan individualista y egocentrista en relación a cómo vemos la vida, cuál es nuestra actitud. No sé si todos estamos comprendiendo ese mensaje”,

Comenta