“Brayan le decía que no se olvidara del otro partido”: Maximiliano Falcón revela cómo Colo Colo desconcentró al azul Cristian Palacios

El balón se desvía después de la ejecución de Cristian Palacios, en el penal que pudo  cambiar la historia del Superclásico

El balón se desvía después de la ejecución de Cristian Palacios, en el penal que pudo cambiar la historia del Superclásico (Foto: Agenciauno)

El delantero uruguayo marró el penal que pudo haber cambiado el curso del Superclásico. Antes de la ejecución, el ariete de Universidad de Chile tuvo que soportar la presión del arquero y del defensor albo.



Cristian Palacios se convirtió en el villano del Superclásico. El delantero uruguayo tuvo en sus pies la posibilidad de cambiar el destino del duelo entre Universidad de Chile y Colo Colo. En el comienzo, una mano de Esteban Pavez dentro del área, que fue sancionada después de la intervención del VAR, puso al charrúa frente a la posibilidad de vengar la decepción que había sufrido en la versión anterior del duelo más tradicional del fútbol chileno. Otra vez, falló. Su lanzamiento resultó muy cargado hacia la derecha respecto de la posición de la ejecución y los fanáticos azules terminaron tomándose el rostro con ambas manos en señal de incredulidad. La historia termina con un nuevo triunfo albo, que extiende a diez años el invicto del Cacique sobre el clásico rival.

A varias horas del error de Palacios, se conocen detalles inéditos. Los revela un compatriota, aunque ubicado en la otra trinchera: Maximiliano Falcón. Peluca fue parte de las escenas inmediatamente anteriores a la equivocación del ariete que llegó desde Unión Española para ayudar a corregir las falencias ofensivas de los estudiantiles.

Cristian Palacios erra el penal que pudo cambiar la historia del Superclásico
Cristian Palacios erra el penal que pudo cambiar la historia del Superclásico (Foto: Agenciauno)

Diálogos claves

En la ejecución de un lanzamiento desde los 12 pasos, el factor sicológico juega un rol fundamental. Muchas veces, más trascendente que la propia destreza para ubicar el balón. De eso sacó provecho Colo Colo. ”Cuando el Chorri agarra la pelota para patearla, le dijimos un par de cosas para sacarlo un poco de concentración y ahí, por suerte, lo falló”, reconoce Falcón en una conversación con el programa Pelota Parada, de TNT Sports.

El trabajo albo fue doble y apuntó a refrescarle el ingrato recuerdo de la jornada también triste de marzo, en el Monumental. “Brayan (Cortés) le decía que no se olvide del otro partido, yo le decía ‘dale no seas malo, después nos comemos un asado’”, amplía el zaguero. “Luego llegó Morales y nos separó un poco. Pero tratamos de mantener la calma”, apunta Falcón, en otro cuadro del momento.

La estrategia no era casual. Además de distraer a Palacios, se buscaba fortalecer la confianza de Cortés. “Lo que intentamos nosotros es cambiar el chip, mantener la calma, darle la confianza a Brayan. Que nos hayan cobrado penal no significa que va a ser gol. Hay que confiar siempre en tu compañero”, manifiesta el defensor charrúa, con la satisfacción del objetivo cumplido.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.